Author Archives: Anabel Cardiel

Un buen año en “Café con Libros”

Hay años buenos y los hay mejores, y sin duda este curso de “Café con Libros” pertenece a ese grupo, el de lo mejores.

Empezar un curso leyendo, escuchando y viendo al gran Richard Ford en Oviedo, como flamante ganador de los premios Princesa de Asturias de las Letras, fue un autentico privilegio. Y sentir que todo un auditorio de lectores de toda España comparte los mismos intereses, ratifica la importancia de los Clubs de Lectura en el panorama literario nacional.

A pesar de tener una programación de lecturas este año planificada desde el verano, la actualidad literaria nos ha obligado a cambiar algunos títulos a lo largo el año. La presencia de escritores en la ciudad, los premios, el autor homenajeado de las letras gallegas, las recomendaciones de nuestros libreros y compañeros han ido configurando un año cargado de muy buenas lecturas, en palabras de las integrantes de “Café con Libros”.

Este curso tuvimos la suerte de contar con dos de los iconos del panorama gallego en nuestros clubs para hablarnos de sus procesos creativos y sus obras. Fue un verdadero placer compartir “O club da calceta” con  María Reimóndez, excelente escritora y mejor ser humano que nos regalo su experiencia como traductora, cooperante y feminista. Todo un Lujo.

El brillante Miguelanxo Prado, que nos encandiló con la magia que ha plamasdo en Ardalén, uno de nuestros cómics preferidos en “Café con Libros”. Su entusiamo, su experiencias y la exquisited de sus ilustraciones nos abrió los ojos a la fuerza de las imágenes.

Uno de los momentos álgidos de nuestro “Café con Libros” fue poder asistir a la entrega de premios de narrativa  “Arzobispo Juan de San Clemente” que organiza el Instituto Rosalía de Castro desde el año 1993 y eligen los propios alumnos, en una apuesta por los sueños y por la lectura.

Conocer a Sara Mesa, Pierre Lemaitre y Xabier Quiroga, escucharlos en la rueda de prensa y asistir a la brillante entrega, ha sido uno de los privilegios de este curso.

 

En nuestra particular “Primavera Literaria” se pasaron por nuestra biblioteca los adorables Kim y Altarriba, de la mano de nuestro cómplice Javier Pintor.

Si “El arte de volar” nos dejó impactadas, “El ala rota” nos hizo comprender el universo personal de Antonio Altarriba que tan generosamente nos mostró, contándonos episodios personales cargados de mucho dolor y comprensión. Qué mañana tan bonita nos regalaron!

Nuestra  siguiente cita en este mini ciclo, fue con tres libreras de la ciudad, Amparo, Esther y Toño  que nos contaron todo aquello que siempre quisimos saber y nunca nos atrevimos a preguntar sobre el funcionamiento y los secretos que esconden nuestras librerías y como llegaron a este apasionante mundo.

Y para terminar la Primavera Literaria que mejor, que la voz de un ángel negro que recorrió con sus alas los mejores textos sobre música intercalándolos con un gran repertorio soul, Black Galicia. Gracias Iria Mejuto y Richi Rozas por vuestro talento y cariño.

Hemos compartido momentos con los mejores escritores e ilustradores del momento, gracias a la labor incomiable de Javier Pintor, al frente del ciclo  “Somos lo que leemos” en la Fundación Luis Seoane y  “A creación literaria e os seus autores” del CEFORE-UNED. A Pedro Ramos y sus  “Libros en Directo”  y al buen hacer de los libreros de la ciudad que han llenado sus espacios de buena literatura.

Clara Sánchez, Miki Otero, Manuel Jabois, Arturo Pérez Reverte, Fernando Atramburu, Luisgé Martín, Clara Usón, Jordi Sierra i Fabra, Elvira Navarro, Julio Fajardo Herrero, Fernando Ontañón, Kirme Uribe, Óscar Esquivias, Guillermo Arriaga, Antonio Sandoval, Javier Cercas, Care Santos, Martín Casariego, María Solar, Luis Landero, Carmen G. Cueva, Lorenzo Silva, Ray Loriga, Marta Sanz, Manuel Vicent, Luis Sepúlveda han sido algunos de los autores con los que hemos podido compartir su proceso creativo.

Este año también hemos apostado por el arte y por ese motivo visitamos en el Kiosko Alfonso la exposición “Miguelanxo Prado 2003-2016” , teniendo como guía al propio homenajeado, que se prestó generosamente a enseñarnos su maravillosa obra. Nos acercamos también a la Fundación Barrié para disfutar de los cuadros del maestro Sorolla en la exposición: “Sorolla, tierra adentro” . Y no pudimos resistirnos a entrar en el mundo mágico de Urbano Lugris, en Afundación “Lugrís, Paredes Soñadas”.

Hemos acabado el curso escuchando a nuestra cronista oficial Carmen Ramos que cada año se supera al escribir todo lo que hemos leído y compartido en el club durante este curso 2016-2017.

