Arquivo do blog

Matar a un ruiseñor

No conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos

 

El 1957 Harper Lee entrega a varias editoriales americanas un manuscrito en el que narra una serie de historias inspiradas en personajes y situaciones de su infancia y juventud. El proyecto es rechazado una y otra vez, hasta que un editor le recomienda centrarse en un episodio concreto del texto en el que la protagonista, Scoutt, todavía es una niña. Durante dos años Harper reelabora por completo el escrito, que se publica en 1960 bajo o título “Matar a un ruiseñor”

A través de la mirada de la pequeña Scoutt, Harper Lee reconstruye la vida en un pueblo sureño ficticio, Maycomb a mediados de los años 30. Un pueblo racista, violento, lleno de prejuicios y profundamente marcado por la Depresión.  La novela tiene un fuerte carácter autobiográfico: Scoutt es, como la propia autora, hija de abogado y huérfana de madre ; el pueblo en el que transcurre la acción, Maycomb, está inspirado en  Monroeville (Alabama) en el que la escritora pasó  su niñez.  Dill, (Tití en la película) el niño que juega con Scoutt y su hermano Jem, no es otro que  Truman Capote,  amigo de la infancia de la escritora, y a quien de hecho acompañará muchos años más tarde a  Holcomb para investigar el asesinato que dará lugar a su obra maestra, “A sangre fría”

Dossier Matar a un ruiseñor

Dossier Matar a un ruiseñor

Descarga aquí el dossier en pdf

Matar a un ruiseñor nos devuelve a la infancia, al mundo del juego, la exploración, la aventura y el descubrimiento… y lo hace con una mirada muy respetuosa hacia los niños : son ellos los que parecen sentir la mayor repulsión ante la injusticia y reaccionen ante ella. Es además un libro hermoso y conmovedor que invita a reflexionar sobre temas tan complejos como el racismo, la intolerancia, la rigidez de las vínculos familiares y vecinales, la desconfianza ante lo diferente y fragilidad de un sistema judicial carente de garantías para la población de color. Pero por encima de todo, matar a un ruiseñor nos ha dejado a un personaje : Atticus Finch. Un abogado sureño, un padre dispuesto a educar según sus propias convicciones, un hombre íntegro que  trata de convivir en ese mundo hostil y que se ha convertido en el modelo a seguir por muchos americanos hasta la actualidad.

El libro consigue el Pulitzer en 1961 y obtiene un rotundo éxito, entre el público y la crítica. Dos años más tarde es llevado al  cine por Robert Mulligan, con una Gregory Peck excepcional en el papel de Atticus Finch, personaje que se convierte en un icono de la historia americana en su defensa de los derechos civiles de los afroamericanos. Desde su publicación la novela ha sido lectura obligatoria en muchos centros de enseñanza y es leída con entusiasmo por las nuevas generaciones de lectores

Pero la historia no acaba ahí. Tras pasar el resto de su vida alejada del mundo literario, Harper Lee decide, en 2014, publicar el manuscrito original, supuestamente extraviado desde que fuera rechazado por las editoriales. Así se publica en 2015  Ve y pon un centinela. El lanzamiento, considerado un gran acontecimiento literario, ha provocado una gran sorpresa entre lectores y críticos en Estados Unidos, no tanto por el número de ejemplares vendidos como por el nuevo aspecto del personaje de Atticus.

Advertisements

Cuatro hermanas de Jetta Carleton

En “Café con libros” continuamos inmersos en la literatura norteamericana de principios de siglo, con una obra maestra, Cuatro hermanas de Jetta Carleton.

La obra

Cuatro hermanas

 A principios de los años cincuenta, Matthew Soames, maestro en un colegio rural, y su mujer, Callie, disfrutan del final del verano en su granja de las afueras de Renfro, Misuri, en la que criaron a sus cuatro enérgicas hijas: la mayor, Jessica; Leonie, la más responsable; la indómita Mathy, que dejó sus estudios para casarse con un piloto acrobático, y la pequeña Mary Jo, que abandonó la granja muy joven para trabajar en la televisión en Nueva York.

