Category Archives: Novela social e política

DOS CIUDADES

Vamos a iniciar las actividades del Club de lectura Forum mañás con dos libros, el ya comentado en este Blog, Las hijas de Hanna y este Dos ciudades.

————————————————————————————————————————————————

Si los hombres se dividen en sedentarios, emigrantes y los que no tienen hogar, probablemente yo formo parte de esta última categoría, si bien la concibo de un modo archimaterial, sin una sombra siquiera de sentimentalismo o autocompasión.

Divide su libro en tres partes: Dos ciudades; Archivos abiertos y El nuevo pequeño Larouse

Adam Zagajewski autor de este libro, es esa persona que no se siente de ninguna parte. Y esto ocurre por dos principales motivos, haber nacido el año que finalizó la segunda guerra mundial y haberlo hecho en una ciudad Lvov de la que partió con su familia hacía Gliwice cuando solo contaba cuatro meses de edad. Estas dos circunstancias marcarían de forma difinitiva su desarrollo intelectual.

No voy a ser prolijo en comentarios sobre el motivo por los que la población polaca de Lvov, ciudad por ellos mitificada desde ese momento, hubo de traladarse a la “horrenda” urbe de Gliwice. Los habitantes de la primera no aceptaron el haber sido deportados y haber perdido su estatus, aunque este fuese de poca importancia. Ellos eran una élite y en este nuevo enclave decidieron seguir siéndolo. Ellos venían de un paraiso de cultura y belleza y la nueva ciudad era un antro de personas simples e incultas que no sabían apreciar lo hermoso que la vida ofrece, literatura, música, pintura, parques, espacios idílicos. Aquí, en la minera e industrial ciudad de Gliwice todo era feo, calles, plazas, urbanismo en general y sus afueras solo eran un conjunto de escombreras de las minas que rodeaban este lugar. El relato de como aquellos ciudadanos de Lvov seguían tratándose como si continuasen ejerciendo sus antiguas actividades es una de las sorpresas que  esconde la lectura de la  historia. Nos cuenta como paseaban por las calles de su nueva ciudad pero en su fuero interno veían aquellas que habían sido obligados a dejar. Será algo que se vaya perdiendo según las personas que así  lo sienten  vayan desapareciendo por el orden natural de la vida, pero en el interín seguirán viviendo una enteléquia que les ayudara a soportar su existencia real.

Nuestro autor no está en esta circunstancia, solo tenía cuatro meses cuando abandonó Lvov. Pero su entorno influirá en su forma de ver las cosas. Al tiempo él verá la ciudad en la que vive de forma distinta, tal como es, con sus aciertos y errores, sus zonas bella y feas. Igualmente se relacionará con su gente y poco a poco sacará sus propias conclusiones. Y son estas las que le llevan a escribir el texto que tenemos entre manos.

Nos encontramos en una Polonia gobernada por una dictadura, una dictadura comunista. Una forma de vida que todo lo regula, que no deja espacio a la disidencia ni a la creatividad si esta no está previamente autorizada. En ese sentido  todas las dictaduras son similares, sean de izquierdas o de derechas. El Estado es el alma global, es quien dicta la conducta de la gente y salirse del guión establecido está no solo prohibido, también castigado y en ocasiones muy duramente; carcel e incluso pena de muerte.

Leyendo este libro he pensado en las personas de mi generación, los que hemos nacido en la decada de los años 40 en esta España nuestra. Como le pasó al autor solo conocimos una forma de gobierno y sociedad durante treinta y cinco años. Nuestra evolución no puedo haber dejado fuera esta circunstancia y muchas de las reflexiones que en el libro se exponen no nos son ajenas.

Nos cuenta como fue su infancia, la importancia de la religión en la vida de la comunidad, religión que el régimen permitía y estoy seguro, fomentaba. Era una manera más de tener dominados los impulsos colectivos. Él mismo se hizo monaguillo si bien apunta –Los monaguillos eran nihilistas. Les importaba un bledo la fe y la metafísica, no les interesaba ni Jesucristo ni Judas. Lo único que contaba era el manejo diestro del pebetero y de la batería de campanillas, la ejecución impecable de la coreografía y la capacidad de adoptar un semblante serio y recogido en cuanto el séquito encabezado por el cura abandonase la jubilosa sacristía-. Igualmente comenta como fue su estancia en la escuela, los discos de música clasica, de su afición por el jazz, de su despertar creativo, –poco a poco empecé a darme cuenta del precio que hay que pagar por los breves momentos de iluminación: duda, tinieblas y desespero-. De su afición por el fútbol. De las cosas que van sucediendo y que configuraron su personalidad.

En Archivos abiertos,  narra sus  reflexiones una vez caido el muro de Berlín y superadas también las dictaduras basadas en la filosofía marxista. Nos cuenta cosas verdaderamente increibles. Aquellos que colaboraron de manera directa en el mantenimiento de aquel régimen resulta que en muchas ocasiones justifican esta colaboración  como una manera de perservar su entorno, similar a lo que un artista hace para inmortalizarlo; era una manera de evitar que los inconformes destruyesen aquello que era en sí mismo bello, aquella idea dictatorial que gobernaba de forma tan extraordinaria la vida colectiva. No solo no muestran arrepentimiento por esta manera de hacer, se autojustifican y quieren hacernos ver que su labor fue fundamental en la conservación de lo que en el mundo es realmente importante.

Por lo que cuenta él mismo sufrió en su carne la represión. Liberado abandona su nación y da conferencias y clases magistrales en otros lugares, París es uno de ellos. Relata sus experiencias en este tipo de actos. La extrañeza que le produce ser él el centro de atención.

En un momento dado y sobre lo que muchos sugieren que es que escriba sus memorias, reflexiona sobre ello y llega a la conclusión que en muchos casos esto no es posible. No es posible dado que habría que contar hechos deleznables a los que nos vemos obligados para lograr sobrevivir en un ambiente opresor y mísero. No no es factible relatar mendacidades,  actos crueles e ignominiosos que hemos tenido que comerter para poder llegar a este momento.

Su lectura nos va descubriendo un mundo interior extraordinario. Es un libro para leer y releer, eso que hacerlo no es sencillo ya que requiere una constante atención y no saltarnos una sola línea. Su prosa es cuidada y rica y no deja indiferente en momento alguno.

Adam Zagajewski nació en Lwów, actualmente en Ucrania, el 21 de Junio de 1945. Es poeta, novelista y ensayista polaco. Es un miembro conocido de la Generación del 68 en su país y uno de los más famosos poetas contemporáneos del mismo.

Su familia fue expulsada por los ucranianos y se intaló en 1946 en Gliwice (Silesia), donde hizo sus estudios secundarios.

