Arquivo do blog

Forever Young

O 14 de outubro saía en prensa unha noticia que causou gran sorpresa no mundo das letras e da música: A Academia Sueca concedía o Nobel de Literatura ao cantautor estadounidense Bob Dylan “por crear unha nova expresión poética dentro da gran tradición americana da canción”, segundo expuxo a secretaria permanente da Academia Sueca, Sara Daniues.

foto1-1

Dende ese momento moitos foron os comentarios en redes sociais, diarios, e blogs, sobre a conveniencia ou non de outorgar o galardón literario de maior prestixio a nivel internacional a un autor máis coñecido pola súa faceta musical que literaria. E aínda que houbo algunhas voces críticas, os parabéns ao autor e á academia por abrirse a novas formas de literatura non se fixeron esperar

             “Para min é como poñer unha medalla ao monte Everest, á montaña mais alta”.

Leonard Cohen:

                      Parabéns a un dos meus poetas favoritos, Bob Dylan, por un ben merecido Nobel”.

Barack Obama

                    Desde ayer, nuestro mundo ha quedado elevado a la categoría de alta cultura, y eso está bien

Joaquín Sabina

Nos Clubs de Lectura da Biblioteca Ágora escollimos algúns dos seus poemas para achegarnos a este gran autor. Non foi fácil a selección, porque hai moito, moi variado, e sobre todo moi fermoso na extensa obra de Dylan: os himnos protesta dos primeiras 60, a rabiosa denuncia da discriminación racial de Hurricane, as cancións de amor e desamor,  o lirismo simbólico de Desolation Row, o surrealismo de Mr. Tambourine Man… Cada un dos seguidores de Dylan terá a súa propia e interminable lista de cancións imprescindibles. Para nós o importante era achegarnos á súa faceta de poeta. E seguro que a partir de agora acabaremos tamén confeccionando as nosas propias listas de títulos imprescindibles.

Neste dossier que adxuntamos podedes atopar máis información, e ler algúns dos temas escollidos

Dossier Bob Dylan

Dossier Bob Dylan

E recordade que nas Bibliotecas Municipais da Coruña poderedes atopar ós seus discos, as súas letras, biografías, libros infantís, documentais e películas de ficción sobre o autor.

Advertisements

ENCUENTRO CON LEONARDO PADURA, PREMIO PRINCESA DE ASTURIAS 2015.

La emoción del encuentro con Leonardo Padura en Oviedo todavía se palpa en el ambiente. Y es que, Padura ha calado hondo en nuestros corazones al mostrarnos otras facetas que acompañan a su impecable literatura. Si nos atrapó con sus novelas, ahora nos ha conquistado su lado humano, entrañable y cercano a los lectores. Nos identificamos con este hombre que ama a los perros y es torpe con el baile pero adora el béisbol y la buena música, el cine y, por supuesto, la lectura.

La organización del viaje tuvo sus momentos de incertidumbre y sus agobios de última hora pero, sin duda, ha valido la pena. Todos salimos felices del Calatrava al acabar este encuentro en el que Felipe Hernández Cava supo hilvanar nuestras preguntas y hacerlas llegar a Padura en una distendida y amigable conversación, aunque la emoción comenzó unos minutos antes, cuando nos vimos representados, junto a otros clubes de lectura, en el vídeo que abrió el acto:

Creo que todos nos sentimos un poco protagonistas y agradecemos esa estupenda iniciativa a la Fundación Princesa de Asturias. ¡Qué orgullosos nos sentimos de nuestras Bibliotecas!

Ojalá podamos repetir el año próximo. De éste, guardaremos un estupendo recuerdo…