Como cada año, tres de sus hijas acuden a visitarles durante unas semanas. El final de su estancia hace aflorar los recuerdos: las alegrías, decepciones, amores y desengaños que marcaron el paso del tiempo y que parecen haber dominado la vida de las cuatro hermanas. Sin embargo, más allá de lo ocurrido late el profundo amor que los ha mantenido unidos durante todos esos años.

La autora relata la biografía emocional de cada miembro de la familia centrando el relato en cada personaje, lo que nos permite conocer un mismo suceso desde ángulos distintos. Cuatro hermanas refleja el conflicto entre realidad y deseo, escudriñado en las motivaciones del padre Matthew y de la madre Callie, y soberbiamente prolongado en los caracteres de cuatro hijas tan distintas entre sí.

La autora

Jetta Carleton

Jetta Carleton (1913-1999) nació en Holden, Misuri. Después de pasar la infancia junto a sus hermanas mayores en la granja de sus padres, cursó estudios universitarios. Obtuvo un máster en Literatura Inglesa y ejerció como profesora durante un tiempo y poco después se mudó a la costa este de Estados Unidos para dedicarse a la publicidad. Las estancias veraniegas en casa de sus padres con sus hermanas le inspiraron su primera y única novela publicada, Cuatro hermanas (1962), que rápidamente se convirtió en un best seller.

En 1970, después de abandonar el mundo de la publicidad, montó una pequeña editorial en Santa Fe, Nuevo México, llamada The Lightning Tree, con la ayuda de Jene Lyon, su marido. A mediados de los noventa, tras enviudar, empezó a escribir una nueva novela que nunca llegó a ver publicada.

Nos vamos de vacaciones de Semana Santa cargadas de lecturas y cambiando totalmente de registro con la novela de Isaac Rosa, La mano invisible, una gran reflexión sobre la precariedad laboral.

Aprovechad estos día y sumergiros en las historias que os ofrecen vuestras Bibliotecas.

¡Felices días a todos!

A sangre fría, de Truman Capote

Soy alcohólico. Soy drogadicto. Soy homosexual. Soy un genio.

truman_capote-web

Nacido en Nueva Orleans en 1924. Su madre, recién divorciada y alcohólica, cedió al niño al cuidado de sus abuelos y más tarde al de unos primos de Monroeville, Alabama. Allí vivirá en una casa contigua a la de Nell Harper Lee, la autora de la conmovedora novela Matar a un ruiseñor, en la que retrata a Capote de niño en el personaje de Dill, un niño sabiondo y fantasioso que vive con sus tías e inventa fascinantes historias sobre un padre ausente. En ese ambiente sureño y sensual que inspiró a otros grandes escritores, como Faulkner, nuestro pequeño Truman comenzará a escribir para mitigar el duro aislamiento sufrido durante su infancia. Cuando, por fin, su madre le llamó para que su nuevo marido, Joe García Capote, cuidara de él y le diera su apellido, Truman ya sentía una necesidad imperiosa de convertirse en escritor y abrirse camino como tal.

Estudió en el Trinity School y en la St. John’s Academy de Nueva York. A los 17 años consiguió un trabajo como corrector de pruebas para la revista The New Yorker, donde no llegó a tener oportunidad de publicar sus relatos. Con 21 años abandona la revista y publica un relato, Miriam, en la revista, Mademoiselle, donde publicaban algunas de las mejores escritoras del país. Allí encontró sus primeros protectores y cosechó sus primeros éxitos, al conseguir el Premio O’Henry. La crítica lo aplaude sin reservas y lo considera un discípulo de Poe. En 1948, con 23 años, publica su primera novela, Otras voces, otros ámbitos, en la que se plantea de forma abierta el tema de la homosexualidad.

A sangre fría, de Truman Capote :  Dossier

A sangre fría

Descarga aquí el dossier en formato pdf

En los años 50 está en la cúspide. Se codea con la jet-set. Desarrolla una actividad social frenética : fiestas, viajes, amantes… Su personalidad arrolladora cautiva a la alta sociedad. Por entonces publica El arpa de hierba (1951), Se oyen las musas (1956), y la famosa Desayuno en Tiffany’s (1958), más tarde adaptada al cine por Blake Edwards, con Audrey Hepburn en el papel de Holly Golightly.