Se escribió después en la Universidad Jaguelónica de Cracovia, donde llevó a cabo estudios superiores de psicología y de filosofía. Más tarde enseñó filosofía en la Universidad de Ciencia y Tecnología. Es entonces cuando se liga al movimiento poético de la Nowa fala (Nueva ola) en la ciudad y perteneció a su grupo literario polaco Teraz (Ahora) dando a conocer sus primero poemas.

Además de su actividad poética difundía sus ideas en la revista clandestina Zapis, uno de los principales medios de la oposición democrática polaca. Esta Generación del 68 tenía como objetivo “alzarse contra las falsificaciones de la realidad y la apropiación del lenguaje por parte de la ideología y la propaganda comunista”. Crea varias revista y ejece como traductor.

Difundida la Carta de los 59 en 1975 tras los acuerdos de Helsinki, se unio en 1976 al Comité de Defensa de los obreros y las autoridades comunistas prohibieron la publicación de sus obras. Marchó entonces a enseñar en la Universidad de Houston. (EEUU).

Desde 1982 se estableció en París, según él más por motivos sentimentales que políticos. Residió un Berlín y en los Estados Unidos. Regresó a Carcovia en 2002 junto a su mujer, Maja Wodecka. Todos los años enseña como profesor invitado en la Universidad de Chicago.

Resulta injusto hablar de Zagajewski solo como un poeta político contrario al régimen dictatorial y, por ello, ideológicamente atractivo para un territorio democrático. Su escritura es de calidad reconocida; y aunque participara en movimientos a favor de las libertades en su país, él mismo dejó claro en el exilio que su personalidad era más bien la de un disidente de los disidentes y que había descubierto que ” la poesía está en otra parte, más allá de las inmediatas luchas partidistas, e incluso más allá de la rebelión -incluso la más justificada- contra la tiranía”. Ahora bien, la posición decidida por la libertad y la búsqueda de la belleza que el poeta polaco ha mantenido encuentra un testimonio fiel en sus textos y poemas, de gran hondura humana y fina sensibilidad estética.

Ha sido traducido a diversos idiomas y tiene en su haber importantes premios. Entre ellos el Princesa de Asturias de las Letras, otorgado en este año 2017. Con este motivo declaró en El Mundo que hay una cultura común europea: “Vengo a España y nada me parece ajeno”. Sobre sus primeras lecturas de autores españoles señaló “una versión del Quijote para niños. Después dediqué mucho tiempo a los libros sobre la Guerra Civil. Y a Antonio Machado, mi preferido”

 

Advertisements

LAS HIJAS DE HANNA

Los pecados de los padres repercuten en los hijos hasta la tercera y cuarta generación. Esto tuvimos que aprenderlo nosotros, los que íbamos al colegio cuando todavía se estudiaba allí la Biblia.

Tengo que confesar que me costó entrar en la trama de la novela.  Quizás debido a como la historia está estructurada. Al final lo conseguí y he de reconocer que en ese momento no solo valoré el mérito de la autora en la escritura de esta historia, también que el argumento de la misma es probable que afecte a muchos de nosotros, gente criada en una época que de alguna manera rompió con su pasado, con sus origenes. Gente urbanita que desconoce como eran y vivían sus antepasados; agricultores, campesinos, pescadores, que un día emigraron de sus lares para instalarse en arrabales de ciudades en desarrollo, que tuvieron que abandonar constumbres ancestrasles y acomodarse a nuevas formas de vida y relación que poco o nada tenían que ver con sus personales historias.

Anna, un buen día, en una fría habitación de hospital, junto a su moribunda madre, descubre de pronto lo poco que conoce de ella. De quien fue antes de su maternidad, de quienes fueron su ancestros más próximos. Es el momento en que decide averiguar como llegó hasta donde ahora está, esas lagunas que nadie se preocupó de llenar o que ellas misma despreció saber en aras a ese despectivo modo de entender las historias familiares como manías o cuentos de viejos y nostalgias venidas a nada. Pero sí, antes de ella hubo otras mujeres muy próximas que hicieron posible su existencia, Hanna y Johanna, su abuela y su madre. Las circunstancias por las que pasaron  influyeron en su actual momento y dejaron marca en su personalidad.   Perder ese conocimiento es perder parte de su ser, perder aquello que puede hacer que comprendamos como somos, como actuamos y porque esto o aquello nos parece mejor o peor. Perder  algo que ha influido de alguna manera en nuestro actual Yo.

Y emprendemos un viaje en el tiempo que nos lleva a los años finales del siglo XIX. A una Suecia que dominaba de alguna forma a la actual Noruega. Nos descubre como era por aquellas fechas la vida en ese reino, de forma concreta la vida campesina. Descubrimos que no era una vida fácil; para nada. Al revés, era complicada, pobre. La gente normal pasaba hambre, los niños morían de enfermedades motivadas por la miseria, había violencia, física y de clase.

Descubrimos a Hanna, la abuela; su violación y su condición de madre soltera, el estigma que tal situación conlleva; era una puta. Como sale de este oprobio  mediante su boda con un hombre mayor que ella que no tiene en cuenta ese sambenito y sí su valía como mujer y ama de casa. Pero no es fácil. Hay violencia doméstica. Ella, Hanna, sabrá superponerse a todo esto y vivirá para ver como su hija Johanna emprende un nuevo camino, lejos ya de una existencia campesina, en una ciudad, casada y de algún modo respetada. Como tendrá una hija que es la que indaga todo lo que se cuenta, Anna.

Durante todo ese tiempo se habla de la evolución del estado sueco, su separación de Noruega, es peligro de guerra entre ambas naciones. La properidad de una y el lento despegar de la otra. Como la primera y segunda guerra mundial influyen en la evolución de estas sociedades. No, no fue un camino de rosas, hambrunas, enfermedades, emigración, son parte importante en la historia que se cuenta y que nos pone de relieve que nada surge de manera expontanea. La prosperidad de esos dos pueblos no estuvo exenta de peligros y si lo lograron fue a base de compromiso y soliraridad.

Es una historia de mujeres. ¡Y que mujeres!, Hanna, Johanna y Anna. Tres generaciones de mujeres escandinavas, cada una esclava de la época que les toca vivir, cada una tan diferente a la anterior y a la siguiente. Ellas supieron acomodarse y luchar en su época para dejar algo nuevo a su descendencia y de verdad lo consiguieron.

Está bien escrita y pese a lo que al principio menciono sobre la manera de estructurar la historia y que en ocasiones parece no engancharnos, al final encontramos la narración muy coherente y el regusto que deja es agradable.

