Arquivo do blog

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

Allan Karlsson, nació en Suecia en 1905, tal día como hoy del año 2005 la comunidad en la que vive le va a rendir un merecido homenaje por haber llegado a cumplir los 100 años de vida que es algo que no ocurre todos los días. Todo está preparado en el asilo en el que habita, incluso las autoridades políticas del lugar se personarán en el acto. Todo está listo menos lo más importante, el estado de ánimo del Sr. Karlsson. Él quiere dejar atrás toda su vida anterior y no está dispuesto a servir de protagonista en algo que no le preguntaron ni él propuso. Así que vestido como cualquier día, con un traje marrón y unas zamaedillas marrones, l(zapatillas   llamadas así por que a esa edad rara vez se mea más lejos que sus propios zapatos), en fin, vestido de esa guisa decide largarse y lo hace, empezando de esta manera la historia que configura la novela que su autor Jonas Jonasson nos propone y que se compone de una serie de peripecias que comienzan con el encuentro fortuito con una maleta.
Este es el inicio de las aventuras anunciadas y en las que Allan no estará solo. Sus compañeros son un ladrón de poca monta, un vendedor de salchichas y una mujer con una peculiar mascota. El lío dará pie a que el detective Aronsson, un policía solitario, encuentre indicios suficientes en el caso para que este mantenga en vilo a todo el país.
Para Allan la frase con la que iniciamos esta descripción, pronunciada por su madre, define su filosofía de vida. Si nada va a cambiar lo mejor es poder ir a un sitio tranquilo donde pueda tomar una copa de aguardiente sin necesidad de oír sandeces y mucho menos discursos políticos. Él siempre ha sido un hombre solitario, con mucha suerte, que cuando ha tenido que tomar decisiones lo ha hecho sin pensarlo en demasía. Le gusta conversar pero de temas normales, sin que ni la política ni la religión contaminen esos momentos de serena y apacible charla.

El día a día de este 2005 se alterna con el pasado. Con su historia desde su nacimiento en el lejano 1905. Se irán desgranando sus peripecias a través de curiosos relatos que dejan asombrados a sus nuevos amigos y, por supuesto, al lector, enfrascado en el hilo narrativo. A través de estas historias viajaremos por medio mundo, Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea del Norte, Bali, desfilando ante nuestro ojos personajes históricos conocidos de los que nos da una singular versión que extiende a los hechos y circunstancias que han configurado el recientemente terminado siglo XX.

Allan Karlsson es un personaje sencillo con una fuerte personalidad. Él considera su vida igualmente sencilla. Además sus principios no han cambiado desde que se formaron en sus adolescentes años. Sus peripecias estrambóticas y rocambolescas nos harán pasar un buen y divertido rato dejándonos un regusto agradable y un grato recuerdo. Como uno de aquellos cuentos de la niñez que han seguido en nuestras mentes durante toda nuestra existencia.

Su autor define a Allan como un “idiota político” y dice “que esto es lo más peligroso que hay, que no hace falta que salte una vez más, del libro a la realidad”, esto según él “sería peligrosísimo”.

Este no cabe duda es un libro para “abuelos”. El propio autor, Jonas Jonasson nos lo dice en el preámbulo de la obra:

“Nadie era capaz de hechizar a su público como el abuelo, sentado allí, en el banco de madera, inclinado ligeramente sobre su bastón y mascando rapé.

      -Pero ¿es eso cierto, abuelo? -preguntábamos pasmados sus nietos.