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

Allan Karlsson, nació en Suecia en 1905, tal día como hoy del año 2005 la comunidad en la que vive le va a rendir un merecido homenaje por haber llegado a cumplir los 100 años de vida que es algo que no ocurre todos los días. Todo está preparado en el asilo en el que habita, incluso las autoridades políticas del lugar se personarán en el acto. Todo está listo menos lo más importante, el estado de ánimo del Sr. Karlsson. Él quiere dejar atrás toda su vida anterior y no está dispuesto a servir de protagonista en algo que no le preguntaron ni él propuso. Así que vestido como cualquier día, con un traje marrón y unas zamaedillas marrones, l(zapatillas   llamadas así por que a esa edad rara vez se mea más lejos que sus propios zapatos), en fin, vestido de esa guisa decide largarse y lo hace, empezando de esta manera la historia que configura la novela que su autor Jonas Jonasson nos propone y que se compone de una serie de peripecias que comienzan con el encuentro fortuito con una maleta.
Este es el inicio de las aventuras anunciadas y en las que Allan no estará solo. Sus compañeros son un ladrón de poca monta, un vendedor de salchichas y una mujer con una peculiar mascota. El lío dará pie a que el detective Aronsson, un policía solitario, encuentre indicios suficientes en el caso para que este mantenga en vilo a todo el país.
Para Allan la frase con la que iniciamos esta descripción, pronunciada por su madre, define su filosofía de vida. Si nada va a cambiar lo mejor es poder ir a un sitio tranquilo donde pueda tomar una copa de aguardiente sin necesidad de oír sandeces y mucho menos discursos políticos. Él siempre ha sido un hombre solitario, con mucha suerte, que cuando ha tenido que tomar decisiones lo ha hecho sin pensarlo en demasía. Le gusta conversar pero de temas normales, sin que ni la política ni la religión contaminen esos momentos de serena y apacible charla.

El día a día de este 2005 se alterna con el pasado. Con su historia desde su nacimiento en el lejano 1905. Se irán desgranando sus peripecias a través de curiosos relatos que dejan asombrados a sus nuevos amigos y, por supuesto, al lector, enfrascado en el hilo narrativo. A través de estas historias viajaremos por medio mundo, Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea del Norte, Bali, desfilando ante nuestro ojos personajes históricos conocidos de los que nos da una singular versión que extiende a los hechos y circunstancias que han configurado el recientemente terminado siglo XX.

Allan Karlsson es un personaje sencillo con una fuerte personalidad. Él considera su vida igualmente sencilla. Además sus principios no han cambiado desde que se formaron en sus adolescentes años. Sus peripecias estrambóticas y rocambolescas nos harán pasar un buen y divertido rato dejándonos un regusto agradable y un grato recuerdo. Como uno de aquellos cuentos de la niñez que han seguido en nuestras mentes durante toda nuestra existencia.

Su autor define a Allan como un “idiota político” y dice “que esto es lo más peligroso que hay, que no hace falta que salte una vez más, del libro a la realidad”, esto según él “sería peligrosísimo”.

Este no cabe duda es un libro para “abuelos”. El propio autor, Jonas Jonasson nos lo dice en el preámbulo de la obra:

“Nadie era capaz de hechizar a su público como el abuelo, sentado allí, en el banco de madera, inclinado ligeramente sobre su bastón y mascando rapé.

      -Pero ¿es eso cierto, abuelo? -preguntábamos pasmados sus nietos.

      -Quienes sólo saben contar la verdad no merecen ser escuchados -contestaba el abuelo.
Pär-Ola Jonas Jonasson, nacido en 1961, es un periodista y escritor sueco que se ha dado a conocer en todo el mundo mediante la novela que nos ocupa, El abuelo que salto por la ventana y se largó.
Nació y se crió en Växjö, en el sur de Suecia. Estudio en la Universidad de Gotemburgo y trabajó como periodista en su ciudad natal. También para el vespertino sueco Expressen, en el que permaneció hasta 1994. En 1996 fundó una exitosa compañía de medios de comunicación, la OTW, a la que, tanto él como sus empleados han dedicado su tiempo de forma generosa.
Por razones de salud debe cambiar de forma de vivir. Vendió su empresa y se traslado a vivir a Sörmland en la costa sur de Suecia. En el año 2007 y después de contraer matrimonio se traslada a Ticino, en Suiza, lugar en que concentró en la escritura del libro que nos ocupa. Divorciado de su esposa y obtenida la custodia de su hijo, pasó a residir en la isla de Gotlan en el país de su nacimiento.
Entre sus proyectos está la publicación de una nueva novela de índole parecido a la que nos ocupa en lo que divertimento se refiere.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó está traducida a 30 idiomas y tiene vendidos sus derechos cinematográficos a una productora sueca que espera tener lista la película a finales de 2013.

La obra ha recibido los premios siguientes: Libreros de Suecia de 2010; German Prioner Price de 2011; Premio Audiobook danés de 2011 y el Escapades Prix de 2012.