Marianne Fredriksson fue una de las más conocidas y traducidas escritoras suecas. Nació en 1927 en Gotemburdo y murió en 2007.  También fue periodista, publicando sus artículos en varios de los medios más importantes de su país.

Su novela más conocida es la que tenemos entre manos. Fue publicada en 1997 y traducida a más de cuarenta idiomas, aunque escribió otras doce obras más, inclyendo ficcón y ensayos. Ha vendido más de diecisiete millones de copias de sus libros en todo el mundo.

 

 

Simplemente sé tú mismo: George

“Para ti, que tantas veces te sentiste diferente”

(dedicatoria de Alex Gino no comezo do libro)

 

 

 

 

Qué se pode esperar da vida cando percibes que os demais te ven dun xeito completamente distinto a o que ti es e te sentes? Pois algo así pensa a protagonista da segunda lectura de ElClú 2017. George é unha nena atrapada no corpo dun neno. Unha nena moi sensible, que sofre bullying na escola por non pertencer ao estereotipo do que os demais consideran ‘normal’. Pero sobre todo é unha persoa que cre que nunca poderá dicirlle ao mundo que en realidade é unha nena.

“—Soy gilipollas —dijo Kelly—. No eres una niña.

—¿Y qué si lo soy?

Kelly retrocedió sorprendida.

—¿Qué? Es ridículo. Eres un niño. Bueno… —Señaló vagamente por debajo de la cintura de George—. Tienes «eso», ¿no?

—Sí, pero… George se quedó sin palabras y miró al suelo. Dio una patada a una piedra, que fue a parar a una mata de hierba. No se sentía un niño.”

Todo comezará a cambiar grazas á axuda da súa mellor amiga Kelly, e dun pequeno arácnido chamado Carlota ¿sóavos de algo? Si, estamos a falar da protagonista da obra do Premio Pulitzer, E. B. White  ‘A telaraña de Carlota’.

Alex Gino

Georges é a primeira e única novela publicada de Alex Gino, escritor involucrado no activismo transxénero desde fai máis de vinte anos. Como el mesmo di nunha entrevista comezou  a escribir George en 2003, pero tivo que esperar ata dez anos para descubrir que existía certo interese social necesario na temática LGBT+ para publicalo. Nestes intres está a traballar nunha segunda novela que de seguro nos conquistará novamente.

 

Aproveitamos a lectura deste libro para coñecer un novo servizo da nosa cidade, ‘Espazo Diverso’ (Espazo Municipal das Diversidades Sexuais e Identidades de Xénero). Nunha primeira toma de contacto fomos nós ao seu local, e recibiunos Pablo Andrade.

Explicounos que este servizo municipal está dirixido a todas as persoas que precisan información e asesoramento sobre saude afectivo-sexual, e ofrecen tamén recursos á poboación lesbiana, gai, transexual, bisexual, queer e intersexual (LGTBQI) da cidade. Están a facer distintas actividades como talleres, grupos de apoio LGTBQI, ou vídeo forum sobre esta mesma temática.

Ademais, e como exemplo dos videoforum que organizan visionamos a curta da realizadora galega Peque Varela ‘1977’

Nunha segunda sesión foi Marisol Insua a que veu á nosa Biblioteca a impartir unha Charla-Obradoiro sobre diversidade e saúde afectivo-sexual. Unha pena que coincidira en plena época de exames, pois a rapazada que asistiu quedou encantada có debate, e, por suposto con Marisol.

 

E ata aquí o que deu de si a nosa lectura de ‘George’. Lembrade que podedes atopalo nas nosas Bibliotecas, e para facervos a boca auga, dúas das nosas clubeiras, Mariña e Celia, van animarvos á súa lectura:

 

Ademais, recordarvos que nas Bibliotecas Municipais unímonos á campaña municipal “Vive a túa Cor. Sexualidades Diversas, Identidades Libres” co obxectivo de reivindicar os dereitos e visibilizar ao colectivo LGTBQI. De que xeito? pois….

 

Isto é todo de momento. Vémonos en ElClú. E como dirían Georges e Kelly: “Un, dos, tres, CAñaaaaa!

 

Una suerte pequeña, Claudia Piñeiro

Leer a Claudia Piñeiro siempre soprende y cautiva. La dama argentina de novelas policíacas, nos acerca a una realidad social muy dura, donde la muerte y la presión social son dos de sus constantes en su obra. Por ello escogimos en “Café con libros” esta pequeña joya que no deja indiferente a nadie, porque como a la protagonista de esta historia, en un segundo nuestra suerte puede cambiar …

Algún día va a pasar, no el recuerdo, ni siquiera la pena, eso siempre queda, pero dolerá menos.

Una suerte pequeña es una obra intimista escrita en primera persona que como poderoso thriller familiar, traza un retrato psicológico y social de los personajes que en él habitan. En este novela Claudia Piñeiro recurre a  sus propias marcas la reflexión, el análisis, la intriga y su perturbadora prosa.

Tras dos décadas fuera, una mujer vuelve a la Argentina, de donde partió escapando de una desgracia, pues no pudo afrontar de otra manera su sentimiento de culpa y la condena social de un entorno de pueblo acostumbrado a juzgar a las personas.

Pero la que regresa es otra: no luce igual, su voz es diferente, ni siquiera lleva el mismo nombre. ¿La reconocerán? Mary Lohan, Marilé Lauría o María Elena Pujol -la que es, la que fue, la que había sido alguna vez- vuelve al suburbio de Buenos Aires donde formó una familia y vivió hasta que decidió huir. Tras ocultarse en Boston como una profesora de inglés para extranjeros, aún no termina de entender por qué aceptó regresar al pasado que se había propuesto olvidar para siempre.

Pero a medida que lo comprenda, entre encuentros esperados y revelaciones inesperadas, entenderá también que a veces la vida no es ni destino ni casualidad: tal vez su vuelta no sea otra cosa que una suerte pequeña… la de reencontrarse con aquellos que formaron parte de su drama personal para enderezar el futuro.

Su dolor, un dolor que intuyo pero no conozco, me pesa aún hoy más que el mío. El mío aparece pero está encallecido; solo cuando pienso en el dolor de él, recuerdo el que yo sentía.

Una novela emocionante sobre el abandono y el amor, que saca a la luz el dolor, el miedo, el desgarro y la soledad de su protagonista, al tiempo que deja entrever los prejuicios, la falta de empatía, el odio, el rencor –el terrible daño que estos factores pueden llegar a infringir a una persona– de un puñado de personajes que, sin embargo, transitan por los rincones más luminosos y amables de la sociedad. Este es el relato descarnado de unas vidas truncadas por la fatalidad y el horror, que parecen preguntar al lector si creen que es posible olvidar el pasado, enterrarlo definitivamente en algún lugar de la memoria para que duela menos. Aun así, como pasa con el ser humano incapaz de renunciar, siempre queda un hueco para la esperanza y para esa irremediable necesidad que tenemos todos de seguir viviendo.