      -Quienes sólo saben contar la verdad no merecen ser escuchados -contestaba el abuelo.
Pär-Ola Jonas Jonasson, nacido en 1961, es un periodista y escritor sueco que se ha dado a conocer en todo el mundo mediante la novela que nos ocupa, El abuelo que salto por la ventana y se largó.
Nació y se crió en Växjö, en el sur de Suecia. Estudio en la Universidad de Gotemburgo y trabajó como periodista en su ciudad natal. También para el vespertino sueco Expressen, en el que permaneció hasta 1994. En 1996 fundó una exitosa compañía de medios de comunicación, la OTW, a la que, tanto él como sus empleados han dedicado su tiempo de forma generosa.
Por razones de salud debe cambiar de forma de vivir. Vendió su empresa y se traslado a vivir a Sörmland en la costa sur de Suecia. En el año 2007 y después de contraer matrimonio se traslada a Ticino, en Suiza, lugar en que concentró en la escritura del libro que nos ocupa. Divorciado de su esposa y obtenida la custodia de su hijo, pasó a residir en la isla de Gotlan en el país de su nacimiento.
Entre sus proyectos está la publicación de una nueva novela de índole parecido a la que nos ocupa en lo que divertimento se refiere.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó está traducida a 30 idiomas y tiene vendidos sus derechos cinematográficos a una productora sueca que espera tener lista la película a finales de 2013.

La obra ha recibido los premios siguientes: Libreros de Suecia de 2010; German Prioner Price de 2011; Premio Audiobook danés de 2011 y el Escapades Prix de 2012.

Advertisements

El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonas Jonasson

el-abuelo-que-salto-por-la-ventana-y-se-largo-9788498384161En el club de lectura Café con libros de los lunes, acabamos de leer y comentar El abuelo que saltó por la ventana y se largó de Jonas Jonasson. Novela de humor que, en general, nos tuvo enganchadas a todas hasta el final #recomendamosbmc

El autor nos cuenta la hilarante aventura del centenario Allan Karlsson. Y lo hace desde dos tiempos: por una parte, en el presente, desde su escapada de la residencia de ancianos el día de su 100 cumpleaños, el robo fortuito de una maleta y la rocambolesca odisea en la que se ve inmerso junto a un conjunto de personajes de los más variados y pintorescos; y, por otra parte, desde el periplo de su vida desde 1905 hasta el momento presente, en el que aprovecha para hacer un recorrido por los principales acontecimientos y personajes históricos del siglo XX, todo ello tratado con mucha ironía y que nos deja un regusto amargo sobre el devenir de nuestra sociedad.

Para saber más sobre la obra os invitamos a leer el post que nuestro compañero Enrique ya había publicado hace un año en este blog. Aprovechad además para conocer la opinión de otros lectores consultando el hilo de comentarios que generó el artículo.

“Un idiota político es lo más peligroso”

Y para conocer más sobre el autor y sus motivaciones a la hora de escribir esta novela, es interesante leer la entrevista que le hicieron en el diario El País. En la página web del autor encontramos información sobre su nueva novela, seguramente disponible en España en poco tiempo. Pero además de leer entrevistas, podemos escuchar directamente a Jonas Jonasson en el programa Página 2.

Y ya por último os dejamos con el tráiler de la película, dirigida por Felix Herngren. El vídeo contiene diálogos en inglés y en sueco, pero creo que no hace falta manejarse en ninguno de los dos idiomas para hacerse una idea de lo que cabe esperar:

Y cambiando de género, este lunes 10 de febrero, entregamos nuestra próxima lectura: Almas grises de Philip Claudel.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó

“Las cosas son como son y así seguirán siendo”.

Allan Karlsson, nació en Suecia en 1905, tal día como hoy del año 2005 la comunidad en la que vive le va a rendir un merecido homenaje por haber llegado a cumplir los 100 años de vida que es algo que no ocurre todos los días. Todo está preparado en el asilo en el que habita, incluso las autoridades políticas del lugar se personarán en el acto. Todo está listo menos lo más importante, el estado de ánimo del Sr. Karlsson. Él quiere dejar atrás toda su vida anterior y no está dispuesto a servir de protagonista en algo que no le preguntaron ni el propuso. Así que vestido como cualquier día, con un traje marrón y unas zamaedillas  (zapatillas también marrones, llamadas así por que a esa edad rara vez se mea más lejos que sus propios zapatos), en fin, vestido de esa guisa decide largarse y lo hace, empezando de esta manera la historia que configura la novela que su autor Jonas Jonasson nos propone y que se compone de una serie de peripecias que comienzan con el encuentro fortuito con una maleta.