Tenemos tanto que agradecer este año que Sira y yo que no sabemos por donde empezar:

Gracias a nuestras chicas de “Café con Libros” que tanto nos dan y tanto nos enseñan,

Gracias a nuestros compañeros por su complicidad en todo lo que proponemos,

Gracias a María Reimóndez, Miguelanxo Prado, Antonio Altarriba, Kim, Toño, Amparo, Esther, Iria y Richi  por hacer realidad nuestro sueño, acercar a los usuarios vuestro talento,

Gracias a nuestros ya amigos, libreros de la ciudad por hacer de Coruña un gran espacio literario y permitirnos conocer y escuchar a los mejores autores y editores del momento,

Gracias Javier por tanto, por crear lazos entre los lectores y los autores,

Gracias a todos los usuarios de las bibliotecas por ser nuestros mayores cómplices…

Desde “Café con Libros” os deseamos un gran verano lector.

                                                 “Los libros son para el verano…”

Una suerte pequeña, Claudia Piñeiro

Leer a Claudia Piñeiro siempre soprende y cautiva. La dama argentina de novelas policíacas, nos acerca a una realidad social muy dura, donde la muerte y la presión social son dos de sus constantes en su obra. Por ello escogimos en “Café con libros” esta pequeña joya que no deja indiferente a nadie, porque como a la protagonista de esta historia, en un segundo nuestra suerte puede cambiar …

Algún día va a pasar, no el recuerdo, ni siquiera la pena, eso siempre queda, pero dolerá menos.

Una suerte pequeña es una obra intimista escrita en primera persona que como poderoso thriller familiar, traza un retrato psicológico y social de los personajes que en él habitan. En este novela Claudia Piñeiro recurre a  sus propias marcas la reflexión, el análisis, la intriga y su perturbadora prosa.

Tras dos décadas fuera, una mujer vuelve a la Argentina, de donde partió escapando de una desgracia, pues no pudo afrontar de otra manera su sentimiento de culpa y la condena social de un entorno de pueblo acostumbrado a juzgar a las personas.

Pero la que regresa es otra: no luce igual, su voz es diferente, ni siquiera lleva el mismo nombre. ¿La reconocerán? Mary Lohan, Marilé Lauría o María Elena Pujol -la que es, la que fue, la que había sido alguna vez- vuelve al suburbio de Buenos Aires donde formó una familia y vivió hasta que decidió huir. Tras ocultarse en Boston como una profesora de inglés para extranjeros, aún no termina de entender por qué aceptó regresar al pasado que se había propuesto olvidar para siempre.

Pero a medida que lo comprenda, entre encuentros esperados y revelaciones inesperadas, entenderá también que a veces la vida no es ni destino ni casualidad: tal vez su vuelta no sea otra cosa que una suerte pequeña… la de reencontrarse con aquellos que formaron parte de su drama personal para enderezar el futuro.

Su dolor, un dolor que intuyo pero no conozco, me pesa aún hoy más que el mío. El mío aparece pero está encallecido; solo cuando pienso en el dolor de él, recuerdo el que yo sentía.

Una novela emocionante sobre el abandono y el amor, que saca a la luz el dolor, el miedo, el desgarro y la soledad de su protagonista, al tiempo que deja entrever los prejuicios, la falta de empatía, el odio, el rencor –el terrible daño que estos factores pueden llegar a infringir a una persona– de un puñado de personajes que, sin embargo, transitan por los rincones más luminosos y amables de la sociedad. Este es el relato descarnado de unas vidas truncadas por la fatalidad y el horror, que parecen preguntar al lector si creen que es posible olvidar el pasado, enterrarlo definitivamente en algún lugar de la memoria para que duela menos. Aun así, como pasa con el ser humano incapaz de renunciar, siempre queda un hueco para la esperanza y para esa irremediable necesidad que tenemos todos de seguir viviendo.

Usted no es una mujer rota, como la de Simon de Beauvoir, usted es una mujer dañada… Un daño se puede reparar, zurcir, se puede ayudar a cicatrizar la herida. Lo roto es difícil de reparar… en cambio lo dañado tiene una reparación posible. Una esperanza…

La autora

Claudia Piñeiro nació en Buenos Aires en 1960. Es escritora, dramaturga, guionista y colaboradora de distintos medios gráficos. Ha obtenido diversos premios nacionales e internacionales por su obra literaria, teatral y periodística.

Es autora de las novelas: Las viudas de los jueves, que recibió el Premio Clarín de Novela 2005 (jurado integrado por José Saramago, Rosa Montero y Eduardo Belgrano Rawson). Tuya 2008, finalista en el Premio Planeta. Elena sabe, Premio LiBeraturpreis 2010. Las grietas de Jara, Premio Sor Juana Inés de la Cruz 2010. Betibú 2011 y Un comunista en calzoncillos 2013. Su obra es una de las más traducidas dentro de la literatura argentina, y es recibida en otras lenguas con igual éxito de crítica y lectores.

Ha publicado también relatos para niños y obras de teatro. Y ya han sido llevadas al cine sus novelas Las viudas de los jueves, Betibú, Tuya y Las grietas de Jara, con gran éxito internacional.

Antonio D’Orrico dice de ella, “Hitchcock es una mujer que vive en Buenos Aires”.

Obras de la autora en las Bibliotecas Municipales da Coruña:

 

Y para celebrar “O día das Letras Galegas”, en “Café con libros” vamos a leer una de las mejores obras de Carlos Casares, Ilustrísima.

Pecado, Laura Restrepo

En “Café con libros” teníamos muchas ganas de leer a la fascinante Laura Restrepo y por ese motivo escogimos su novela más artística Pecado.