Usted no es una mujer rota, como la de Simon de Beauvoir, usted es una mujer dañada… Un daño se puede reparar, zurcir, se puede ayudar a cicatrizar la herida. Lo roto es difícil de reparar… en cambio lo dañado tiene una reparación posible. Una esperanza…

La autora

Claudia Piñeiro nació en Buenos Aires en 1960. Es escritora, dramaturga, guionista y colaboradora de distintos medios gráficos. Ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, teatral y periodística.

Es autora de las novelas: Las viudas de los jueves, que recibió el Premio Clarín de Novela 2005 (jurado integrado por José Saramago, Rosa Montero y Eduardo Belgrano Rawson). Tuya 2008, finalista en el Premio Planeta. Elena sabe, Premio LiBeraturpreis 2010. Las grietas de Jara, Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010. Betibú 2011 y Un comunista en calzoncillos 2013. Su obra es una de las más traducidas dentro de la literatura argentina, y es recibida en otras lenguas con igual éxito de crítica y lectores.

Ha publicado también relatos para niños y obras de teatro. Y ya han sido llevadas al cine sus novelas Las viudas de los jueves, Betibú, Tuya y Las grietas de Jara, con gran éxito internacional.

Antonio D’Orrico dice de ella, “Hitchcock es una mujer que vive en Buenos Aires”.

Obras de la autora en las Bibliotecas Municipales da Coruña:

 

Y para celebrar “O día das Letras Galegas”, en “Café con libros” vamos a leer una de las mejores obras de Carlos Casares, Ilustrísima.

TU NO ERES COMO OTRAS MADRES

Aunque persona normal y corriente, sufría dolorosamente por miedo a perderse algo.

La historia nos va a contar la vida de Else Kirschner. Es hija de un aburguesado judio residente en Berlín a comienzos del siglo pasado y desde los primeros renglones nos damos cuenta que ella va a ser un personaje singular en aquella cerrada sociedad que componían los de su raza dentro de la nación alemana. Ellos, lo judíos, se consideraban alemanes, civilmente estaban integrados en su sociedad e incluso educaban a sus hijos en escuelas cristianas pero al tiempo les inculcaban las esencias de la cultura judía. Rara vez permitían bodas entre judíos y cristianos. Bien es cierto que tampoco los gentiles veían con buenos ojos los matrimonios mixtos.

Else quiso romper ese vicioso círculo. Desde muy joven vio que aquella vida la encorsetaba. Ella tenía otro punto de vista; el que queda reflejado en la frase que inicia este comentario. Su ánsia de vivir la llevará a saltar  todas las barreras que le impidan realizar lo que considera que debe ser su modelo vital, vivir el presente sin pensar más allá y no poner barreras basadas en su raza o religión.

Y así lo hace a la primera ocasión que se le presenta. Sus padres han acordado su boda con un acomodado industrial, judío por supuesto. Es el enlace soñado por sus progenitores, un buen partido. Else, mantiene un oculto noviazgo con un gentil, bohemio, crítico de arte y buen músico. Con él se siente liberada; con su pretendiente encarcelada. Se niega a dicha boda; se casa con su amor y se aleja de su familia. Esta acción, que ella no ha calculado debidamente, tendrá consecuencia graves. Sus padres la repudian, la borran de su memoria, no quieren saber más de ella.

Es un momento trágico para Else pero no hay marcha atras. Seguira adelante impulsada por sus propias ansias de vivir. (Esta circunstancia duró hasta que su hermano de solo 18 años muere de gripe española. Else llega a tiempo para verlo con vida por última vez. Allí están sus padres y se produce la reconciliación. El destierro ha terminado).

Hacía años que se había hecho una promesa, “tener un hijo con cada hombre al que amara” y espera cumplirla. Son los locos años 20 del siglo pasado y Berlín es un emporio de cultura, buen vivir y liberalidad en las costumbres. Ella se rodea de los más elitistas y liberales círculos. Tiene un atractivo personal irresistible.

Es un mundo que vive un momento dulce. Despúes del desastre que significó la Gran Guerra, Alemania parece haberse recuperado y es otra vez una nación unida y rica. La vida en aquellos años es gozosa y Else exprime al máximo sus posibilidades de vivir el momento, el presente, sin pensar en el futuro. Este se presentará a su debido tiempo, sin casi avisar y  ella sufrirá como otros muchos las consecuencia de aquel profundo cambio que llevó a que se dieran las peores transgresiones éticas en la historia moderna de la humanidad. El holocausto, la segunda guerra mundial, los horrores de esta y las conscuencias que la misma tuvo en el devenir del mundo desde entonces hasta el momento presente.

Es un relato duro pero extraordinario. La autora logra construir un retrato fideligno de su madre, resaltando por igual lo maravilloso de su vida, que lo hay, como lo que no fue tanto. La narración no decae en momento alguno y algo que ver en ello tiene la forma que Angelika Schrobsdorff  usa para configurarla. Utiliza su condición de hija para hablar en primera persona a través de los recuerdos que tiene de su madre y la tercera persona para adentrarse en su forma de pensar, en sus motivaciones, en aquello que le llevo a saltar todas las barreras que el sentido común parecía aconsejar no burlar. A ese vivir el presente, como ya comentamos, sin querer ver más allá, hasta que fue  arrastrada por la cruel realidad de lo acontecido.

No nos quiere ocultar ni justificar  cosa alguna. Else era una persona extraordinaria. La parte más dura del relato es la que dedica a los años de guerra donde las decisiones que toma la enfrentan a su propia vida y a asumir las consecuencias. No se nos oculta los momentos en que ella, la autora, la juzgó de manera injusta. No es indulgente consigo misma. Es un homenaje a la figura de su madre y un recuerdo de aquella nefasta época en la que tanta gente tuvo que huir de su tierra  por ser diferente.

Angelika Schrobsdorff, nació el 24 de Diciembre de 1927, en Friburgo, Alemania, y falleció el 31 de Julio de 2016 en Berlín a los 88 años. Fue escritora y actriz. Tenía la nacionalidad alemana. Estuvo casada con el cineasta francés Claude Lanzmann del que estaba divorciada.

Creció en Berlín y en 1938 huyó con su madre y su hermana a Sofia, Bulgaria, donde permaneció hasta el final de la guerra. Su abuela fue asesinada en Therensienstadt. En 1947 Schrobsdorff regresó a Alemania.

Después de su citado matrimonio vivió en París. Luego se trasladó a Munich y posteriormente emigró a Israel. Vivió en Jerusalen hasta principios de 2006.