En 1959, cuando cae en sus manos un periódico con la noticia del asesinato de la familia Clutter en Holcomb, decide escribir un reportaje para mostrar el impacto del brutal crimen en una pequeña población de Kansas.

Familia Clutter. Perry Smith y

De izquierda a derecha, Familia Clutter, dick Hickock y  Perry Smith 

Para ello se desplaza al lugar en compañía de Harper Lee, y comienza a entrevistarse con los vecinos de la localidad. EL reportaje inicial da paso a una gran novela en la que Truman se involucra plenamente. Cuando Dick Hickock y Perry Smith son detenidos, su interés por conocerlos y ahondar en sus personalidades se convierte en una obsesión. El resultado será A Sangre fría, novela que inicia, o más bien consolida, el género de la novela periodística (non fiction novle) : utilizando los recursos literarios de la novela, Capote nos presenta todos los detalles que rodean el crimen: el ambiente, los vecinos, los testigos…. y los asesinos. Su relación con Perry, con el que Truman parece compartir ciertos elementos biográficos, y su preocupación, para muchos excesiva, por los autores del crimen, será duramente criticada, y le conducirá a un profundo conflicto emocional, al debatirse entre el interés por rematar la novela y el desenlace del proceso, que ineludiblemente acabará con la muerte de los convictos. A sangre fría sale a la luz en 1966. Un año más tarde será llevada al cine por Richard Brooks. Capote consigue además con esta novela reflejar la brecha entre dos Norteaméricas: el país seguro y protegido que los Clutter conocían y el país amoral y desarraigado en el que vivían los asesinos. El libro constituye uno de los grandes hitos de la literatura universal. Una gran obra que a la vez encumbró y destruyó al escritor.

El proceso creativo de A Sangre fría,  fué llevado al cine en 2005 por Bennet Millerr, con una magnífica interpretación de Philip Seymour Hoffman

Desde entonces, su vida estará unida a alcohol y drogas. Sus últimos títulos serán Música para camaleones y Plegarias atendidas.

 No me queda más que agradecer a los miembros del club la cálida acogida que me dieron en esta nueva andanada del Club del martes. Y presentar el dossier que se entregó para acompañar las sesiones dedicadas a la obra maestra de Truman Capote. Sesiones ambas que han transcurrido en un ambiente acogedor, entrañable, como ya es habitual, y en las que hubo espacio para la reflexión, el debate, y por supuesto la sonrisa. Todo ello propiciado por una lectura que a unos entusiasmó, a otros agradó o interesó, pero que en general satisfizo a todos.


Cedemos el testigo  a los lectores de los clubs, amantes de la lectura, para que hagan sus comentarios!!

La tía Mame

Existen diferentes formas de criticar la realidad cotidiana. Sobre todo cuando se quiere hacer una crítica a una parte de esa sociedad, a la Alta Sociedad. Se puede hacer escribiendo pestes y diatribas contra ellos, su mal ejemplo y la absurda forma de ver y quemar su vida o bien, sin dejar de hacer esto, aplicar el humor haciendo que los que leen lo escrito pasen un buen y divertido rato sin menoscabo de que saquen las conclusiones que estimen pertinentes sobre los comportamientos a los que se alude. El cine ha hecho esto muchas veces, ahí están, entre otras muchas,  Historias de Filadelfia o Desayuno con diamantes. Precisamente Truman Capote cuando publicó Breakfast at Tiffany’s en 1958 repetía que Holly Gilithly era una mezcla de Lolita y Auntie Mame, personaje este último que da nombre a la historia que nos ocupa, La tía Mame.