El Premio Literario Arzobispo Juan de San Clemente cumple la mayoría de edad

Premios Arcebispo San Clemente  Que un premio literario cumpla dieciocho años con el apoyo de las grandes figuras literarias del mundo, sorprende gratamente.

Si a esto le añadimos, que se concede en Santiago de Compostela organizado por el Instituto”Rosalía de Castro”   y que tiene como protagonistas a los alumnos de cinco institutos gallegos que se encargan de seleccionar las obras ganadoras el Premio Arzobispo Juan de San Clemente se convierte en un “curioso fenómeno literario”.

   Desde su creación han pasado por Santiago a recoger su premio escritores de la talla de : Vargas Llosa, Tarik Alí,Tabuchi, Saramago, Baricco, Gaarder, Auster, Kundera, Yehoshúa, Murakami, Barners, Mankell, De Luca, Tòibin, Eugènides, Mazzuco, Nothom y como no Suso de Toro, Javier Marias, Xurxo Borrazás, Carmen Martin Gaite, Xulia Alonso, Eduardo Mendoza… Los mejores del panorama gallego, castellano e internacional

Foto de los ganadores de Andrés FragaEste año los ganadores han sido: Maria Mayoral con su novela  “Deseos” , Xavier Queipo con “Extramunde” y Peter Stamm con “Siete años” que acudierón encantados a Santiago para agradecer este premio a los alumnos que se los concedieron.

Muchísimas felicidades a todos los que hacéis posible un galardón tan apreciado entre los escritores. Felicidades!!

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

Allan Karlsson, nació en Suecia en 1905, tal día como hoy del año 2005 la comunidad en la que vive le va a rendir un merecido homenaje por haber llegado a cumplir los 100 años de vida que es algo que no ocurre todos los días. Todo está preparado en el asilo en el que habita, incluso las autoridades políticas del lugar se personarán en el acto. Todo está listo menos lo más importante, el estado de ánimo del Sr. Karlsson. Él quiere dejar atrás toda su vida anterior y no está dispuesto a servir de protagonista en algo que no le preguntaron ni el propuso. Así que vestido como cualquier día, con un traje marrón y unas zamaedillas  (zapatillas también marrones, llamadas así por que a esa edad rara vez se mea más lejos que sus propios zapatos), en fin, vestido de esa guisa decide largarse y lo hace, empezando de esta manera la historia que configura la novela que su autor Jonas Jonasson nos propone y que se compone de una serie de peripecias que comienzan con el encuentro fortuito con una maleta.

Este es el inicio de las aventuras anunciadas y en las que Allan no estará solo. Sus compañeros son un ladrón de poca monta, un vendedor de salchichas y una mujer con una peculiar mascota. El lío dará pie a que el detective Aronsson, un policía solitario, encuentre indicios suficientes en el caso que está investigando que lo reactivan y mantendrá  en vilo a todo el país.

Para Allan la frase con la que iniciamos esta descripción, pronunciada por su madre, define su filosofía de vida. Si nada va a cambiar lo mejor es poder ir a un sitio tranquilo donde pueda tomar una copa de aguardiente sin necesidad de oír sandeces y mucho menos discursos políticos. Él siempre ha sido un hombre solitario, con mucha suerte, que cuando ha tenido que tomar decisiones lo ha hecho sin pensarlo en demasía. Le gusta conversar pero de temas normales, sin que ni la política ni la religión contaminen esos momentos de serena y apacible charla.

El día a día de este 2005 se alterna con el pasado. Con su historia desde su nacimiento en el lejano 1905.  Se irán desgranando su peripecias a través de curiosos relatos que dejan asombrados a sus nuevos amigos y, por supuesto, al lector enfrascado en el  hilo narrativo. A través de estas historias viajaremos por medio mundo, Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea, Balí desfilando ante nuestro ojos personajes históricos conocidos de los que nos da una   singular versión que extiende a los hechos y circunstancias que han configurado el recientemente terminado siglo XX.

Allan Karlsson es un personaje sencillo con una  fuerte personalidad. Él  considera su vida igualmente sencilla. Además sus principios no han cambiado  desde que se formaron en sus adolescentes años. Sus peripecias estrambóticas y rocambolescas nos harán pasar un buen y divertido rato dejándonos un regusto agradable y un grato recuerdo. Como uno de aquellos cuentos de la niñez que  han seguido en nuestras mentes durante toda nuestra existencia.