Este es el inicio de las aventuras anunciadas y en las que Allan no estará solo. Sus compañeros son un ladrón de poca monta, un vendedor de salchichas y una mujer con una peculiar mascota. El lío dará pie a que el detective Aronsson, un policía solitario, encuentre indicios suficientes en el caso que está investigando que lo reactivan y mantendrá  en vilo a todo el país.

Para Allan la frase con la que iniciamos esta descripción, pronunciada por su madre, define su filosofía de vida. Si nada va a cambiar lo mejor es poder ir a un sitio tranquilo donde pueda tomar una copa de aguardiente sin necesidad de oír sandeces y mucho menos discursos políticos. Él siempre ha sido un hombre solitario, con mucha suerte, que cuando ha tenido que tomar decisiones lo ha hecho sin pensarlo en demasía. Le gusta conversar pero de temas normales, sin que ni la política ni la religión contaminen esos momentos de serena y apacible charla.

El día a día de este 2005 se alterna con el pasado. Con su historia desde su nacimiento en el lejano 1905.  Se irán desgranando su peripecias a través de curiosos relatos que dejan asombrados a sus nuevos amigos y, por supuesto, al lector enfrascado en el  hilo narrativo. A través de estas historias viajaremos por medio mundo, Suecia, España, EEUU, China, Himalaya, Irán, Rusia, Corea, Balí desfilando ante nuestro ojos personajes históricos conocidos de los que nos da una   singular versión que extiende a los hechos y circunstancias que han configurado el recientemente terminado siglo XX.

Allan Karlsson es un personaje sencillo con una  fuerte personalidad. Él  considera su vida igualmente sencilla. Además sus principios no han cambiado  desde que se formaron en sus adolescentes años. Sus peripecias estrambóticas y rocambolescas nos harán pasar un buen y divertido rato dejándonos un regusto agradable y un grato recuerdo. Como uno de aquellos cuentos de la niñez que  han seguido en nuestras mentes durante toda nuestra existencia.

Su autor define a Allan como un “idiota político” y dice “que esto es lo más peligroso que hay, que no hace falta que salte una vez más, del libro a la realidad”, esto según él “sería peligrosísimo”.

Pär-Ola Jonas Jonasson, nacido en 1961, es un periodista y escritor sueco que se ha dado a conocer en todo el mundo mediante la novela que nos ocupa, El abuelo que salto por la ventana y se largó.

Nació y se crió en Växjö, en el sur de Suecia.  Estudio en la Universidad de Gotemburgo y trabajó como periodista en su ciudad natal. También para el vespertino sueco Expressen, en el que  permaneció hasta 1994. En 1996 fundó una exitosa compañía de medios de comunicación, la OTW, a la que, tanto él como sus empleados han dedicado su tiempo de forma generosa.

Por razones de salud debe cambiar de forma de vivir. Vendió su empresa y se traslado a vivir a Sörmland en la costa sur de Suecia. En el año 2007 y después de contraer matrimonio se traslada a Ticino, en Suiza, lugar en que concentró en la escritura del libro que nos ocupa. Divorciado de su esposa y obtenida la custodia de su hijo, pasó a residir en la isla de Gotlan en el país de su nacimiento.

Entre sus proyectos está la publicación de una nueva novela de índole parecido a la que nos ocupa en lo que divertimento se refiere.

El abuelo que saltó por la ventana y se largó está traducida a 30 idiomas y tiene vendidos sus derechos cinematográficos a una productora sueca que espera tener lista la película a finales de 2013.

