Arquivo do blog

La edad de la inocencia de Edith Wharton

En el club de lectura de Os Rosales, Café con libros, nos resistimos a abandonar la ciudad de Nueva York. En esta ocasión, y ya metidos en nuestro tercer trimestre de “Lecturas imborrables”, comentaremos La edad de la inocencia de Edith Wharton.

La obra

Publicada en 1920, es probablemente la mejor obra de Edith Wharton. Su eje argumental está constituido por un adulterio frustrado. Newland Archer es un caballero de la burguesía en el Nueva York del siglo XIX que está prometido a May Welland, pero todo cambiará para él al conocer a la prima de May, la inquietante condesa de Olenska, cuando regresa de Europa. Independiente, osada, “diferente”, Ellen involucrará muy pronto en su misterio a su joven primo Newland Archer y perturbará sin poder evitarlo el encanto de una vida social que ignora de manera voluntaria su inminente fin. La estrechez de miras y los convencionalismos sociales y de clase conducen la historia de unos personajes atrapados entre sus sentimientos y el lugar que ocupan en el mundo, en el que la buena compostura condiciona sus vidas.

En el fondo de esta historia de amor y pasión “prohibidas” subyace el conflicto entre dos mundos: el de las viejas familias “patricias” norteamericanas y el de los nuevos ricos, quienes, al terminar la novela, se han apoderado ya de las costumbres de este sistema social burgués finisecular.

Wharton trabaja en la obra tres aspectos clave: la libertad para amar, para decidir el camino a seguir, el libre albedrío, para bien y para mal; los prejuicios de una sociedad que se rige por cuestiones de clase y machismo; y el urdir, pasatiempo favorito de una gente que crea y fortalece su vida a partir de confabulaciones, y traiciones, a favor o en contra de alguien según la conveniencia de lo que consideran es bueno para ellos y su mundo preestablecido; y sin ninguna compasión.

Con esta obra, la autora se convertía en la primera mujer que obtenía el premio Pulitzer (1921). Pero además, Martin Scorsese extrajo de La edad de la inocencia una bellísima película que protagonizaron Michelle Pfeiffer, Daniel Day-Lewis y Winona Ryder.

La autora

Edith Wharton (Nueva York, 1862 – París, 1937) nació en el seno de una familia acomodada. Se movió siempre en los círculos de la alta sociedad de Estados Unidos y de Europa, y en ésta conoció a Henry James, entre muchos otros intelectuales, que ejercería una duradera influencia en su vida y su obra. Publicó sus primeros relatos breves en Scribner’s Magazine, si bien tuvo que esperar al éxito de La casa de la alegría (1905) para que se la reconociesen como una de las novelistas más importantes de su época. Establecida en París desde 1907, durante la guerra mundial organizó activamente ayudas a los refugiados, lo que le mereció la Legión de Honor. Entre sus más de cuarenta obras destacan la citada La edad de la inocencia, su autobiografía Una mirada atrás, y, entre sus novelas en torno a la guerra, Un hijo en el frente.

Plazos: este martes, 13 de marzo, comentaremos la primera parte de la obra, dejando la segunda parte para nuestra tertulia del martes 20 de marzo.

El guardián entre el centeno de J. D. Salinger

En el club de lectura de Os Rosales, Café con libros, seguimos descubriendo la ciudad de Nueva York, esta vez de la mano de la célebre novela de J. D. Salinger, El guardián entre el centeno.

La obra

El guardián entre el centeno (The Catcher in the Rye), también traducido como El cazador oculto, se publicó Estados Unidos en 1951, provocando numerosas controversias por su lenguaje provocador y por retratar sin tapujos la sexualidad y la ansiedad adolescentes. Es considerado por numerosos expertos como uno de los libros más importantes del siglo XX, de lectura obligatoria en institutos de medio mundo.

Su protagonista, Holden Caulfield, un joven de 17 años, se ha convertido en un icono del resentimiento adolescente. Escrito en primera persona, El guardián entre el centeno relata las singulares peripecias de Holden en la ciudad de Nueva York, después de ser expulsado de Pencey Prep, su escuela preuniversitaria.  Se trata de un adolescente inadaptado, que a través de sus críticas reflexiones sobre la sociedad, demuestra su miedo a hacerse adulto…

El título del libro hace referencia a un poema que se explica en el libro, que trata sobre un “guardián entre el centeno” que evita que “los niños caigan  en el precipicio”.