En esta obra Restrepo quería mostrarnos una galería infinita de pecados con sus correspondientes culpas y contar el paso de algunas personas por el mal y como la dignidad personal nos sirve de brújula.

Para ello utilizó la obra de El Bosco, El jardín de las delicias.

Me pareció que El jardín de las delicias era una guía maravillosa, por su complejidad, pero también por su ambigüedad, aunque supuestamente parta de un canon cristiano y ejemplarizante. Me preocupaba la relatividad, cómo se ha llegado a un momento en el que es difícil trazar la línea entre el bien y el mal.

Pecado está construido por tres partes. Una central, formada por siete relatos, y una que la acompaña a su izquierda, a la manera de un preámbulo, y otra a su derecha, a la manera de un epílogo. Tenemos, pues, un tríptico.

Esa forma externa se enriquece además con otra más invisible, pero no por ello menos eficaz: las voces que utiliza en cada historia de las siete que componen la novela. Voces individuales, voces corales, alguna con cierta reminiscencia autobiográfica y la voz que abre y cierra el tríptico, como si se tratara de una protagonista fuera del tiempo de la novela.

Como sacados del cuadro de El Bosco, los protagonistas de este libro son un adolescente asesino, un ejecutivo adúltero, una descuartizadora, una pareja incestuosa, un verdugo, tres hermanas indiferentes o vanidosas, las Susanas, y un profeta soberbio. La perturbadora y ambigua idea de pecado se encarna en todos ellos, personajes de carne y hueso que nos confiesan su particular relación con el mal. ¿Hasta qué punto son culpables? Por eso Laura Restrepo nos deja a los lector recae el reto moral de condenarlos o, tal vez, de indultarlos.

Son relatos basados en historias reales porqué la autora quería un nivel de intimidad en ese paso por el mal que exigía haber hablado con alguien que lo hubiera vivido. Olor a rosas invisibles, una historia de adulterio, se la contó un señor durante una demora en un aeropuerto. Es un momento muy propicio para contar, y los pecados, como los secretos, tienden a salir, porque te queman por dentro. Son relatos atroces, pero ella está una convencida de que hay una bondad sustancial en el ser humano, y le interesaba ver cómo, en el paso más profundo por el mal, hay un destello de ingenuidad, de alegría, de liviandad.

Con la fuerza y la sensibilidad que caracterizan su literatura, Laura Restrepo indaga en la complejidad ética a través de una narración inquietante, original, por momentos aterradora y al mismo tiempo humana. Cada pecado trae consigo su correspondiente culpa, pero también su gota de alivio.

Para sumergirnos de lleno en el fabuloso mundo de El Jardín de las delicias os #recomendabosbmc el documental “El Bosco, el jardín de los sueños” basada en una idea original de Reindert Falkenburg y dirigida por José Luis López-Linares, en el que participan historiadores del arte, artistas, escritores, filósofos y músicos.

La autora

Laura Restrepo González nació en Bogotá en 1950. Se graduó en Filosofía y Letras en la Universidad de los Andes y posteriormente hizo un postgrado en Ciencias Políticas. Fue profesora de Literatura en la Universidad Nacional y del Rosario. Se dedicó a la política y al periodismo.

En 1983 fue nombrada por el presidente Belisario Betancur miembro de la comisión negociadora de paz entre el gobierno y la guerrilla M-19. Fruto de esta experiencia es su reportaje Historia de un entusiasmo, sobrecogedor testimonio por el que recibió amenazas de muerte y finalmente tuvo que emigrar de su país.

Vivió el exilio político durante cinco años entre México y Madrid, manteniendo contactos con el ala política del grupo guerrillero M-19, intentando crear un nuevo foro de negociaciones. Su labor concluyó en 1989, cuando el M-19 abandonó sus armas y se convirtió en un partido de oposición legal, lo que le permitió volver a su país.

Ha trabajado en la Revista Cromos y ha sido editora, entre otras publicaciones, de la Revista Semana, actividad que alternó con la escritura. En México colaboró como columnista en el diario La Jornada y en la Revista Proceso.

Con la novela Dulce compañía resultó ganadora del Premio Sor Juana Inés de la Cruz 1997 de novela escrita por mujeres, que otorga la Feria Internacional del Libro de Guadalajara. Ha sido merecedora además del Prix France Culture, premio de la crítica francesa a la mejor novela extranjera publicada en Francia en 1998, y del Premio Arzobispo Juan de San Clemente 2003, otorgado por los alumnos del Instituto de Santiago de Compostela a la mejor novela en lengua española.

En 2004 se da a conocer al público hispanoamericano al obtener el Premio Alfaguara de Novela con Delirio.

Figura entre los autores latinoamericanos más destacados del momento, y sus libros han sido traducidos a más de una docena de idiomas. Su estilo desdibuja los límites entre identidades tradicionales, categorías y conceptos; en sus obras incorpora una mezcla de periodística y de experiencias propias, con relatos de alta intensidad que habitualmente se desarrollan en su Colombia natal.

Obras de la autora en las Biblioteca Municipales da Coruña:

Desde vuestras bibliotecas os deseamos una felices vacaciones cargadas de buenas lecturas !!!

Fotocopias, John Berger

En “Café con Libros” procuramos seguir la actualidad con nuestras lecturas, y el fallecimiento de John Berger hace unos meses, nos animó a descubrir uno de sus mejores cuentos.