La obra ha recibido los premios siguientes: Libreros de Suecia de 2010; German Prioner Price de 2011; Premio Audiobook danés de 2011 y el Escapades Prix de 2012

La tía Mame

Existen diferentes formas de criticar la realidad cotidiana. Sobre todo cuando se quiere hacer una crítica a una parte de esa sociedad, a la Alta Sociedad. Se puede hacer escribiendo pestes y diatribas contra ellos, su mal ejemplo y la absurda forma de ver y quemar su vida o bien, sin dejar de hacer esto, aplicar el humor haciendo que los que leen lo escrito pasen un buen y divertido rato sin menoscabo de que saquen las conclusiones que estimen pertinentes sobre los comportamientos a los que se alude. El cine ha hecho esto muchas veces, ahí están, entre otras muchas,  Historias de Filadelfia o Desayuno con diamantes. Precisamente Truman Capote cuando publicó Breakfast at Tiffany’s en 1958 repetía que Holly Gilithly era una mezcla de Lolita y Auntie Mame, personaje este último que da nombre a la historia que nos ocupa, La tía Mame.

El texto fue editado en 1955 y tuvo un éxito inmediato. Su autor Patrick Dennis tuvo necesidad de presentar la obra a 20 editores. Los diecinueve primeros la rechazaron. Certificaba así su intención de hacer una crítica social sobre los comportamientos de sus contemporáneos, 19 editores no olieron el bombón que les pusieron encima de su mesa y olímpicamente lo despreciaron. Dennis no era un autor conocido y ya se sabe lo tedioso que es descubrir talentos.

La historia se enmarca en el final de los años veinte del siglo pasado. El crack económico se esta cebando en la sociedad americana de entonces,  con sus trágicas consecuencias. Aquí comienza la trama contada desde la óptica que un niño, huérfano de padre y sobrino de Tia Mame. Este buen señor, el padre del niño, ha muerto jugando al golf victima de un ataque al corazón – para que luego digan que el golf es bueno como prevención para dichos ataques -. Un año antes este señor había hecho testamento dejando toda su fortuna a su único hijo. Nombraba albacea a la Trust Company de Nueva York y como cuidadora del pequeño a su querida hermana, Tía Mame. La fortuna del desdichado padre se ha salvado de la quema general provocada por el crack debido a sus cuidadas inversiones, lo que garantizaba que se su hijo podría vivir en un ambiente selecto y asistir a buenos y escogidos centros educativos, voluntad paterna que así constaba en el texto póstumo comentado.

Tía Mame vive en esa burbuja snob de la high society neoyorkina. El crack hará estragos en su riqueza, pero no en el extraordinario espíritu luchador y optimista que ella tiene. Patrick no tendrá problema alguno y sus gastos están garantizados por la eficiente Trust Company, pero Mame se tendrá que apañar por sí misma.

La obra está dividida en 11 capítulos. A través de ellos asistimos divertidos a la vida y milagros de Tía Mame. A su incorregible optimismo y sus variadas maneras de encajar en dicha sociedad de forma notable. Todo contado con humor calculado para que conservemos siempre la sonrisa y lleguemos a la hilaridad en momentos puntuales.

Ella es una señora elegante, estrafalaria, rica, culta, sensual, ingenua, caprichosa y sentimental. Toda una joya. Encantadora como tía o familiar lejano pero que de ser nuestra madre posiblemente echaríamos a correr. A través de ella no solo se critica a esa sociedad de ricos, universitarios acomodados y arribistas varios. Así mismo lo hace con algunas actitudes que pudiesen pasar por altruistas, como cuando hace el ridículo cada vez que protege a escritores mediocres, madres solteras, pijos descarriados y huérfanos gamberros. Igualmente salen mal parados los trepas sin estilo ni educación. En fin, no solo es una crítica a lo fatuo,  la mala educación y el mal gusto tienen en ella sitio preferente.

El final nos deja un buen sabor de boca. Por cierto,  hay dos alusiones a España; la primera a Don Quijote y la segunda las prostitutas de Barcelona.

Como muestra de la buena aceptación que la novela tuvo, comentar que al año siguiente de su publicación la trama se había adaptado al teatro siendo al día de hoy uno de los diez espectáculos de Broadway más vistos de la historia. También fue llevada a la gran pantalla en 1958. Interpretó al personaje Rosalind Russell y dirigió la película Morton DaCosta.