Su primera novela “Die Herren (The Gentlemen)” publicada en 1961 causó un escándalo y la hizo famosa. Posteriormente publicó una docena de libros, varios de ellos sobre Bulgaria. La novela que nos ocupa, Tu no eres como otras madres” (1ª edicción en 1992 y la 2ª en 1994)  se consideró un best-seller.  Fue llevada al cine en una película para la televisión en 1999.

Schrobsdorff fue también actriz. Trabajó en varias películas y programas de televisión sobre su propia vida.

Pecado, Laura Restrepo

En “Café con libros” teníamos muchas ganas de leer a la fascinante Laura Restrepo y por ese motivo escogimos su novela más artística Pecado.

En esta obra Restrepo quería mostrarnos una galería infinita de pecados con sus correspondientes culpas y contar el paso de algunas personas por el mal y como la dignidad personal nos sirve de brújula.

Para ello utilizó la obra de El Bosco, El jardín de las delicias.

Me pareció que El jardín de las delicias era una guía maravillosa, por su complejidad, pero también por su ambigüedad, aunque supuestamente parta de un canon cristiano y ejemplarizante. Me preocupaba la relatividad, cómo se ha llegado a un momento en el que es difícil trazar la línea entre el bien y el mal.

Pecado está construido por tres partes. Una central, formada por siete relatos, y una que la acompaña a su izquierda, a la manera de un preámbulo, y otra a su derecha, a la manera de un epílogo. Tenemos, pues, un tríptico.

Esa forma externa se enriquece además con otra más invisible, pero no por ello menos eficaz: las voces que utiliza en cada historia de las siete que componen la novela. Voces individuales, voces corales, alguna con cierta reminiscencia autobiográfica y la voz que abre y cierra el tríptico, como si se tratara de una protagonista fuera del tiempo de la novela.

Como sacados del cuadro de El Bosco, los protagonistas de este libro son un adolescente asesino, un ejecutivo adúltero, una descuartizadora, una pareja incestuosa, un verdugo, tres hermanas indiferentes o vanidosas, las Susanas, y un profeta soberbio. La perturbadora y ambigua idea de pecado se encarna en todos ellos, personajes de carne y hueso que nos confiesan su particular relación con el mal. ¿Hasta qué punto son culpables? Por eso Laura Restrepo nos deja a los lector recae el reto moral de condenarlos o, tal vez, de indultarlos.

Son relatos basados en historias reales porqué la autora quería un nivel de intimidad en ese paso por el mal que exigía haber hablado con alguien que lo hubiera vivido. Olor a rosas invisibles, una historia de adulterio, se la contó un señor durante una demora en un aeropuerto. Es un momento muy propicio para contar, y los pecados, como los secretos, tienden a salir, porque te queman por dentro. Son relatos atroces, pero ella está una convencida de que hay una bondad sustancial en el ser humano, y le interesaba ver cómo, en el paso más profundo por el mal, hay un destello de ingenuidad, de alegría, de liviandad.

Con la fuerza y la sensibilidad que caracterizan su literatura, Laura Restrepo indaga en la complejidad ética a través de una narración inquietante, original, por momentos aterradora y al mismo tiempo humana. Cada pecado trae consigo su correspondiente culpa, pero también su gota de alivio.

Para sumergirnos de lleno en el fabuloso mundo de El Jardín de las delicias os #recomendabosbmc el documental “El Bosco, el jardín de los sueños” basada en una idea original de Reindert Falkenburg y dirigida por José Luis López-Linares, en el que participan historiadores del arte, artistas, escritores, filósofos y músicos.

La autora

Laura Restrepo González nació en Bogotá en 1950. Se graduó en Filosofía y Letras en la Universidad de los Andes y posteriormente hizo un postgrado en Ciencias Políticas. Fue profesora de Literatura en la Universidad Nacional y del Rosario. Se dedicó a la política y al periodismo.

En 1983 fue nombrada por el presidente Belisario Betancur miembro de la comisión negociadora de paz entre el gobierno y la guerrilla M-19. Fruto de esta experiencia es su reportaje Historia de un entusiasmo, sobrecogedor testimonio por el que recibió amenazas de muerte y finalmente tuvo que emigrar de su país.

Vivió el exilio político durante cinco años entre México y Madrid, manteniendo contactos con el ala política del grupo guerrillero M-19, intentando crear un nuevo foro de negociaciones. Su labor concluyó en 1989, cuando el M-19 abandonó sus armas y se convirtió en un partido de oposición legal, lo que le permitió volver a su país.

Ha trabajado en la Revista Cromos y ha sido editora, entre otras publicaciones, de la Revista Semana, actividad que alternó con la escritura. En México colaboró como columnista en el diario La Jornada y en la Revista Proceso.

Con la novela Dulce compañía resultó ganadora del Premio Sor Juana Inés de la Cruz 1997 de novela escrita por mujeres, que otorga la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Ha sido merecedora además del Prix France Culture, premio de la crítica francesa a la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1998, y del Premio Arzobispo Juan de San Clemente 2003, otorgado por los alumnos del Instituto de Santiago de Compostela a la mejor novela en lengua española.

En 2004 se da a conocer al público hispanoamericano al obtener el Premio Alfaguara de Novela con Delirio.

Figura entre los autores latinoamericanos más destacados del momento, y sus libros han sido traducidos a más de una docena de idiomas. Su estilo desdibuja los límites entre identidades tradicionales, categorías y conceptos; en sus obras incorpora una mezcla de periodística y de experiencias propias, con relatos de alta intensidad que habitualmente se desarrollan en su Colombia natal.

Obras de la autora en las Biblioteca Municipales da Coruña:

Desde vuestras bibliotecas os deseamos una felices vacaciones cargadas de buenas lecturas !!!

La casa de las bellas durmientes

Nuestra última lectura en el  Club de Lectura de la Biblioteca Sagrada Familia  fue La casa de las bellas durmientes (1961) del Nobel de literatura japonés Yasunari Kawabata. Es una novela breve, sencilla, profunda y, a la vez, perturbadora en la que se entretejen el erotismo, la lujuria, la violencia y la vejez. Es una reflexión sobre la sexualidad y la muerte (tema recurrente de la literatura)

images

Escrita en tercera persona narra las visitas de Eguchi, un hombre de 67 años, a un burdel secreto en las afueras de Tokio donde hombres mayores de buena posición económica pagan por dormir con jóvenes vírgenes que son fuertemente narcotizadas para la ocasión. Me llama la atención cómo el autor se refiere al protagonista como el “viejo Eguchi” como si fuera un ancianito con 67 años. Actualmente una persona de la edad de Eguchi tiene una calidad de vida y bienestar muy superiores a los que llegaban a esa edad en generaciones anteriores. Supongo que hay que tener en cuenta que la novela se escribió en 1961 pero aún así me parece exagerado.