El texto fue editado en 1955 y tuvo un éxito inmediato. Su autor Patrick Dennis tuvo necesidad de presentar la obra a 20 editores. Los diecinueve primeros la rechazaron. Certificaba así su intención de hacer una crítica social sobre los comportamientos de sus contemporáneos, 19 editores no olieron el bombón que les pusieron encima de su mesa y olímpicamente lo despreciaron. Dennis no era un autor conocido y ya se sabe lo tedioso que es descubrir talentos.

La historia se enmarca en el final de los años veinte del siglo pasado. El crack económico se esta cebando en la sociedad americana de entonces,  con sus trágicas consecuencias. Aquí comienza la trama contada desde la óptica que un niño, huérfano de padre y sobrino de Tia Mame. Este buen señor, el padre del niño, ha muerto jugando al golf victima de un ataque al corazón – para que luego digan que el golf es bueno como prevención para dichos ataques -. Un año antes este señor había hecho testamento dejando toda su fortuna a su único hijo. Nombraba albacea a la Trust Company de Nueva York y como cuidadora del pequeño a su querida hermana, Tía Mame. La fortuna del desdichado padre se ha salvado de la quema general provocada por el crack debido a sus cuidadas inversiones, lo que garantizaba que se su hijo podría vivir en un ambiente selecto y asistir a buenos y escogidos centros educativos, voluntad paterna que así constaba en el texto póstumo comentado.

Tía Mame vive en esa burbuja snob de la high society neoyorkina. El crack hará estragos en su riqueza, pero no en el extraordinario espíritu luchador y optimista que ella tiene. Patrick no tendrá problema alguno y sus gastos están garantizados por la eficiente Trust Company, pero Mame se tendrá que apañar por sí misma.

La obra está dividida en 11 capítulos. A través de ellos asistimos divertidos a la vida y milagros de Tía Mame. A su incorregible optimismo y sus variadas maneras de encajar en dicha sociedad de forma notable. Todo contado con humor calculado para que conservemos siempre la sonrisa y lleguemos a la hilaridad en momentos puntuales.

Ella es una señora elegante, estrafalaria, rica, culta, sensual, ingenua, caprichosa y sentimental. Toda una joya. Encantadora como tía o familiar lejano pero que de ser nuestra madre posiblemente echaríamos a correr. A través de ella no solo se critica a esa sociedad de ricos, universitarios acomodados y arribistas varios. Así mismo lo hace con algunas actitudes que pudiesen pasar por altruistas, como cuando hace el ridículo cada vez que protege a escritores mediocres, madres solteras, pijos descarriados y huérfanos gamberros. Igualmente salen mal parados los trepas sin estilo ni educación. En fin, no solo es una crítica a lo fatuo,  la mala educación y el mal gusto tienen en ella sitio preferente.

El final nos deja un buen sabor de boca. Por cierto,  hay dos alusiones a España; la primera a Don Quijote y la segunda las prostitutas de Barcelona.

Como muestra de la buena aceptación que la novela tuvo, comentar que al año siguiente de su publicación la trama se había adaptado al teatro siendo al día de hoy uno de los diez espectáculos de Broadway más vistos de la historia. También fue llevada a la gran pantalla en 1958. Interpretó al personaje Rosalind Russell y dirigió la película Morton DaCosta.

Patrick Dennis, seudónimo de Edward Everett Tanner III, fue un escritor norteamericano. Nació en Evanston, Illiniois, en Mayo de 1921 y murió en Manhattan, Nueva York, en noviembre de 1976. Su padre lo apodó Pat en honor al boxeador irlandés Pat Sweeney del que era un admirador. Cuando Edward tuvo edad para decidir prefirió que le llamasen Pat, dejando de lado su verdadero nombre de pila.

Durante la segunda guerra mundial sirvió como conductor de ambulancias en el norte de África y en Oriente Medio.

En diciembre de 1948 se casó con Louise Stickney con la que tuvo dos hijos.

Hemos de hacer constar que su vida fue muy controvertida. Pese a parecer un convencional padre de familia su realidad era distinta. Era bisexual y en los últimos años de su existencia fue un personaje muy conocido en el Greenwich Village’s gay.