Su autor define a Allan como un “idiota político” y dice “que esto es lo más peligroso que hay, que no hace falta que salte una vez más, del libro a la realidad”, esto según él “sería peligrosísimo”.

Pär-Ola Jonas Jonasson, nacido en 1961, es un periodista y escritor sueco que se ha dado a conocer en todo el mundo mediante la novela que nos ocupa, El abuelo que salto por la ventana y se largó.

Nació y se crió en Växjö, en el sur de Suecia.  Estudio en la Universidad de Gotemburgo y trabajó como periodista en su ciudad natal. También para el vespertino sueco Expressen, en el que  permaneció hasta 1994. En 1996 fundó una exitosa compañía de medios de comunicación, la OTW, a la que, tanto él como sus empleados han dedicado su tiempo de forma generosa.

Por razones de salud debe cambiar de forma de vivir. Vendió su empresa y se traslado a vivir a Sörmland en la costa sur de Suecia. En el año 2007 y después de contraer matrimonio se traslada a Ticino, en Suiza, lugar en que concentró en la escritura del libro que nos ocupa. Divorciado de su esposa y obtenida la custodia de su hijo, pasó a residir en la isla de Gotlan en el país de su nacimiento.

Entre sus proyectos está la publicación de una nueva novela de índole parecido a la que nos ocupa en lo que divertimento se refiere.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó está traducida a 30 idiomas y tiene vendidos sus derechos cinematográficos a una productora sueca que espera tener lista la película a finales de 2013.

La obra ha recibido los premios siguientes: Libreros de Suecia de 2010; German Prioner Price de 2011; Premio Audiobook danés de 2011 y el Escapades Prix de 2012

Salir a robar caballos de Per Petterson

A los que ya tenemos algunos años nos gusta rememorar aquellos momentos de nuestro pasado que dejaron una indeleble huella en nuestra forma de ver el mundo o de relacionarnos con las personas de nuestro entorno. Es una manera de evaluar nuestra historia vital y ver si se han cumplido aquellos logros que en un momento determinado nos planteamos como metas personales.

Algo de esto le pasa al protagonista de la novela de Per Petterson Trond Sender. Él a la edad de 67 años, jubilado y viudo, decide aislarse del mundanal ruido e irse a vivir a una cabaña en un bosque  lo suficientemente alejada de los demás como para sentir la sensación de soledad, aunque esta no sea tan drástica como la del Robinsón de todos conocido.

Allí recuerda una situación similar en el año 1948, con su padre, en una cabaña parecida a la que ahora ocupa, cerca de un rio, como ahora, y cerca de la frontera con Suecia. Allí conocerá mejor a su progenitor, y lo que verá y oirá le harán tener de él un opinión distinta a la que hasta entonces albergaba y al tiempo todo eso será el poso sobre el que cimentará su manera de ser en los años venideros. Ese verano conocerá a un joven de su edad Jon, al que considerará su mejor amigo, así como al padre de este y a la madre, una mujer atractiva, antigua compañera de su padre en la resistencia. Vivirá el trágico suceso que golpeará a la familia de su amigo Jon, y que tendrá consecuencias imprevisibles tanto para este como para su propia familia.

Su padre había desaparecido durante un tiempo en los años finales de la Guerra Mundial. Había sido un activo miembro de la resistencia contra la ocupación alemana.  De vuelta al hogar quiere disfrutar de la vida campestre en compañía de su hijo y por eso en el citado año se van a vivir ellos dos solos a la cabaña donde sucederán los hechos que serán trascendentes en su porvenir.

Después de aquel verano no volverá a ver a su padre y no sabemos más de su vida hasta la edad adulta. Nada cuenta de su periplo mundano. Sabemos que se casó, que tuvo tres hijas e incluso conoceremos a una de ellas, que viajaba mucho y estaba fuera de su hogar por temporadas y que, debido a un accidente, enviudó;  nada más. Toda la narración es introspectiva y al final nos queda la sensación de que el pasado de una forma u otra siempre nos alcanza.

La novela es de una prosa prolija y no siempre agradable a la lectura. En muchas ocasiones tenemos la sensación de no “estar” en lo que leemos. No llega a engancharnos, a mi al menos y en ocasiones cansa. Incluso las aventuras del cabeza de familia en la resistencia nos suena poco creíbles, están contadas sin emoción y no dejan en nosotros poso alguno de admiración por lo hecho.