Fotocopias es una sucesión de momentos hermosos, narrados con una velocidad de obturación baja, de manera que todos los haces de luz que pasan frente al lente de la cámara del escritor y se extienden como hilos multicolores. ¿No son las personas, en su mejor versión, eso? Haces de luz. Fogatas que tienen una necesidad sublime: dar. John Berger toma, captura lo que esas personas dan, y continúa la cadena de dones ofreciendo un libro excepcional.

El autor presenta una colección de sus encuentros vividos en la Europa de finales de milenio. Veintinueve momentos que, en conjunto, conforman un fresco de la historia de la humanidad, así como un autorretrato de su autor. Por sus páginas nos cruzamos con amigos, con viajeros en estaciones de tren, con campesinos, con Simone Weil en su apartamento de París, con vecinos, con extraños en cafés, con el fotógrafo Henri Cartier- Bresson, con pintores y otros artistas. Personas, más que personajes observadas con una mirada lúcida, sencilla, bondadosa e intensa que recorre todas las dimensiones y posibilidades de lo cotidiano.

Las fotografías sirven para recordarnos lo que olvidamos. Son el opuesto de las pinturas, estas muestran lo que el pintor recuerda.

Por Galicia, Berger sentía un cariño especial, que se visualizaba en Betanzos (el dibujo de abajo es de él)  y que se fraguó durante siete años en los que cada verano venía en su motocicleta, recorriendo la costa norte a visitar a un escritor indio afincado en tierras del Mandeo, Víctor Anand. Este amor quedó plamado en un cuento de Fotocopias donde compara las casetas de las ferias del pulpo con el mantel parisino del restaurante Maxims´s.

El autor

Consumado poeta, confiaba ciega e ingenuamente en el poder de la Literatura y de la palabra, para transformar el mundo, con pequeños pasos.

La vida de John Berger estuvo marcada por el nomadismo geográfico y cultural, por la necesidad de ver y su amplio sentido moral y estético. Su biografía es una reunión de datos fascinantes, un manojo de encuentros, exilios y un grado de independencia insospechado para un escritor. Berger ha sido considerado un humanista, no solo intelectualmente, sino por su gran humanidad. Decía que si escribía, si creaba, era únicamente porque la naturaleza lo había dotado con la capacidad de escuchar a los demás.  El valor de su palabra residía en el sentido ético de su trabajo, de su obra, de su compromiso con la ciudadanía.

Berger nació en Londres en 1926. Abandonó por obligación la escuela en 1942 e ingresó en la escuela central de Bellas Artes con el objetivo de convertirse en pintor bajo los bombardeos. Fue llamado a filas y su estancia en el ejército se prolongó debido al servicio militar. Concluida la Guerra, se incorporó como profesor de dibujo en Chelsea. Se sentía pintor y se ganaba la vida haciendo portadas de libros y otros encargos. Aceptó una columna semanal de crítica de arte en el New Statesman y el Tribune.

Desde el año 49 hasta el 58, Berger asume una intensa actividad política y sus artículos abordaron denuncias y todo aquello que era digno de ser defendido. Comenzó a ser considerado un crítico y periodista marxista a pesar de que nunca fue miembro del partido.
En 1955, publica su primera novela, Un pintor de nuestro tiempo en la que relata la historia de un exiliado húngaro en forma de diario íntimo. El libro señala la amargura del exilio, el drama y se extiende sobre el fascismo y sobre los sucesos de Hungría. El libro se retiró de las librerías y Berger apareció en varias listas negras. En 1960 abandona Inglaterra e inicia su nomadismo geográfico por el “midi francés”, Suiza e Italia. El exilio aporta una visión sosegada y consciente de su escritura.

En 1965 publicó el análisis más iluminador y controvertido sobre la obra de Picasso. Berger se fascina por el personaje y su leyenda, trata la soledad y la tristeza de un artista insolente, el impúdico genio.

En los años 70 inicia se colaboración con el director suizo Alain Tanner como guionista. Su primera película conjunta es La salamandra (1971), a la que seguirán La milie du monde (1974) y Jonás que cumplirás 25 años en el 2000 (1976).

En 1971 recibe el máximo galardón de la literatura inglesa por su novela G. En G. sostiene la tesis de que de no haber vivido en el siglo XVII, Don Juan hubiese sido un revolucionario. Intalado en la Alta Saboya  escribió su trilogía De sus fatigas que consta de tres novelas: Puerca tierra, Una vez en Europa y Lila y Flag en el que trabajó durante quince años.

Puerca Tierra se sitúa entre el principio de los años cincuenta y finales de los sesenta y es el testimonio de la destrucción radical de la vida rural a consecuencia de la economía contemporánea. El libro fue visto como un documento sociológico.  Una vez en Europa abarca desde los años sesenta y alcanza hasta los noventa y son historias de amor. En  Lila y Flag, los campesinos han abandonado el pueblo y se han instalado en las ciudades.

Cultivando su versatilidad, rompiendo géneros, en 1974 escribe un hermosísimo libro de crítica de arte y literaria, Modos de Ver, en el que como crítico intenta demostrar las funciones sociales del arte, la manera en que el artista responde a las condiciones históricas y sociales. Mirar y El sentido de la vista completan su prestigio como crítico de arte.