Más información sobre este título lo podéis encontrar en el Blog del Club de lectura virtual de las Bibliotecas, en el artículo: “El guardián entre el centeno: o mundo visto por un adolescente“.

El autor

Jerome David Salinger (Nueva York, 1919 – Cornish, Nuevo Hampshire, 2010) es considerado un autor de culto, innovador de la literatura de Estados Unidos, pero que vivió apartado de la escena pública. Se trata de un personaje misterioso, esquivo con los medios de comunicación, del que apenas se conocen imágenes.

Al igual que Holden, Salinger también fue un niño problemático que fue expulsado de diferentes escuelas. Nacido en Nueva York en 1919, comenzó a escribir en su adolescencia, a la luz de una linterna bajo las sábanas y durante los cuatro años que sirvió en el ejército durante la II Guerra Mundial, siempre llevó consigo una máquina de escribir. Pronto comenzó a buscar colaboraciones en diversas revistas y fue The New Yorker (su revista de referencia, que hoy publica en versión digital todas sus colaboraciones) la que identificó su talento y con la que firmó un contrato de casi exclusividad.

En la cima de su fama Salinger decidió abandonar Nueva York y mudarse al campo, lejos de la vida pública. Pero todavía tres obras suyas verían la luz: Franny and Zooey (Franny y Zooey), en 1961, Raise High the Roof Beam, Carpenters and Seymour: An Introduction, en 1963 (Levantad, carpinteros, la viga del tejado y Seymour: una introducción) y, su última pieza publicada, Hapworth 16, 1924, un cuento corto que llenó las páginas de The New Yorker, en junio de 1965. En las Bibliotecas Municipales disponemos además de la obra Nueve cuentos (1953).

Esta tarde, nuestra tertulia la dedicaremos a analizar la primera parte de la obra (hasta el capítulo 13 inclusive). El próximo martes, 6 de marzo, completaremos la lectura de El guardián entre el centeno, y entregaremos nuestro próximo libro, dentro ya de nuestro tercer trimestre, dedicado en esta ocasión a Lecturas Imborrables

Brooklyn Follies de Paul Auster

En el club de lectura de Os Rosales, Café con libros, seguimos descubriendo la ciudad de Nueva York, esta vez de la mano del célebre escritor norteamericano Paul Auster y su novela Brooklyn Follies.

La obra

Un pequeño resumen del argumento lo leemos en la contraportada del libro:

“Nathan Glass ha sobrevivido a un cáncer de pulmón y a un divorcio después de tres décadas de matrimonio, y ha vuelto a Brooklyn, el lugar donde pasó su infancia. Hasta que enfermó era un vendedor de seguros; ahora que ya no tiene que ganarse la vida, piensa escribir El libro del desvarío humano. Contará todo lo que pasa a su alrededor, todo lo que le ocurre y lo que se le ocurre. Comienza a frecuentar el bar del barrio y está casi enamorado de la camarera. Y va también a la librería de segunda mano de Harry Brightman, un homosexual culto que no es quien dice ser. Y allí se encuentra con Tom, su sobrino, el hijo de su amada hermana muerta. El joven había sido un universitario brillante. Y ahora, solitario, conduce un taxi y ayuda a Brightman a clasificar sus libros… Poco a poco, Nathan irá descubriendo que no ha venido a Brooklyn a morir, sino a vivir.”

Esta novela, que en España se publicó en el año 2006, ya fue leída y comentada en el Ciberclub de las Bibliotecas Municipales allá por 2007. Aquí os dejamos el enlace para conocer más detalles de Brooklyn Follies y su autor.

Otra lectura que os recomendamos para comprender mejor la obra es la crítica, que José María Guelbenzu publicó en El País, titulada:  El lado feliz de la tragedia, dónde la define como una verdadera comedia fantástica, como un cuento de hadas. “Nathan Glass y su tribu se convierten en ese grupo de gente capaz de ver el lado bueno de las cosas, la relatividad de las contrariedades y el sinsentido de los destinos marcados”.

El autor

Novelista, poeta y guionista, Paul Auster nació en 1947 en Nueva Jersey y estudió en la Universidad de Columbia. Tras un breve perí­odo como marino en un petrolero, vivió tres años en Francia, donde trabajó como traductor, “negro” literario y cuidador de una finca; desde 1974 reside en Nueva York. Fue galardonado con el Premio Príncipe de Asturias de las Letras en 2006 por su carrera literaria.