El relato puede servirnos para añorar una vejez como la propuesta por Trond Sender. Sin  otras preocupaciones que arreglar el lugar donde quieres vivir, hacerlo a tu manera y sin más responsabilidades  hacia terceros que las que dicta la convivencia ocasional con tus vecinos y  con la única tarea diaria que la derivada del cuidado de tu perro.

Per Petterson es un escritor noruego, nacido en Oslo el 18 de Julio de 1952.

Su primera obra fue un libro de cuentos publicado en 1987, Aske i munnen, sand i sckoa.

Luego publicó cinco novelas, entre las que destaca Til Sibir, (1966), que fue nominada al Premio de Literatura del Consejo Nórdico.

Pero fue gracias a Salir a robar caballos (2003) por lo que el autor se hizo famoso, ganando los dos principales galardones literarios de su país: El Premio de Literatura de la Crítica Noruega y el Premio de los libreros al mejor libro del año. En 2006 la traducción al inglés recibió el Independent Foreing Fiction Prize y en 2007 el muy prestigioso Premio Literario Internacional IMPAC de Dublín.

Petterson es un gran conocedor del mundo del libro, no solo por haber trabajado como vendedor de estos, si no por ser traductor y también ejercer de crítico literario.

Recibió en 2009 el Premio de Literatura del Consejo Nórdico por su novela Yo maldigo el rio del tiempo.

Premio Primavera de Novela

O escritor catalán Use Lahoz (Barcelona, 1976) obtivo hoxe o premio Primavera de novela coa obra  ” El año en que me enamoré de todas”.  O xurado, presidido por Ana María Matute di que é unha novela orixinal e brillante dotada dun estilo personal. Nos esperamos a que chegue pronto as nosas bibliotecas.

“Me apetecía mucho escribir una novela que fuese una fiesta, vital y optimista. Quería recuperar mi memoria, me lo debía a mí, y se lo debía a mi generación”

“En literatura, lo más difícil es siempre hacer lo fácil”

Nas bibliotecas podedes atopar do mesmo autor:

  • Los Baldrich
  • La estación perdida. (premio Ojo Crítico de narrativa 2012)
  • Volverán a por mi.

La habitación de invitados

El verdadero protagonista de la novela es el cáncer, o mejor el proceso de este en el cuerpo humano y los efectos secundarios que dicho proceso tiene en el devenir de los que lo sufren y en el de aquellos que configuran  su entorno. La ciencia médica ha alcanzado un elevado porcentaje de éxitos en su lucha contra esta plaga, pero aún así muchos casos siguen estando fuera de su  paraguas y el drama de quienes los padecen es singular y siempre doloroso.

Y esto es lo que nos viene a contar Helen Garner. La protagonista, también llamada Helen– se supone que el relato es en buena parte autobiográfico- acoge en su casa de Melbourne a su íntima y admirada amiga Nicola a petición de esta.  La idea que Nicola tiene es  estar con su amiga un máximo de tres semanas durante las cuales tiene intención de someterse a una cura de medicina alternativa en la que confía plenamente y que no duda que curará la enfermedad que padece, un cáncer muy extendido para el que la medicina oncológica no tiene remedio.

Ambas mujeres son persona adultas, con edades por encima de los sesenta años, independientes, modernas, cultas. Ambas van a vivir una experiencia inédita, la una como enfermera ocasional y la otra como enferma aferrada a un milagro y por tanto sin querer tener  una conciencia clara de la gravedad que padece.

Desde este punto de vista es un canto a la amistad. Los sufrimientos de Nicola afectan a Helen de forma importante, no solo en su psiquis, también en lo físico, noches sin dormir, un ir de un sitio a otro acompañándola, etc.. Pero sobre todo siente impotencia por no ser capaz de hacer comprender a su amiga que el tratamiento elegido por ella no solo no es curativo si no que es perjudicial y dañino.

Por su parte Helen es consciente de que su fe en estos cuidados alternativos es lo que le queda. Es su esperanza de poder superar la enfermedad y volver a ser la persona vital que siempre ha sido.

Este desacuerdo está abriendo una brecha en la profunda amistad que  se profesan. Lo que está sucediendo infiere en  sus estilos de vida y no están seguras de querer renunciar a nada que varíe la forma en que la tienen configurada.