Las reglas de la casa son inflexibles: no se puede practicar sexo con las chicas, ni despertarlas bajo ningún concepto; tampoco se puede dormir dos veces con la misma joven. A cambio los clientes pueden soñar, recordar lo que sentían cuando eran jóvenes, reviviendo emociones de experiencias pasadas. De esta forma Eguchi irá evocando el recuerdo de mujeres que amó en el pasado a través de la anatomía de cada joven, deseando rejuvenecer junto a estas chicas que descansan bajo un sueño hipnótico.

Hay pocos diálogos salvo las cortas conversaciones de Eguchi con la misteriosa gobernanta de la casa que parece conocer bien la psicología de su clientela; así como diálogos de Eguchi con otras mujeres del pasado.

Es admirable la precisión y sutileza con que Kawabata describe a las “bellas durmientes”, es como si fueran acariciadas únicamente con palabras. También cabe pensar cómo sería acogida esta novela en la actualidad en que continuamente se publican noticias relacionadas con el abuso a menores, teniendo en cuenta que las “bellas durmientes” vienen siendo unas adolescentes.  ¿Y si la protagonista de la novela fuese una mujer de 67 años como Eguchi y no un hombre?

Lejos de gozar con estas jóvenes, Eguchi es consciente de su soledad, de su decadencia física, de la tristeza y fealdad de la vejez; del transcurso del tiempo y de los recuerdos. Todo ello dentro de una atmósfera opresiva, sensual y onírica. En más de una ocasión se le pasará por la cabeza la posibilidad de transgredir las reglas de la casa…

Morir en una noche como la de hoy, con la piel de una muchacha para darle calor, debe de ser el paraíso para un anciano… Un viejo vive en vecindad con la muerte.

Muchos años después sirvió de inspiración al Nobel colombiano Gabriel García Márquez para escribir la que sería su última novela “Memorias de mis putas tristes” (2004)

La película australiana de Julia Leigh “Sleeping Beauty” está basada en la novela de Kawabata.

El autor

Kawabata (1899-1972) es uno de los escritores japones más reconocidos fuera de las fronteras del País del Sol Naciente.

kawabataNació en Osaka en 1899. Huérfano a los 3 años, insomme perpetuo, cineasta en su juventud, lector voraz tanto de los clásicos como de las vanguardias europeas, fue un solitario empedernido. Infancia trágica con la muerte sucesiva de sus familiares más próximos, completamente solo a partir de los 15 años, “niño sin familia y sin hogar”, como se autodefinía. Completó su educación en un internado y luego en la universidad de Tokio donde estudiaría Literatura en Lengua Inglesa y después Literatura Japonesa. Mantuvo una estrecha amistad con Yukio Mishima del que fue mentor y difusor en los círculos literarios.

Fue el primer escritor japonés en recibir el Nobel de Literatura en 1968… ¡67 años después de la creación del mismo!

Los premios suecos no han tenido en consideración a los autores nipones, ya que sólo Kenzaburo Oe ha recibido el premio en 1994. En los últimos años suena con mucha fuerza el nombre de Haruki Murakami.

Entre sus novelas, muchas de ellas marcadas por el erotismo y la soledad, destacan La bailarina de Izu, El maestro de Go, Lo bello y lo triste, Mil grullas, País de nieve y El rumor de la montaña.

Kawabata se suicidó a los 73 años, dos años después de Mishima. Sin dejar ninguna nota o explicación alguna, el 16 de abril de 1972 puso fin a su vida en la ciudad de Zushi, inhalando gas  en su apartamento a orillas del mar.

Sus dos grandes amigos y grandes escritores de la literatura nipona Yukio Mishima y Ryunosuke Akutagawa también terminaron suicidándose; el primero con el terrible ritual del harakiri, mientras que Akutagawa se decantó por una sobredosis de barbitúricos. Las dos muertes afectaron enormemente a Kawabata. No olvidemos la larga historia  del suicidio en la cultura japonesa pero este es un tema distinto al de nuestra novela.

Si queréis acercaros a la esencia del Japón tradicional os dejo el link al discurso titulado “El viejo Japón y yo” que dio Kawabata cuando le concedieron el Premio Nobel.

Recordad que en nuestras Bibliotecas Municipales podéis encontrar estos libros así como otras obras de este autor. Feliz lectura!!

La semana que viene nos adentraremos en el Realismo Mágico de la mano de Laura Esquivel con  la novela “Como agua para chocolate“. También veremos la adaptación cinematográfica que hizo su marido Alfonso Arau.

Un neno, unha montaña, un dictador

Este curso 2016/17 en ElClú quixemos empezar con forza, apostando por un título que sabiamos que non ia deixar indiferente a ninguén, e así foi. El niño en la cima de la montaña  recrea unha historia distinta, tenra, profunda, dura en ocasións, que ben puidera ser real. Unha desas historias na que os finais non sempre son doados, pero son bos finais.

libros

El niño en la cima de la montaña

John Boyne neste libro trata, unha vez máis, a lacra do nacismo dende o punto de vista dun neno, un rapaz inocente e indefenso que sofre unha tremenda transformación a medida que transcorre o tempo. A vida non trata excesivamente ben a Pierrot, que queda só con sete anos. Desamparado, e despois de pasar por un orfanato, acaba no Berghof, a residencia que Hitler ten nos Alpes. Imaxinádesvos como sería a convivencia có Führer? Toda unha vivencia que marcará a Pierrot de por vida.

Non queremos facervos ningún spoiler, así que vos invitamos a mergullarvos nesta lectura tan reveladora, tendes exemplares coma sempre nas nosas Bibliotecas.

Entrega do primeiro libro de ElClú do curso 2016/17

Entrega do primeiro libro de ElClú do curso 2016/17

Pero nas sesións non só lemos o libro. Visionamos anacos de películas como El gran dictador, La vida es bella, La ladrona de libros… que comentamos. Fixemos tamén un montón de procuras na rede sobre a Segunda Guerra Mundial, para situarnos no contexto histórico. Coñecimos termos como ‘gentil‘ para referirse aos non xudeos, as xuventudes hitlerianas que aparecen ao longo da historia en reiteradas ocasións,  führer para referirse a Hiltler, o significado do saudo dos nazis ‘sieg heil‘, ou que a casa de verán de Hiltler onde acontece gran parte da trama do libro se chamaba Berghof.

Ademais, na última sesión antes do Nadal, como sempre, desfrutamos da nosa sesión biscoito, esta vez, acompañada dun mannequin challenge que algún dos nosos clubeiros insistíu moito en facer, e non nos quedou tan mal, que opinades?