Patrick Dennis, seudónimo de Edward Everett Tanner III, fue un escritor norteamericano. Nació en Evanston, Illiniois, en Mayo de 1921 y murió en Manhattan, Nueva York, en noviembre de 1976. Su padre lo apodó Pat en honor al boxeador irlandés Pat Sweeney del que era un admirador. Cuando Edward tuvo edad para decidir prefirió que le llamasen Pat, dejando de lado su verdadero nombre de pila.

Durante la segunda guerra mundial sirvió como conductor de ambulancias en el norte de África y en Oriente Medio.

En diciembre de 1948 se casó con Louise Stickney con la que tuvo dos hijos.

Hemos de hacer constar que su vida fue muy controvertida. Pese a parecer un convencional padre de familia su realidad era distinta. Era bisexual y en los últimos años de su existencia fue un personaje muy conocido en el Greenwich Village’s gay.

Además de Tía Mame escribió un segunda entrega titulada La vuelta al mundo de la Tía Mamen y otros trabajos. En los años 70 sus historias pierden popularidad. Deja de escribir y se convierte en mayordomo, ocupación que según dice le gusta. Trabajó un tiempo para Ray Kroc, el fundador de McDonald’s. Estos trabajos las hacía bajo su verdadero nombre por lo que sus empleadores no sespechaban que aquel Tanner fuese realmente el celebre escritor Patrick Dennis.

Murió de cáncer de páncreas en Manhattan a la edad de 55 años.

Con la llegada del siglo XXI se produce un resurgimiento del interés por sus libros. Se han vuelto a editar y las universidades estadounidenses de  Yale y Boston, han incluido cursos sobre su obra.

La tía Mame

Hay muchas maneras de contar la realidad cuando queremos hacer una crítica sobre ella o sobre una parte de ella, la forma en  como se comportan los que se denominan Alta Sociedad. Se puede hacer escribiendo pestes y diatribas contra ellos y su manera de ver y quemar su vida o bien se puede aplicar el humor y, sin dejar de ponerlos verdes, hacer que los que leen lo escrito pasen un rato agradable y divertido. La reflexión, si quieren hacerla, será después y seguro que tanto o más certera que si lo que nos cuentan es un drama. El cine ha hecho esto muchas veces, recuerdo de pasada Historias de Filadelfia o Desayuno con diamantes, entre otras muchas, claro. Precisamente Truman  Capote cuando publicó Breakfast at Tiffany’s en 1958 repetía que Holly Golithiy era una mezcla de Lolita y Auntie Mame, esta última el personaje que da nombre a la historia que vamos a comentar.

El texto fue editado en 1955 y tuvo un éxito inmediato. Su autor Patrick Dennis tuvo necesidad de presentar la obra a 20 editores; no es que hiciese 20 copias, es que los 19 primeros la rechazaron. La novela comenzaba así sus críticas sociales, 19 editores no olieron el bombón que les pusieron encima de su mesa y olímpicamente lo despreciaron.

Lo que nos cuenta se enmarca en el final de los años veinte con todo el crack económico cebándose en la sociedad americana del momento. La protagonista es por supuesto Tía Mame pero quien nos narra la historia, a la vez que interviene en  ella, es un niño huérfano cuyo padre,  hermano de la tal Mame, ha muerto jugando al golf víctima de un ataque al corazón – para que luego digan que es bueno jugar al golf para protegernos de dichos ataques-. Un año antes este señor había hecho testamento  dejando toda su fortuna a  su hijo, nombrando albacea a la Trust Company de Nueva York y como cuidadora del pequeño a su querida hermana Tía Mame. Pese a la nefasta situación económica general su fortuna está a salvo debido a sus cuidadas inversiones lo que garantiza que se cumpla el resto del testamento que no es otro que su hijo viva en un ambiente selecto y asista a buenos y escogidos centros educativos.