En 1995, cuando era reivindicado por los indignados del momento y, a la vez, reclamado como experto en los principales museos del mundo —el Prado entre ello —, el escritor británico dio otra vuelta de tuerca a su obra literaria narrando una historia de amor en los tiempos del Sida: Hacia la boda. Esta vez los derechos de autor de aquel viaje por el viejo continente camino de unos esponsales estaban destinados a los comités de lucha contra el Sida de cada país en que se publicó.

Ya fueran enfermos, campesinos, mendigos o inmigrantes, los desheredados de la tierra estuvieron siempre en el centro de la obra de John Berger. Nunca dejó de dibujar, de viajar en moto ni de escribir poemas. Fue el puente entre la gente de a pie y los grandes maestros de la pintura occidental. También la voz de los seres más frágiles, residuos del mundo moderno a los que su obra otorgó una dignidad de reyes.

Su producción literaria en los últimos años engloba novelas como King, una historia de la calle, (2000), la obra de teatro El último retrato de Goya (1998), la recopilación de artículos, Fotocopias (2000), La forma de un bolsillo (2002), libros compartidos con el fotógrafo Jean MorhOtra forma de contar, A Fortunate Man: The Story of a Country Doctor. Un hombre afortunado y At the edge of the world.

En 2008 publicó de De A para X. Una historia en cartas, y en abril de 2009 la cineasta española Isabel Coixet presentó una exposición monográfica  La Casa Encendida:  “From I to J. Un homenaje de Isabel Coixet a John Berger”, con la colaboración de la arquitecta Benedetta Tagliabue y la participación de las actrices Penélope Cruz, Monica Bellucci, Isabelle Huppert, Maria de Medeiros, Sarah Polley, Tilda Swinton o Leonor Watling.

Alfaguara editó hace pocos meses Rondó para Beverly, un homenaje que el autor escribió junto con su hijo Yves para su esposa, fallecida en 2013.

Obras de John Berger en las Bibliotecas Muncipales:

Un libro no puede cambiar el mundo. Pero tal vez nos ayude a preguntarnos cosas sobre nosotros mismos.

Felices lecturas!

Nos vemos allá arriba, Pierre Lemaitre

En “Café con Libros” seguimos leyendo a los grandes autores contemporáneos europeos, esta vez de la mano de Pierre Lemaitre. Hemos dejado atrás el singular mundo del Comisario Verhoeven, que nos apasiona, y hemos descubierto la que ha sido considerada: una de las mejores novelas sobre la gran guerra. “Nos vemos allá arriba”. Aunque las escenas bélicas sólo ocupan tres capítulos, toda la historia está imbuida del espíritu militar de entonces y las consecuencias del conflicto.

Galardonada con el Premio Goncourt, ensalzada por los críticos y convertida en un auténtico fenómeno editorial en Francia, esta novela es un emocionante canto a la capacidad de superación del ser humano y, a la vez, un fresco y atrevido retrato de una sociedad descompuesta por uno de los más crueles inventos del hombre: la guerra.

Nos vemos allá arriba

En noviembre de 1918, tan sólo unos días antes del armisticio, el teniente D’Aulnay-Pradelle ordena una absurda ofensiva que culminará con los soldados Albert Maillard y Édouard Péricourt gravemente heridos, en un confuso y dramático incidente que ligará sus destinos inexorablemente.
Édouard, de familia adinerada y con un talento excepcional para el dibujo, ha sufrido una horrible mutilación y se niega a reencontrarse con su padre y su hermana. Albert, de origen humilde y carácter pusilánime, concilia el sueño abrazado a una cabeza de caballo de cartón y está dispuesto a lo indecible con tal de compensar a Édouard, a quien debe la vida. Y Pradelle, aristócrata venido a menos, cínico y mujeriego, está obsesionado con recuperar su estatus social.

De regreso en París, los tres excombatientes se rebelarán contra una realidad que los condena a la miseria y al olvido. Así, Édouard organiza una ingeniosísima estafa con el fin de vengarse de su progenitor, que siempre lo repudió por su sensibilidad y sus habilidades artísticas. De paso quiere ayudar al fiel Albert, que quiere huir a las antípodas para olvidar a Cécile, su amor perdido. Aunque tal vez el más ambicioso sea Pradelle, que sacudirá la conciencia de Francia entera mediante una monumental operación delictiva concebida para amasar una rápida fortuna. A pesar de las dificultades los tres parecen tener una voluntad infinita.

En una brillante fusión de literatura popular y alta literatura, Pierre Lemaitre ha creado una trepidante historia que progresa al ritmo de una trama detectivesca. Integrando con maestría elementos de géneros tan diversos como el relato de aventuras, el drama psicológico, la crónica social y política y el alegato antibélico, la narración es un derroche de humor, rabia y compasión que sin duda nos ha cautivado.

 

El autor

Pierre Lemaitre

Pierre Lemaitre es un escritor y guionista francés (París, 1957). Estudió psicología e hizo gran parte de su carrera en la formación profesional de adultos, enseñando comunicación y cultura general, y literatura destinada a bibliotecarios. Se consagró luego a la escritura. Sus novelas han sido traducidas a decenas de idiomas.