Se dio a conocer como escritor con la publicación de La invención de la soledad (1982), obra autobiográfica, y, sobre todo, con la Trilogía de Nueva York (1985-1986). Se inició en la novela con El país de las últimas cosas (1987), a la que seguirían otros títulos como El palacio de la luna (1989) y La música del azar (1990).

Paul Auster ha trabajado también como guionista en The music of chance (1993), Smoke (1995) y El centro del mundo (2001), como codirector en Blue in the face (1995), como director en Lulu on the bridge (1998) y como guionista, director y productor en La vida interior de Martin Frost (2007).

Autor prolífico y muy leído, en su bibliografía, traducida a veinticinco idiomas, se cuentan asimismo Leviatán (1992), El cuaderno rojo (1993), Vértigo (1994), Tombuctú (1997), el ensayo autobiográfico A salto de mata (1998), El libro de las ilusiones (2003), La noche del Oráculo (2004), Brooklyn Follies (2005), Viajes por el Scriptorium (2006), Un hombre en la oscuridad (2008), Invisible (2009), Sunset Park (2010) y la también autobiográfica Diario de invierno (2012).

Si ya tenéis ganas de empezar a leer su última novela, Diario de invierno, recién editada y que pronto tendremos en las Bibliotecas, podéis leer un fragmento en la web de la editorial Anagrama.

Además, es autor de varios libros de poemas, como Espacios blancos (1983), Fragmentos del frío (1988)  y Cimientos (1990), entre otros, así como de El arte del hambre (1992), una recopilación de artículos y ensayos sobre literatura francesa, inglesa y estadounidense. En 2005 su cuento El palacio de cristal fue reeditado en una versión ilustrada realizada por Paul Karasik y David Mazzuchelli.

Cambiando de tercio, en Café con libros, no sé si recordáis que comentamos en la tertulia de Kafka y la muñeca viajera, que Auster hace mención el relato en Brooklyn Follies. Y es que en un diálogo entre dos de los personajes de la novela, se relata ese momento de la vida del escritor Franz Kafka. Qué delicia volver a recordar esta lectura!

Y con todo esto y muchas más cosas que saldrán, mañana comenzamos la tertulia de Café con libros dedicada a Paul Auster. Recordad que quedamos en traer leídas las primeras 151 páginas. El siguiente martes, 14 de febrero, completaremos la lectura de Brooklyn Follies y entregaremos el próximo libro del Club…

La ciudad automática de Julio Camba

En el club de lectura de Os Rosales, Café con libros, cambiamos de rumbo con la lectura de La ciudad automática de Julio Camba. A pesar de seguir ambientada en la ciudad de Nueva York, en esta ocasión abandonamos el humor de La tía Mame, por un conjunto de ensayos breves, eso sí, narrados con mucha ironía.

La obra

En La ciudad automática, Julio Camba, uno de los mejores y más irónicos periodistas que ha dado España en el siglo XX, narra las impresiones que recogió en su segundo viaje a la ciudad de Nueva York, a principios de la década de 1930.

El título de La ciudad automática se refiere al carácter mecánico y de producción en serie que iba tomando cuerpo en el mundo y la sociedad modernas a lo largo del siglo XIX y XX -y que quedaban plasmadas de una forma deslumbrante y sobrecogedora en la ciudad de Nueva York: la nueva capital del mundo (reemplazando a París por aquél entonces).

Estructurado en ensayos breves -agrupados en temáticas como “Rascacielos”, “La mecanización”, “El embrutecimiento de la cultura” o “Comunismo y capitalismo”-,  y con un fino sentido del humor, Julio Camba nos va narrando en primera persona lo que sus ojos, su estómago y su desconcertado entendimiento van viviendo y experimentando durante estas semanas en las que se instaló a vivir en el mundo del futuro: el país de la ciudad automática.

El autor

Julio Camba nace el 16 de diciembre de 1882 en Vilanova de Arousa, Pontevedra. En 1987 embarca como polizón hacia Buenos Aires. Dos años después es deportado a España por anarquista. En 1901 publica algunos versos. Comienza a colaborar en Diario de Pontevedra y viaja a Madrid en 1903.  Escribe para  El País,  España Nueva o Lunes de El Imparcial. En 1905 informa en Constantinopla para La Correspondencia de España.