La autora no profundiza en la forma de ser de los personajes de la trama. Como antes comenté no son lo principal de la narración. Cuenta la evolución del mal y lo hace sin sentimentalismos pero con sentimiento.  Recalca las exigencias de la amistad y nos hace recapacitar sobre a donde llegan los límites de esta. Cuales son nuestras capacidades de entrega y de ayuda y cual es la capacidad que tenemos de no pensar en nuestra propia vulnerabilidad. Al tiempo hace una despiadada crítica a todos aquellos que sin fundamento médico alguno ni experiencias que les avalen, venden cuidados y formulas curativas que hacen concebir falsas esperanzas a los que sufren esta dolencia.

La novela fue premiada con el Premio Barbara Jefferis en el año 2009

Helen Garner es una novelista australiana nacida en el año 1942. Estudio en la Universidad de Melbourne y se graduó con un Bachillerato en Artes.

Desde 1966 a1972 trabajó como profesora de secundaria en varias escuelas. Se caso con Bill Garner en 1968 divorciándose en 1971. Tienen una hija, actriz, músico y escritora, Alice Garner.

En 1972 la despidieron del Departamento de Educación de Vitoria por dar una lección de educación sexual no programada a sus alumnos de 13 años en Fiztroy Escuela Secundaria. El caso transcendió y Helen Garner ganó notoriedad en Melbourne y en el resto del país.

Contrajo matrimonio dos veces más. En la actualidad no esta casada.

Cuando decide escribir es en un momento en que tanto los escritores australianos como las escritoras  escasean. Desde el primer momento la definen como una escritora estilista, realista y feminista. Su primera novela Monkey Grip data del años 1977 y relata la vida de de unos beneficiarios de ayuda social que viven en unos apartamentos estudiantiles de Melb0urne. Tuvo un éxito inmediato. Ganó el Premio Libros del Consejo Nacional en 1978 y fue llevada al cine en 1982.  Según afirmó el libro estás basado en apuntes personales tomados en su época estudiantil.

Esto ha sido una constante en el resto de sus novelas. Incluso en la que ahora tratamos ya que relata una experiencia vivida. Esto hace que sean un reflejo de la realidad, que no siempre ha encontrado aceptación entre sus compatriotas.

En la mayoría de sus escritos aborda el deseo sexual y la familia,  en una exploración entre el comportamiento sexual y la organización social;  entre la anarquía del deseo y la fuerza de la institución, representada por la familia; la idea de la “casa” como imagen, símbolo, sitio y paz.

Esta en posesión de diversos premios literarios. Entre sus obras destacan además de la ya citada, Bach de los niños y La sala de repuesto. Ademas de novelas ha escrito cuentos infantiles y colaborado en guiones cinematográficos.

Claus y Lucas “una mirada al mundo con ojos de niño malo”

Comentar lo que Agota Kristof    cuenta en la  trilogía que  presenta bajo el título antedicho es una tarea difícil. La obra se compone de tres relatos, cada uno de ellos con entidad suficiente para ser considerados una novela individual y de hecho así habían sido publicados. El gran cuaderno, (1987); La prueba, (1988) y La tercera mentira (1991).

En El gran cuaderno se describen los hechos de una manera fiel, circunstancia que continúa en La prueba. La tercera mentira, título que implica la existencia de dos mentiras anteriores, se basa tanto en lo poco sugestiva que es la verdad, la realidad, así como la mentira y la falsedad como fundamento de la narración.

En El gran cuaderno los dos hermanos gemelos, Claus y Lucas, nos relatan una historia cruel y amoral basada en hechos reales  fielmente  expuestos. Lo hacen sin análisis de ningún tipo, ni desde el punto de vista moral ni desde el emocional. Esta condición se da también en la narración de las otras dos novelas, pero aún así, es esta primera la más destacable de las tres y la que más impacta en el ánimo de los lectores.

La prueba continúa lo narrado en la primera novela desde el instante en que Claus cruza la frontera y los hermanos se separan. Este hecho, la separación, hace que la impresión sea de que Claus realmente ha desaparecido. Lo que se lee a partir de aquí está centrado en Lucas, si bien no es él el narrador. Tenemos la sensación de que Claus nunca ha existido y que lo contado en El gran cuaderno no correspondiera a la verdad.  Incluso nos parece que estamos hablando de otro Lucas, si bien esto no es cierto tal como un pequeño detalle que se nos revela al final pone de manifiesto.