E para rematar de completar a lectura, ocorréusenos que sería unha boa ocasión para visitar un espazo da nosa contorna que nos podía ofrecer unha visión diferente da Segunda Guerra Mundial. Así que dito e feito, puxémonos en contacto co Museo Histórico Militar da Coruña que nos preparou unha visita guiada centrada principalmente nese contexto histórico. Dende aquí aproveitamos a ocasión para agradecer a disposición e o trato recibido polo persoal do centro.

E ata aquí o percorrido polo mundo de John Boyne dende ElClú (de momento). Recordarvos que temos un montón de lecturas deste autor nas nosas Bibliotecas:

Vémonos pronto con novas lecturas!

Deica logo!

A FLOR DE PIEL

“No imagino que los anales de la Historia hayan aportado un ejemplo de filantropía tan noble y tan extenso como este” (Edward Jenner .- 1806)

Tenemos que agradecer a Javier Moro que haya escrito esta epopeya. A algunos les refrescará la memoria y para otros, la mayoría me parece a mi, les hará conocer e interesarse por una de las proezas sanitarias más importantes de la historia de la humanidad. Los que la llevaron a cabo salvaron millones de vidas y a la postre comenzaron la erradicación de una de las enfermedades que mayor número de víctimas se había cobrado en los siglos en los que su curación era imposible, la viruela.

La historia nos cuenta como se proyectó y llevó a cabo esta gesta. La idea parte de un hombre dotado de una excepcional intuición, fuerte personalidad y una desmedida ambición de gloria, Francisco Xavier Balmis.  Sus conocimientos médicos, adquiridos a base de estudio y práctica, son excepcionales. Es además un organizador nato y sabe a quien dirigirse para lograr las ayudas necesarias para la magna empresa que desea realizar. Así alcanza el favor real. Carlos IV le otorgará su placet. El Rey es un hombre ilustrado, comulga con las ideas de Balmis sobre la necesidad de mitigar las enfermedades allí donde se producen y tambien prevenirlas sí, como es el caso, existe la forma de hacerlo. No solo ayuda con dinero y recomendaciones a sus Virreyes de más allá del ancho mar océano, también en la composición del equipo que debe acompañarle. Como ayudante le impone, más que le sugiere, a otro médico bien dotado de conocimientos, el Dr. Josep Salvany. A ellos se les unirán enfermeros y prácticantes y lo más importante de todo, los portadores del fluido de la vacuna. Estamos en principios del siglo XIX y el transporte del preciado fluido presenta muchas dificultades. Existen algunas formas de hacerlo pero no son seguras. Solo una lo es. Debe transportarse de brazo a brazo. Esto es, hay que inocularlo en una persona sana que no haya padecido la enfermedad anteriormente y que tampoco  haya estado en contacto con ella. Cuando la pústula se produce habrá que mantenerla durante unos días hasta el momento preciso en que se pueda traspasar su pus a otro individuo de iguales características que el anterior. Así  las veces necesarias para llegar con el fluido en condiciones al punto de destino.

Para hacer de portadores se piensa en niños, de unos cuatro a diez años. Las dificultades de encontrar personas que quieran ceder a sus hijos voluntariamente para este fin y más sabiendo que se van al otro lado del mundo, hace que se  decida incorporar como transportistas a niños incluseros. Primero en Madrid, donde se inicia la aventura y luego en La Coruña, de donde parten para América, la organización se hace con el número de niños necesario.

Y es en esta última ciudad donde se incorporará a la expedición una mujer excepcional, Isabel Zendal. Es joven y de origen campesino, lo que no impide que sepa leer y escribir y llevar registros. Es la Rectora de la inclusa de La Coruña. Tiene un hijo de soltera pero aún así es respetada por aquellos que la conocen. Pese a las resistencias de los marinos que componen la dotación de la María Pita, nombre del barco que les llevará al Nuevo Mundo, Isabel se embarca en la nave y participará muy activamente en la aventura. Para ella es la oportunidad de mejorar su condición social. Ya no será una “madre soltera“. El Rey le otorga el título de Doña. Además su hijo podrá llevar sus apellidos. Otro motivo que le impulsa a embarcar es no dejar solos a los niños que hasta ese momento estaban a su cargo en el hospicio coruñes. Sabe que las condiciones a bordo serán difíciles y duras y ella se considera preparada para ayudar a sobrellevarlas.

La novela además de hablarnos de Balmis, Salvany y otros muchos sujetos que estuvieron en aquella epopeya, lo hace de este personaje femenino, Isabel Zendal. Sin ella no hubiese sido posible finalizar con éxito la gesta. Ella será la base sobre la que Balmis asentará su hazaña. Ella influirá en la forma de actuar y pensar del médico. También en Salvany, más sociable que Balmis y tan excepcional como él, que pese a la incurable enfermedad que padece no duda en la expedición. -Será el encargado de llevar la vacuna a América del Sur-. Y sobre todo ella se encontrará a si misma, evolucionará como persona. Será fiel a la encomienda real, pero no volverá a España. Se quedará en Puebla. Con su hijo Benito y con su otro hijo, Cándido de la Caridad, madrileño, inclusero, aventurero, a quíen ella protegió desde el  dia lo que lo conoció. Su historia nos emociona de principio a fin. Sin lugar a dudas fue una extraordinaria mujer.

La narración está escrita de forma muy amena. Engancha y no deja indiferente. No es lógico que una persona real como Isabel Zendal sea desconocida para la mayoría de los habitantes de La Coruña. Hoy en día, la Escuela de Enfermería de la Facultad de Medicina de Puebla lleva su nombre y la Organización Mundial de la Salud en 1950 la nombró “primera enfermera de la Historia en misión internacional“. El Premio Nacional de Enfermeria, que cada año concede el Gobierno de México, lleva el nombre de Isabel Cendala Gómez.También la Asociación de Enfermería Comunitaria y la Cátedra Balmis de Vacunología de la Universiad de Alicante han firmado un convenio específico para la creación del Premio Nacional de Enfermería “Isabel Zendal y Gómez, Contrastan todos estos recuerdos y méritos con que en la ciudad que le dió la responsabilidad de dirigir su inclusa y la vió partir hacia un incierto destino, solo tiene dedicada a su memoria  una pequeña calle en el barrio viejo, la calle de Isabel López Gandalia, y una placa en el balcón Balmis en el museo cientifico Casa del Hombre.Domus

Javier Rafael Moro Lapierre, nació en Madrid el 11 de Febrero de 1955.