Lemaitre considera su trabajo como un permanente “ejercicio de admiración por la literatura”. Desde su primera novela Irene en nuestro país, rinde homenaje a sus maestros, haciendo de estos escritores los protagonistas de su intriga: Bret Easton Ellis, Émile Gaboriau, James Ellroy, William Mcllvanney… Esta obra marca también el comienzo de su serie policial que tiene como protagonista a Camille Verhoeven, comandante de la Brigada Criminal de París. Nacido hipotrófico por eso solo mide 1,45 de cólera, intentó dedicarse a la pintura, luego estudió derecho y finalmente entró en la policía nacional. Está casado con Irène y es discreto y meticuloso. Recibió el Premio a la Primera Novela Policiaca del Festival de Cine Policiaco de Cognac.

Tres año más tarde, en 2009, lanza su segunda novela Vestido de novia ejercicio explícito de admiración del arte de Hitchcock. En ella cuenta la historia de Sophie, una treintañera demente, que se convierte en una criminal en serie que no se acuerda nunca de sus víctimas.

Lemaitre aborda la intriga social con Cadres noires, en 2010, que pone en escena a un ejecutivo en paro que acepta participar en un juego de rol en forma de toma de rehenes. El libro está inspirado en un hecho real ocurrido en 2005 en France Télévisions Publicité, protagonizado en aquel momento por Philippe Santini, y por cuyo atrevimiento fue condenado por el Tribunal de Casación el 7 de abril de 2010.

Su cuarta novela, Alex, juega con la identificación, motor del thriller: la heroína es a la vez víctima y asesino, dándole la vuelta a la relación del lector con el personaje. En ella se encuentran múltiples referencias, que el autor señala explícitamente, sobre Louis Aragon, Marcel Proust, Roland Barthes, John Harvey, Borís Pasternak, etc. Ha sido Premio de Novela Negra Europea y ganadora del Crime Writers Association International Dagger Award.

Les grands moyens es una novela digital por entregas, que sigue la estela del policía Camille Verhoeven, protagonista de una serie que se inició con la citada.
Irene, siguió con Alex y parecía haber terminado con Camille en 2012. Pero posteriormente, Lemaitre publicó Rosy & John (2013) añadiendo un cuarto volumen a la trilogía, guiño a Los tres mosqueteros, de Alejandro Dumas, que en realidad eran cuatro.

Serie policíaca Comisario Verhoeven:

Au revoir là-haut (2013), Nos vemos allá arriba marca un cambio importante en su obra, que se convierte en una novela picaresca. Abandonando el género policíaco, Lemaitre permanece fiel al espíritu de sus primeras novelas, puesto que cita desde Émile Ajar a Stephen Crane, Victor Hugo y La Rochefoucauld, y otros que nombra en los agradecimientos, entre ellos especialmente a Louis Guilloux y Carson McCullers. En noviembre de 2013 recibe el Premio Goncourt y el premio a la mejor novela francesa 2013 de la revista Lire y el Premio de los Libreros de Nancy-Le Point.

Tres días y una vida

En su última novela Tres días y una vida (2016) Pierre Lemaitre retrata con mano maestra la trayectoria vital de un adolescente que, en un fugaz arranque de ira, se ve envuelto en un crimen y debe cargar con el horror y la culpa por el resto de sus días. El relato es una invitación a acompañar el fascinante proceso de formación de la personalidad de Antoine Courtin, durante el cual se vislumbra el doloroso destino de una persona que, paradójicamente, ha sido víctima de su propia culpabilidad.

Este año, Pierre Lemaitre ha sido el ganador junto con Sara Mesa y Xabier Quiroga de los XXII Premios de Narrativa Arzobispo Juan de San Clemente, que han concedido los estudiantes de bachillerato del Instituto “Rosalía de Castro” de Santiago y cuatro institutos más de Galicia.

Premios San Clemente

En la próxima sesión de “Café con libros” nos acercaremos a una de las novelas de la escocesa Maggie O´Farrell que sorprendió al mundo editorial “La extraña desaparición de Esme Lennox” donde combinó con gran acierto la complejidad de los lazos familiares y el peso de las convenciones sociales. Os #recomendamosbmc el post de mi compañera Geni Garcia sobre esta hermosa novela en este mismo blog.

El adversario, Emmanuel Carrére

Dicen que la realidad siempre supera a la ficción y viendo muchas veces las noticias, nos damos cuenta que desgraciadamente es así.

El adversario de Emmanuel Carrére nos habla de un episodio durísimo ocurrido en Francia y que nos ha proporcionado una de las tertulias en Café con Libros, más controvertidas y entusiastas a partes iguales. Todas queríamos saber, por eso el valor de verdad de esta historia te atrapa y sorprende.

El adversario

El escritor francés Emmanuel Carrére uno de los mejores del país, se preguntó en su magnifico libro El adversario:

 ¿Qué es lo que lleva a un hombre a simular ante su familia y su entorno, que ocupa un puesto en la Organización Mundial de la Salud durante 18 años cuando en realidad nunca ha trabajado allí? ¿Como puede alguien cometer los crímenes más aberrantes contra ellos y seguir con su vida, como si nada fuera con él?