Además de Tía Mame escribió un segunda entrega titulada La vuelta al mundo de la Tía Mamen y otros trabajos. En los años 70 sus historias pierden popularidad. Deja de escribir y se convierte en mayordomo, ocupación que según dice le gusta. Trabajó un tiempo para Ray Kroc, el fundador de McDonald’s. Estos trabajos las hacía bajo su verdadero nombre por lo que sus empleadores no sespechaban que aquel Tanner fuese realmente el celebre escritor Patrick Dennis.

Murió de cáncer de páncreas en Manhattan a la edad de 55 años.

Con la llegada del siglo XXI se produce un resurgimiento del interés por sus libros. Se han vuelto a editar y las universidades estadounidenses de  Yale y Boston, han incluido cursos sobre su obra.

84, Charing Cross Road

Primeiro, hai que diferenciar entre o que sería literatura epistolar -algo con vontade literaria, un único autor que asume dous papeis, unha ficción ou unha realidade ficcionada- e logo o conxunto de cartas con valor literario.

Despois, se a este valor literario se lle engade o valor bibliófilo, ese retrato da paixón polos libros, pola súa beleza, o afán de posuilos, de disfrutar do seu interior tanto como da súa apariencia…Engadimos, ademais, o compoñente histórico, ou como entre as liñas da correspondencia axuntada se pode ver ao trasluz unha época, unha sucesión de esceas vitais, de seres latexantes, que están a vivir en directo un momento e un lugar…

Xuntándoo todo temos o valor específico e crucial dunha obra como 84, Charing Cross Road.

O nome desta rúa de Londres lévanos a un punto determinado, as librarías ateigadas de volumes novos e de vello, de preciosas edicións rescatadas de riquísimas bibliotecas esfareladas pola cobiza, pola ignorancia ou pola morte e, de como o amor polos libros da autora, Helene Hanff (Filadelfia, 1916) é o punto de partida para este libro tan especial.

Desexosa de conquerir novas lecturas, Helenne Hanff ponse en contacto cos libreiros de Marks & Co, a libraría situada no número 84 da Rúa Charing Cross. Frank Doel, o empregada que se encargará de servirlle con pulcritude cada un dos seus pedidos, Frank Doel, será o seu compañeiro neste entrecruzamento epistolar no que trasluce a obsesión polos libros, por escribir, por posuir a esencia das máis diferentes obras literarias e, ao mesmo tempo, a correspondencia humana na que aboia a necesidade, a separación de dous mundos en postguerra.

As voces que van xurdindo como un corifeo arredor das figuras de Helene e Frank dan relevo e veracidade á historia, polo que se humaniza até o extremo de estenderse no tempo durante 20 anos de axuda, de comprensión mutua de dous mundos afastados máis que físicamente, no que a contención do tratamento mercantil das primeiras cartas dá paso á amizade e a familiaridade adquirida a base do humor beningno e a solidaridade de Hanff, así como a profesionalidade e o gusto polos libros da Doel.

Un libro para disfrutar se sabemos ler entre liñas, ir máis aló do texto e preguntármonos o que hai detrás de cada personaxe, deixando de sentírmonos como miróns para sentirnos espectadores dunha partida de xadrez en moitas ocasións, dun pulso intelectual noutras e dun diálogo esperanzador, humano, sempre.

Isabel Coixet levou ao teatro a historia de Helene e Frank, mentres que no cine os seus papeis foron interpretados por Anne Bancroft e Anthony Hopkins.

Hoy recomendamos: “Ethan Frome”, de Edith Wharton.

Aunque el libro nos habla sobre una historia de amor, no es una novela romántica al uso ni mucho menos, es trágica, dura, y con un final inesperado que te sobrecoge. La autora da saltos en el tiempo para revelarnos los detalles del accidente padecido años atrás por el protagonista, Ethan Frome, y conocer así el sufrimiento que ha tenido que soportar durante toda su vida. Este libro me atrapó enseguida y no pude parar de leerlo hasta conocer el desenlace, que para mí fue dramático, turbador e incluso diría que espeluznante.