En esta parte del proceso toman especial relevancia los personajes secundarios. Esta no es tanto la historia de Lucas sino la de quienes le rodean: Victor, Peter, Yasmine, Mathias y Clara. A través de ellos la autora nos introduce en el ambiente de indefensión y arbitrariedad deshumanizada que provoca el  totalitarismo, la subyugación del individuo al poder, sea el que sea y el tiempo que sea.

El enigma de esta segunda parte es la personalidad del narrador. Casi al final de La prueba Lucas desaparece y Claus vuelve a ser el centro de la historia.

Finaliza esta parte con un informe policial en el que se solicita la repatriación de Claus T. a través del cual descubrimos que ni Lucas ni el resto de personajes que han aparecido en la novela han existido.

La tercera mentira, novela que da fin a la trilogía, desvela la identidad del narrador de La prueba. Todo lo que hemos sabido de Claus y Lucas lo sabemos mediante la lectura de los cuadernos que ellos mismos (o uno de ellos, o ninguno de ellos) ha ido escribiendo a lo largo de su vida, su infancia en la casa de su abuela, el cambio de personalidad de Lucas tras la separación;  la vuelta de Claus hasta su encarcelación. El informe policial nos dice que nada de eso ha ocurrido y que los cuadernos manuscritos por los que conocemos la historia del inexistente Lucas los ha escrito Claus. Volvemos a una narración autobiográfica en primera persona, con la implicaciones narrativas que conlleva especialmente una nueva historia de Claus totalmente distinta a la narrada hasta ahora.

A partir del instante en que sale de la prisión, se convierte en un nuevo narrador, Klaus, que recibe una llamada telefónica de su hermano desaparecido, Lucas. Llegados a este punto conviene aclarar que este Lucas no tiene nada que ver con el Lucas objeto de la narración de La prueba, una invención de Claus y que este nuevo Klaus puede ser también una invención.

El lector no puede concluir nada y ese es el deseo de la autora. Debe dejarse llevar por la demoledora historia que Kristof nos narra y punto. De ahí la dificultad señalada al principio.

Lo que la trilogía Claus y Lucas demuestra es la inutilidad de todo intento de embellecer la realidad a través de la literatura. La realidad nos agobia y nos oprime y la narrativa, como parte de esa realidad, acaba mancillada por la suciedad existente en la misma. Aún así tengamos en cuenta que “por muy triste que sea un libro, nunca puede ser tan triste como la vida”. La autora parece ser que lo consiguió y después dejó de escribir.

Agota Kristof nació en la localidad húngara de Csikvánd el 30 de Octubre de 1935, murió en Neuchâtel, Suiza, el 27 de Julio de 2011. Su obra está escrita en francés.

A la edad de 21 años se marchó de Hungría cuando la Revolución húngara de 1956 fue aplastada por las tropas del Pacto de Varsovia. Junto a su marido y a su hija de 4 meses de edad, escaparon a Neuchâtel. Tras cinco años de exilio y soledad, trabajando en una fábrica, decide dar un giro a su vida. Se separa de su marido y estudia francés, idioma en el que empezará a escribir sus novelas.

Sus primeros pasos como escritora fueron en el ámbito de la poesía y el teatro.  El impacto de esas obras será muy inferior al que tienen las novelas de su famosa trilogía, escrita como antes hemos dicho entre los años 1987 y 1991. Por la primera de estas novelas El gran cuaderno recibió el premio europeo a la literatura francesa. Esta novela ha sido traducida a más de 30 idiomas.

En 1995 publicó una nueva novela, Ayer. En 2004 publico un relato autobiográfico titulado La analfabeta.

Su último trabajo es una colección de historias cortas titulada C’est égal. Se editó en 2005.


En el mar hay cocodrilos

A nadie tiene duda alguna de que la situación que vive Afganistán es idónea para que sirva de argumento a todo tipo de creaciones artísticas, bien de  literatura, bien de cine o teatro. De hecho hay ya magníficas novelas con la trama ambientada en aquellos lugares que nos hablan de lo que allí sucede y de lo que era antes de que comenzara el convulso periodo en el que actualmente el país está inmerso. Por decir alguno de estos libros y sin querer excluir a otros recordamos Mil soles espléndidos o Cometas en el cielo, que tanto éxito tuvieron de crítica y lectores.