El 9 de enero de 1993, Jean Claude Romand mató a su esposa, a sus hijas y a sus padres y después intentó suicidarse. Las investigaciones posteriores revelaron que no era médico como pretendía y, algo todavía más complicado de creer, que no ejercía ninguna otra profesión. Mentía desde hacía dieciocho años y la mentira escondía el vacío. Ante la cercanía a ser descubierto, prefirió eliminar a todos aquellos a los que no podría aguantar la mirada. Fue condenado a cadena perpetua.

el abismo que abrió en los afectos humanos durante diecisiete años de mentiras se cerró para siempre, de tal manera que, en el momento de ajustar cuentas con la realidad y la verdad, le pareció normal asesinar a toda su familia antes que defraudarlos con la noticia-bomba de que los había estado engañando y estafando

Familia Roland

Los psiquiatras concluyeron que padecía un severo trastorno de personalidad.

En la cárcel ha sido considerado un preso modélico por sus compañeros y los funcionarios de la prisión. Su caso llamó la atención de criminólogos, psicólogos y psiquiatras, que han tratado de hallar una explicación al quíntuple asesinato.

Emmanuel Carreré se obsesionó con esa realidad ¿qué hay en la mente de ese asesino? Tras intercambiar cartas con Jean Claude, entrevistarse en múltiples ocasiones con él y asistir a las sesiones del juicio, publicó en 2002 El adversario, donde ofrece un relato minucioso e impecable de su terrible historia. La elección del título también fue un gran acierto, ya que el autor utiliza una cita del Apocalipsis, 12,7 donde se denomina al Diablo “El Adversario”, que “engaña al orbe entero”.

La obra de Carrère relata las horas vacías en las que el personaje supuestamente estaba en la OMS y en realidad pasaba el tiempo escondido en estacionamientos o dando vueltas en un bosque. Romand se documentó minuciosamente sobre “su trabajo” para mantener las apariencias, al mismo tiempo que creó un ficticio negocio de inversiones en el que involucra a conocidos con el fin de cubrir sus gastos. Los engaña, los estafa y los arruina, dilapidando todos los ahorros que le entregaron para que los administrase. Pese a lo insólito del caso, Él  solo quería obtener una posición social dentro de la comunidad a la que pertenece, ser alguien.

Decía Camus: “El privilegio de la mentira es que siempre vence al que pretende servirse de ella”.

El autor reconstruye el caso Romand, lo desmenuza y explora en un intento de narrar la vida solitaria, de impostura y ausencia del falso médico. Tenía que encontrar una explicación racional a lo irracional.¿Que bullía en la cabeza de Romand a lo largo de las horas vacías, sin proyectos ni testigos? Él quería averiguar qué pasaba por la cabeza de Jean-Claude los días y las noches en que, engañando a su familia con falsos viajes de trabajo al extranjero, se instalaba en un hotel próximo al aeropuerto en el que lo había despedido su mujer hasta que unos días después regresaba a casa, fingiendo haber vuelto del viaje.

Lo que más le impresionó a Carrère de la historia es:

“el vacío total que rodeaba su impostura. No había nada detrás de su doble vida. Ni un vicio, ni una perversión sexual. Simplemente deambulaba”.

El autor

Emmanuel Carrére

Emmanuel Carrére nació en Paris en 1957 y ha sabido combinar a la perfección su labor como escritor, y guionista de cine y televisión con la de director cinematográfico. Licenciado en el Instituto de Estudios Políticos de París, de niño, quiso ser arponero de ballenas, pero al final se dedicó a escribir. Hoy es uno de los narradores más relevantes de Francia.

Empezó su carrera ejerciendo el periodismo como crítico cinematográfico en varias revistas antes de publicar su primer libro, Bravoure, en 1984.

El bigote y Hors d’atteinte se publicaron también en los años 80. Su labor como escritor no le hará abandonar el mundo del cine en el que seguirá desarrollando su carrera como guionista y director. De hecho, no volverá a publicar una novela hasta 1995 cuando aparece Una semana en la nieve con la que obtuvo el Premio Fémina y que él mismo llevará al cine.

Sus obras son como los relatos de un gran reportero. Novelas de no ficción que dan forma literaria a lo que ocurre a su alrededor, aventuras documentadas con el fin de ser claro para que el lector no especializado lo entienda. Entre la biografía, el reporterismo, la autoficción, ha desarrollado un estilo propio, que ha dejado un buen puñado de libros magistrales, hondos, emocionantes, paradójicos.

Tras El adversario, que #recomendamosbmc encarecidamente, publicó Una novela rusa (2007), que marcó su vuelta a la literatura tras unos años centrado en proyectos relacionados con el séptimo arte. La novela obtuvo en Francia un éxito impresionante, ya que desvelaba muchas de las claves de la obra de su autor pues se trata de un relato autobiográfico que narra dos años esenciales en la vida del escritor, y cómo los secretos familiares llegaron a destrozarle.

Entre sus últimas obras destacan El reinoque comienza con un episodio íntimo del autor, su “conversión” al cristianismo después de una crisis personal, donde cobra sentido aquello que tanto preocupa al Carrère escritor: la verosimilitud.

De vidas ajenas, es otra “novela de no ficción”, porque es una obra acerca del amor, de la amistad, del valor, el coraje la vitalidad y también de la justicia. Está basada en dos historias reales cercanas al autor.