“Ethan la miró con aversión. Ya no era la criatura lánguida que había vivido a su lado en un estado de hosco ensimismamiento; era una presencia misteriosa y extraña, una fuerza maligna segregada en los largos años de silencioso cavilar. La sensación de la propia impotencia intensificaba su odio. Ella nunca había tenido nada que le interesara, pero a Ethan no le había importado mientras pudo ignorar y controlar. Ahora, ella le dominaba y él la aborrecía.”

Libertad

La mayoría de la crítica especializada no duda en calificar libro de Jonathan Frazen como una obra maestra de la moderna narrativa norteamericana. Es su primera  novela post 11-S lo que sin duda influye en la historia que relata.

Para contárnosla  se vale de los Berglund, una familia de clase media ubicada en el Medio Oeste. De ellos conoceremos todo, quienes eran sus progenitores, como fue su adolescencia, estudios amistades, sueños, amores, desengaños, todo.  A través de su desarrollo de la trama  vamos asistiendo a un proceso en que el concepto americano de “Libertad” va descendiendo desde el nivel deseado al realmente posible.

Los principales protagonistas de la familia en cuestión son Patty y Walther. La unión que forman no coincide exactamente con el prototipo americano. Sí obedecían a este símil las de sus progenitores, más acomodados e influyentes los de ella y de clase más baja y problemáticos los de Walther; pero en ambos casos dentro de los cánones de “familia” que la sociedad americana tiene establecidos. Ellos forman parte de una nueva clase compuesta por familias florecientes, urbanas, pioneras en la recuperación de barrios degradados, activas en las relaciones con la comunidad y vecindad.

Describe a Patty como la madre y esposa modélica. Buena vecina, dispuesta a ayudar en lo que se le demande. Walther es un buen complemento, abogado de profesión está volcado en el ecologismo lo que hace que utilice la bicicleta como medio de transporte. Es una persona tranquila que no busca conflictos ni los provoca. Ambos aportan su grano de arena en la consecución de un mundo mejor.

Tienen dos hijos, Joey y Jessica. El primero es el preferido de su madre. Es un niño inteligente, testarudo y con unas ideas muy particulares sobre el puesto que ocupa en la familia dada su condición de menor. Jessica es más juiciosa pero también planteará problemas de independencia.

El nuevo milenio romperá la arcadia en la que los Berglund estaban instalados. La casi perfecta unión de Patty y Walther se verá alterada por diferentes motivos, la actitud de los hijos, el protagonismo que en la relación de ambos toma la figura del mejor amigo de Wralther, Richard Katz, músico afterpunk de profesión. Un vivalavida en toda regla que a la amistad comentada suma su amor frustrado por Patty.

Ésta abandonará su activismo comunitario y se transformará en una mujer ensimismada en la búsqueda de su propia felicidad. Walther también verá tambalearse los principios en los que hasta entonces había asentado su vida y  aceptará proyectos que bajo el paraguas del ecologismo buscan un beneficio concreto. Incluso sentimentalmente se verá afectado. Joey y Jessica parecen haber encontrado su sitio vital  sin tener que depender de ellos. Y todo esto pasa en una  sociedad convulsionada por los sucesos del 11-S y las consecuencias que para la colectividad estadounidense y mundial tuvo.

Todos tendrán que revisar lo que hasta ese momento han hecho. Frazen lo cuenta con una efectiva combinación de humor y tragedia. Nos hace ver que actuar libremente tiene tentaciones y obligaciones. Esa libertad nos da la facultad de equivocarse , rectificar y volverse a equivocar. Nos va configurando y adaptándonos a nuestro entorno sin más cortapisas que aquellas relacionadas con la ética, la familia y nuestra propia conciencia y teniendo siempre presente donde empieza la libertad del resto de los componentes de la sociedad en la que vivimos que es lo que señala el límite de la propia.

El mérito de Libertad es el presentarnos la vida íntima de los personajes a todos los niveles, exponiendo las razones que les llevaron a actuar de la forma que lo hicieron y dejando a nuestro criterio aprobarlas o no. La narración efectuada por la autobiógrafa (Patty) es intimista pero no obsesiva. Su lectura es agradable y no exige un gran esfuerzo, es más, sin darnos cuenta nos enganchamos al relato y lamentamos tener que dejarlo.