Como redactor de El Mundo viaja a París, Londres y Munich. Desde entonces trabaja para ABC y se instala en Berlín hasta el comienzo de la I Guerra Mundial. En 1916 realiza su primer viaje a Estados Unidos donde volverá tras el crack del 29. En 1949 fija su residencia en el Hotel Palace de Madrid hasta su muerte. El 28 de febrero de 1962 fallece Julio Camba, a consecuencia de una embolia.

Enlaces de interés

Este próximo martes, 31 de enero, completaremos la lectura de La ciudad automática. Y al finalizar nuestra tertulia, ya entregaremos el siguiente libro del Club: Brooklyn Follies de Paul Auster.

La tía Mame de Patrick Dennis

Tras el parón navideño, en el club de lectura de Os Rosales, Café con libros, comenzamos nuestro segundo bloque con mucho humor. En esta ocasión todas las novelas estarán ambientadas en Nueva York.

Y es que con La tía Mame nos sumergimos en el Nueva York de los años 30-50 y del glamour, la vitalidad y el optimismo que era capaz de generar Mame. Pero a la vez, en nuestra tertulia destacamos dos facetas más de un personaje tan controvertido: su lado más manipulador a la hora de conseguir sus objetivos y su gran tesón en los momentos más duros de su vida para salir adelante con humor y alegría.

La obra

Mame, rica soltera en un Nueva York que está a punto de cambiar los felices años veinte por los duros años treinta, recibe la inesperada herencia de un sobrino en edad escolar, poseedor de un lúcido escepticismo que lo mantiene a salvo (casi siempre) de los disparatados acontecimientos que se sucederán a partir de entonces en su vida.

Ese cándido pequeño que buscaba en el diccionario el significado de palabras como lesbiana, daiquiri, psicoanálisis, relatividad y Schoenberg no tarda mucho en descubrir que, aun siendo excéntrica y caprichosa, su tía es también fascinante, leal y apasionada. Y que su inagotable entusiasmo atrae a todos cuantos la rodean “como una flautista de Hamelín”.

Es difícil leer las aventuras de La tía Mame, a cada cual más absurda y extravagante, sin soltar una carcajada. Hasta el lector menos jovial se descubrirá sonriendo ante sus esfuerzos por convertirse en eficiente empleada de unos grandes almacenes, actriz polifacética o escritora de éxito, entre otros muchos oficios por los que pasa a la misma velocidad con la que conduce su Rolls-Royce. Porque éste es, sin duda, un libro cargado de humor, pero de un humor que esconde, emboscada entre pieles de zorro blanco y cócteles en el Cotton Club, una mirada crítica que cae sobre todo cuanto se pone a su alcance, ya sean los intelectuales liberales o los financieros conservadores, la bohemia neoyorquina o la sureña vida rural…

La obra, en su versión dramática o musical ha sida representada en numerosas ocasiones, triunfando en Brodway y contando con actrices de renombre, como Rosalind Russell, Angela Landsbury, Lucille Ball o Silvia Pinal, dando vida a la inefable Mame Dennis, una suerte de Susan Vance más madura pero igual de excesiva e impetuosa que el personaje que inmortalizara Katharine Hepburn en La fiera de mi niña (Bringing up Baby, 1938).

El autor

Patrick Dennis (Evanston, Illinois, 1921 – Nueva York, 1976), seudónimo de Edward Everett Tanner III, fue un icono de la bohemia de Nueva York, además de uno de los escritores norteamericanos más populares de los años cincuenta y sesenta del siglo XX. La tía Mame, que había sido rechazada por diecinueve editores, vendió, al ser publicada en 1955, más de dos millones de ejemplares en Estados Unidos y se mantuvo 112 semanas en la lista de los diez libros más vendidos del New York Times. Dennis se convirtió en 1956 en el primer escritor en conseguir colocar en esa misma lista tres títulos, firmados con tres seudónimos distintos: La tía Mame, The Loving Couple: His (and Her) y Guestward, Ho!

Pese a la popularidad de su obra, Dennis siguió trabajando en distintos oficios hasta establecerse, bajo el seudónimo de Edward Tanner, como mayordomo profesional.  Falleció en Manhattan a los 55 años.

Si os apetece sumergiros en una gran cantidad de detalles sobre La tía Mame, Nueva York y el ambiente en el que se desarrolla la obra, una de nuestras lectoras nos ha recomendado un enlace al blog Viajes desde mi sillón.

Y ya comenzamos La ciudad automática, de Julio Camba. Para el próximo martes, 24 de enero, debemos traer leídas las primeras 90 páginas.