Tía Mame vive en esa burbuja snob de la high society neoyorkina. El crack hará estragos en su riqueza, pero no en el extraordinario espíritu luchador y optimista que ella tiene. Patrick no tendrá problema alguno y sus gastos están garantizados por la eficiente Trust Company, pero Mame se tendrá que apañar por sí misma y lo conseguirá.  Pese a esa circunstancia el ambiente que se refleja es el de esa burguesía acomodada del gran Manhattan y de los colegios caros y de gran categoría.

La obra viene dividida en 11 capítulos. A través de ellos asistimos divertidos a la vida y milagros de Tía Mame, desde la creación de  disparatados negocios que se van a la ruina casi antes de empezar a su deslumbrante estreno en el teatro o el rápido pase por el mundo de las letras, sin olvidar su no menos excéntrica boda con el sureño Bean. Todo contado con humor calculado para que conservemos siempre la sonrisa y lleguemos a la hilaridad en momentos puntuales.

Tía Mame es una señora elegante, estrafalaria, rica, culta, sensual, ingenua, caprichosa y sentimental. Toda una joya. Encantadora como tía o familiar lejano pero que de ser nuestra madre posiblemente echaríamos a correr. Como antes hemos dicho la novela es una crítica severa de esa sociedad representada por los ricos norteamericanos, compañeros universitarios, arribistas, pero también a algunas actitudes que pudiesen pasar por altruistas como cuando Tía Mame hace el ridículo cada vez que protege a escritores mediocres, madres solteras, pijos descarriados y huérfanos gamberros. Igualmente salen mal parados los trepas sin estilo ni educación. En fin, la novela no solo crítica lo fatuo, lo hace y mucho a la mala educación y al mal gusto.

Seguro que alguna de las escenas narradas no se nos borrarán de la memoria. El final nos deja un  buen sabor de boca. Por cierto, hay dos alusiones a España, la primera a El Quijote y la segunda a las prostitutas de Barcelona, lo que en sí ya es un dato curioso y cómico.

Mide la popularidad de la novela el que al año siguiente de su publicación fuese adaptada al teatro siendo todavía al día de hoy uno de los diez espectáculos de Broadway más vistos de la historia.También fue llevada a la gran pantalla en 1058. Interpretó al personaje Rosalind Russell y la dirigió Morton DaCosta.

Patrick Dennis, seudónimo de Edward Everett Tanner III, fue un escritor norteamericano. Nació en Evanston, Illinois, en mayo de 1921 y murió en Manhattan, Nueva York, en noviembre de 1976. Su padre lo apodó Pat en honor al boxeador irlandés Pat Sweeney del que era un admirador. Cuando Edward tuvo edad para decidir prefirió que le llamasen Pat y no por su verdadero nombre de pila.

Durante la segunda guerra mundial sirvió como conductor de ambulancias en el norte de África y en Oriente Medio.

En Diciembre de 1948 se casó con Louise Stickney con la que tuvo dos hijos.

Hemos de hacer constar que su vida fue muy controvertida. Pese a parecer un convencional padre de familia su  realidad era distinta. Era bisexual y en los últimos años de su vida fue un personaje muy conocido en el Greenwich Village’s gay.

Ademas de Tía Mame escribió una segunda entrega titulada La vuelta al mundo de la Tía Mamen y otros trabajos. En los años 70 sus historias pierden popularidad. Deja de escribir y se convierte en mayordomo, ocupación que según dice le gusta. Trabajó un tiempo para Ray Kroc, el fundador de McDonald’s. Estos trabajos los hacía bajo su verdadero nombre por lo que sus empleadores no sospechaban que aquel Tanner fuese realmente el celebre escritor Patrick Dennis.

Murió de cáncer de páncreas en Manhattan a la edad de 55 años.

Con la llegada del siglo XXI se produce un resurgimiento en el interés por sus libros. Se han vuelto a editar y algunas universidades estadounidenses, Yale y Boston, ha incluido cursos sobre su  obra.