En el texto se hacen numerosas alusiones a Tolstoi y a su Guerra y Paz. En esa novela se espera que los personajes actúen de acuerdo a su condición social. En la que nos ocupa los  personajes se sienten libres para hacer lo que consideren oportuno sin ceñirse a dicha condición, esto  los enriquece al tiempo que los hace más vulnerables.

El  relato describe la forma en que se desarrollan las relaciones sociales y políticas en USA. Frazen es crítico con todos.  La clase política en general aparece como simples comparsas en una representación bien ensayada y ejecutada; la guerra de Irak como la mayor estupidez en lo que va de siglo XXI;  la corrupción campando a sus anchas en este magma y la conciencia ecológica como el mayor timo de la actualidad.  Nadie queda al margen y malamente se sostienen.

Jonathan Frazen es un escritor americano que saltó a la fama en el año 2001 con su novela Las correcciones, ganadora del National Book Award.

Nació en Chicago, Illinois, el 17 de Agosto de 1959 , pero se crió en Webster Groves un barrio de San Luis en Misuri. Estudió en Swarthmore College, famosa institución educativa fundada en 1864 por los cuáqueros a unos 18 kilómetros al sudoeste de Filadelfia y también en Alemania gracias a una beca Fulbright. Actualmente vive en el Upper East Side  en Manhattan, New York y escribe para la revista The New Yorkeer. Habla con fluidez el alemán.

La ciudad veintisiete fue su primera novela. Apareció en 1988 y tuvo una buena crítica. Cuatro años más tarde publicó Movimiento fuerte sobre una familia disfuncional.

Para que le llegará la autentica fama tuvo que esperar 8 años. En 2001 vio la luz la monumental  obra Las correcciones. Cuatro años después se editó su cuarta novela, Freedom (Libertad), calificada de obra maestra por el Sunday Book Review del New York Times. En una entrevista a The Guardian manifestó “que Estados Unidos es casi un país granuja”.

Tiene concedidos diversos premios  siendo el más importante el otorgado por la National Book Award a Las correcciones, su obra más premiada y admirada hasta la fecha. Con ella fue finalista al Premio Pulitzer en el año 2002.

Cuando publicó Freedom (Libertad) la revista Time el 31.08.2010 le dedicó su portada. (Hacía 10 años que dicha revista no sacaba en su portada a un escritor estadounidense).

Mentres agonizo

Estabamos avisados de que este era un libro esixente, que practicamente todas as novelas de Faulkner tratan de facer un pacto co lector; se chegas pacientemente á derradeira páxina a recompensa será incalculable, e parte dos lectores resisten a dureza dos ambientes, a crueza dos personaxes, a tosquedade dos tipos, o seco arredor, para chegar a esa captura mística que é un final faulkneriano. Como agardar durante días que unha flor se abra para un único segundo, un labor de saber agardar.

Mentres agonizo é, na súa lectura, un mentres descubro, un mentres acompaño á defunta nai da familia Bundren, dentro dunha caixa feita polas mans do fillo maior e na busca da promesa feita: soterrarse na súa cidade natal, a días de viaxe en carro, en peregrinaxe familiar.

A promesa do esposo convértese nunha sorte de viaxe iniciático de cada un dos membros da familia, na que a propia voz da defunta vai sobresaíndo para xulgar as actitudes dos seres queridos e tamén expiar unha culpa lonxana. Cada un dos fillos que, como unha estadea acompañando o cadaleito, agocha embaixo da promesa á nai morta, un dobre propósito que os anima egoístamente a avanzar, a pesar dos obstáculos de  dez días de viaxe tras dun temporal, ríos que desbordaron o cauce, hospitalidade hipócrita, os avutres seguindo a comitiva, dores físicas e morais.

A conciencia da finada Addie Bundren acouga, mais cada un dos membros da súa familia ten algo que soterrar no escuro do seu cavorco e unha gralla moral que expiar durante o sinistro viacrucis.