Estudió el bachillerato en el Liceo Francés de Madrid. Desde muy joven viajó con su padre, ejecutivo de la TWA, a países de África, Asia y América. Estos viajes en los que descubre el mundo constituyen los mejores recuerdos de su infancia y dejan una huella que aparecerá más tarde en sus libros.

Entre 1973 y 1978 estudia Historia y Antropología en la Universidad de Jessieu. Ha trabajado como invesigador en varios libros de Dominique Lapiérre -del que es sobrino carnal- y Larry Collins. También ha coproducido películas basadas en la obra de Ramón J. Sender, (Valentina y 1919; Crónica del alba).

Para escribir su primera novela, Senderos de libertad, viajó durante tres años por la Amazonía en avioneta, canoa, autocar e incluso a pie, para poder reconstruir la historia de Chico Mendes, un humilde cauchero que se convirtió en símbolo internacional de la defensa del medio ambiente.

Su segunda novela, El pie de Jaipur, apareció tres años más tarde y es la primera en estar ambientada en Asia. La periodista y escritora Maruja Torres dijo de esta obra “debería leerla todo el mundo porque trata, como alguno de los múltiples seres reales que lo pueblan dice en algún momento, de lo importante que es ‘lo que hacemos con lo que nos queda’. O sea de la superación de frustraciones”.

A esta le siguieron otros tres libros cuya acción transcurre en ese continente: Las Montañas de Buda, Era medianoche en Bhopal, Pasión india y El sari rojo, que según ha explidado “es la historia dramatizada de la familia Gandhi a traves de los ojos de Sonia

Su septimo libro, El imperio eres tú, vuelve a estar ambientado en América del Sur. Es la novela que le valió el Premio Planeta 2011

En 2015 publica “A flor de piel”

Es Patrono de la Fundación “Ciudad de la Alegría”.

 

EL PALACIO AZUL DE LOS INGENIEROS BELGAS

…. la locura era una forma agradable de construirse universos propios cuando no nos gustaba el que teníamos alrededor, y era este un pensamiento acertado, porque era lo que de igual manera le ocurría a mi hermana Lucía, …. (117).

Un día de septiembre de 1927, Nalo entró a trabajar en el palacio azul de los ingenieros belgas; allá, en uno de los valles mineros de Asturias. Cuando entró llevaba un bagaje de sucesos que lo relacionaba con aquella casa. La descripción de lo que desde entonces le sucede, así como la historia de su familia y la de la sociedad en la que vive, -marcada por las diferencias de clase existentes-, es lo que configura el relato que nos disponemos a leer. Un relato que comienza en un momento concreto de nuestra historia, el que transcurrió desde la proclamación de la Dictadura del General Primo de Rivera, su caida, el advenimiento de la II República y los trágicos sucesos del año 1934 que configuraron lo que se denominó “la revolución proletaria de Asturias”. Siete años cruciales para el personaje y los que con él se relacionan.

He de confesar que el hojeo del libro me produjo un cierto desasosiego. La prosa escrita en las 318 páginas es densa. Escasean los puntos y aparte y no existe dialogo alguno perfectamente identificado. Pues bien; que esto no desanime a nadie. Lo que el autor nos describe está escrito de tal forma que no solo no nos cansa su lectura, deseamos continuar, que siga configurando frases como la que encabeza esta glosa. Escogí esa, podía hacerlo con muchisimas otras. Nos parece leer una continua poesía. Su destreza para describir los ambientes, las personas, los pensamientos y las situaciones es admirable. Vivimos los momentos que nos narra con toda la atención, deseando no perder ninguna de las expresiones con que los refleja. Es por eso que recomiento que el texto se lea despacio, saboreando cada palabra y cada frase. Nos encontramos ante un verdadero y hermoso banquete narrativo y no es deseable perderse alguno de los exquisitos bocados que en forma de frase el autor nos invita a disfrutar.

El personaje principal es Nalo. En torno a él gira la historia. Y al tiempo que nos acerca al ambiente de la época va describiendo el aprendizaje de nuestro protagonista en todo lo referente a su sensualidad.

Poco después de conseguir el trabajo de jardinero en el palacio azul muere su madre, una mujer infeliz desde la muerte de su marido pese a la brutalidad de este. Su familia queda reducida a su hermana Lucía y sus abuelos Cosme y Angustias. Desde el principio lo que cuenta del abuelo Cosme nos lleva a sospechar que existe una antigua relación de este con la familia de uno de los ingenieros.

Su formación se verá condicionada por lo que su abuelo dice o mejor, calla; por su hermana Lucia, que le muestra los misterios del cuerpo femenino y de la poesía; por el jardinero principal del palacio, Eneka, un hombre con una mente enciclopédica que lo formará en los misterios del mundo. No terminan aquí los personajes que configuran la trama y el magisterio. Esta la aya Julia, las  esposas e hijas de los ingenieros, mujeres que a la vez que su hermana parecen concebidas para la educación en los placeres sensuales de Nalo. Es el relato de un universo cerrado de felicidad y despertar a la vida, ajeno a lo que fuera de él pasa, a los asomos de intolerancia sobre las esperanzas de los pobres y los ilustrados. A la gran tragedia que está por venir y que los alcanzará en toda su magnitud.

Todo lo escrito está configurado en una atmosfera de irrealidad y ensueño. Una teoría que Nalo defiende es que en un momento caben, a veces, varios momentos. Un momento es algo concreto, cuando lo configuran varios es lo esencial, lo que da sentido a la vida, lo que vale la pena conocer. Y él sin duda conocera esas esencias de vida.

                                                                     1934 – Levantamiento minero en Asturias.

 

 

Fulgencio Argüelles nació en la aldea allerana de Orillés, oficialmente Uriés el 6 de Enero de 1955. Estudió psicología en las universidades de Comillas y Complutense de Madrid, especializándose en psicología del trabajo y de las organizaciones. En 1997 regresó a Asturias y reside en Cenera (Mieres) el lugar donde había pasado su infancia y juventud.

Ha recibido varios premios por sus relatos cortos, tanto en castellano como en bable. Todos ellos antes de publicar su primera novela Letanías de lluvia, Premio Azorín de 1992; Los clamores de la tierra; Recuerdos de algún vivir, Premio Principado de Asturias 2000 concedido por la Fundación Dolores Medio, y El Palacio de los ingenieros belgas, Premio Café Gijón 2003.

También ha publicado los libros de relatos Del color de la nada y Seronda, este último en  bable y en colaboración con el pintor asturiano J. Enrique Maojo.

Escribe habitualmente artículos de opinión, así como críticas literarias en el diario El Comercio, donde mantiene una sección fija denominada “Libros de siempre jamás”. Por estos artículos le fue concedido el Premio de la Crítica que concede la Asociación de Escritores de Asturias (AEA) al columnismo literario, en 2012.