La novela que ahora tenemos como tarea en el Club se diferencia de otras  en que lo que cuenta es un hecho real.  Nos expone lo que Enaiatollah Akbari, un niño de etnia hazara, hubo de pasar desde que con diez años su madre lo llevo desde su pueblo  Nava en el distrito de Gazni en Afganistán a Quetta en Pakistán. Un viaje obligado por el peligro que corría de  terminar asesinado por los talibanes simplemente por ser descendiente varón de alguien que les había causado un perjuicio sin culpa alguna. Su padre había sido asaltado y muerto por bandidos en las montañas cuando conducía un camión propiedad de los miembros de esa tribu. Lo conducía obligado y respondía con su vida y la de su familia si algo no salía bien y/o se perdía lo invertido. Esa era la causa por la que su madre tomó la decisión de trasladarlo a la mencionada ciudad paquistaní y abandonarlo allí, después de hacerle prometer que nunca se drogaría, robaría o tomaría las armas contra alguien, fuese cual fuese la situación en la que se encontrase.

A partir de ese momento su vida será un continuo viaje, o huida si se quiere ver así. En ese largo y singular  periplo hubo momentos de pesadilla, de peligro y momentos de calma y esperanza. Se encontrará con todo tipo de gente, desde aquella que abusará de su poca edad y situación a otras que le ayudarán o serán indiferentes, gente que pudiendo echar una mano no lo hizo por temor a su propio destino. Gracias a su tenacidad y a las ayudas recibidas pasará de un país a otro viajando hacia el deseado occidente. Pakistán, Irán, Turquía y al fin Grecia e Italia.

Será en esta última nación donde conocerá al escritor Fabio Geda. A él le contará su historia, tiene veintiún años y un relato que cautiva al novelista  y lo lleva a plasmarlo en la novela que nos ocupa.

La novela es breve, 185 páginas, y está escrita con sobriedad. Es el propio interesado, Enaiat como abreviadamente le llamaba su madre,  el narrador de la historia.  La fuerza del relato es evidente y no necesita de grandes descripciones para que el mismo nos envuelva y emocione. En su sencillez está el mérito del libro que ni siquiera recurre a dramatismos para describir aquellos momentos álgidos que a lo largo de la narración se dan.

Nos habla del  presente, de algo que está sucediendo ahí al lado como quien dice. Muchas naciones están involucradas en la situación que Enaiat describe. Él era solo un niño cuando el destino le  exigió crecer y tomar decisiones de hombre, de superviviente. Durante los cinco años que dura el viaje madurará aceleradamente. A una edad en que sus congéneres occidentales, nuestros niños, aún están bajo la estricta vigilancia familiar él se ve obligado a tomar decisiones  de persona adulta capaz de valerse por sí misma sin otra ayuda que su propia capacidad.

Fabio Geda es un escritor italiano nacido en Turín el 1 de Marzo de 1972. Vive en Turín y colabora con La Stampa y otros periódicos y revistas, con la Escuela Holden y la Feria Internacional del libro de Turín.

En 2007 escribe su primera novela “Para el resto de la forma en que disparó a los indios“. Esta novela fue traducida al francés, rumano y aleman. Fue seleccionada para el Premio Strega. También para el Stresa Premio Ficción, en donde queda en segundo lugar. Ganó el premio a la mejor ópera prima Premio Literario Vía Po Turín. Gana igualmente el Premio del jueves  “Marisa Rusconi” y es la mejor ópera prima para la elaboración de la emisión de radio 2007 “Fahrenheit”. Así mismo también fue elegido como lectura propuesta en las escuelas de la ciudad de Cuneo.

En octubre de 2008 publica su segunda novela “La secuencia exacta de los gestos”. Ganador del Grinzane Cavour y de los Premios Reader’s de Lucca.

En abril de 2010 publicó   “En el mar hay cocodrilos”. Este libro está editado en más de 30 países y sirve de base para el guión de una película producida por Cattleya y dirigida por  Francesca Archibugi.

En 2011 vio la luz un nuevo libro “Verano en el final del siglo” que  narra el verano de 1999 y la reunión de un abuelo con su nieto en la que aquel le cuenta su historia, la de un judío nacido el 17 de noviembre de 1938, día en que se promulgaron en Italia las leyes raciales.

En la foto le acompaña el protagonista de la historia, Enaiatollah Akbari.