En Limónov, Emmanuel Carrère escribe sobre un personaje real que existe y conoce, un  granuja en Ucrania, ídolo del underground soviético bajo Bréznev, mendigo y después mayordomo de un millonario en Manhattan; escritor mimado en París, soldado perdido en la guerra de los Balcanes, y, ahora, en el inmenso burdel del poscomunismo en Rusia, viejo jefe carismático de un partido de jóvenes desperados. Él se ve como un héroe, pero también se le puede considerar un cabrón. Fue galardonada como la mejor novela francesa con el Premio Renaudot y el Premio de la Lengua Francesa.

Continuamos con la Literatura europea actual, en Café con Libros, y no abandonamos Francia, le llega el turno a Pierre Lemaitre con una de las novelas más premiadas en estos años “Nos vemos allá arriba”.

La muerte en Venecia, Thomas Mann

Siguiendo con los clásicos, en “Café con libros” escogimos una de las obras más significativas del escritor alemán Thomas Mann, La muerte en Venecia.

Cumbre en el género de la novela breve, Mann presenta a través de sus protagonistas, el escritor y el joven Tadzio, una sutil relación dialéctica entre el apogeo de la belleza y la inevitable presencia de la muerte, «la pasión como desequilibrio y degradación».

Muerte en Venecia

Thomas Mann se había propuesto, al principio, escribir una novela sobre el amor trágico, pero también grotesco, de Goethe, que a los 74 años se apasiona por una joven de 19 años, pero no la llevó a cabo hasta 1939 cuando publicó Carlota en Weimar

El personaje principal de La muerte en Venecia, el famoso escritor Gustav von Aschenbach es el mismo Thomas Mann. La obra está inspirada en una visita que Mann realizó a Venecia en 1911, cuando también se alojó en el Grand Hôtel des Bains del Lido y tuvo ocasión de admirar a un joven polaco, identificado en 1965 como el barón Wladyslav Moes, Tadzio en la novela.

El problema esencial es el desorden que se opone a un orden clásico de corte burgués, que determina una moral y define una conducta. El personaje de Gustav, esconde según Mann «hasta el último momento a los ojos del mundo el agotamiento interior, el decaimiento fisiológico».

La relación de sus personajes principales con el arte presupone un enfrentamiento de la salud y la enfermedad. El arte se alía diabólicamente a la destrucción y deteriora con violencia y de un solo golpe a quien ha vivido estrictamente disciplinado, Gustav

…era el poeta de todos aquellos que trabajan al borde del agotamiento, de los sobrecargados, de los que se sienten caídos y no dejan, sin embargo, de mantenerse en pie, de todos estos moralistas de la acción fructífera que, pobres de aliento y con escasos medios, a fuerza de poner en tensión la voluntad y de administrarse sabiamente logran producir, al menos por un momento, la impresión de lo grande…

La Belleza, así con mayúscula, presupone una abstracción. Para Aschenbach, es la multitudinaria labor de un esfuerzo «un extraordinario vigor por su sentido de la belleza», en la que se aprecia la pureza, la sencillez y el equilibrio aristocrático de la forma, de esa forma que en adelante prestara a todas sus creaciones un sello tan visible de maestría y clasicismo.

La Belleza descrita por Mann, se ofrece de repente en imagen concreta en el cuerpo y la sonrisa del adolescente polaco que el escritor contempla en la plaza. Tadzio, nuevo Narciso, se abrasa en la mirada y enturbia el abismo de Aschenbach; ambos se contemplan y se descubren. Gustav encuentra de repente la belleza que él ha creado mediante el esfuerzo mediocre y mezquino de lo cotidiano, en la figura desenvuelta y natural del joven. Tadzio es la Belleza.

Muerte en Venecia

                                      ( Imagén de  Muerte en Venecia de  Luchino Visconti con Dirk Bogarde)

Venecia, ciudad extraña, ambigua, en la que convergen oriente y occidente, participa de dos naturalezas, es terrestre y es acuática, es civilizada con un refinamiento decadente, y es a la vez heredera de una tradición clásica.

En los canales transitados por góndolas mortuorias, se ocultan olores disfrazados. La peste acecha a la ciudad y Venecia “La Refinada” sólo ofrece corrupción y muerte. Gustav reacciona con violencia contra el caos, pero la aparición del joven, lo obliga a permanecer en la ciudad moribunda. Él no puede controlar el deseo que lo lleva a la muerte.

La excitación y el desfallecimiento que esa perfección corpórea producen en su ánimo  lo llevan a la nada, a la nada más profunda y destructiva que la peste simboliza, a la muerte en Venecia.

El autor

Thomas Mann

Thomas Mann nació el 6 de junio de 1875 en una acaudalada familia de Lübeck .

Como era norma en las clases altas, Mann no acudió a la escuela primaria sino que recibió educación privada. En 1882, ingresó en un liceo y en 1889 al Katharineum, un prestigioso instituto de bachillerato en el que, recibió el Realgymnasium, una enseñanza en lenguas modernas más adaptada al uso práctico.

Su aprendizaje literario y artístico fue esencialmente autodidacta siguiendo en estos años los pasos de Heinrich, su hermano mayor también novelista. Se sintió fascinado por la música de Wagner, afición que atribuiría posteriormente a muchos de sus personajes.

Acudió como oyente durante dos semestres a la Universidad Técnica de Múnich donde recibió clases de economía, mitología, estética, historia y literatura, hasta que en 1895, en compañía de su hermano Heinrich, hizo su primer viaje a Italia. Ese año comenzó su colaboración para la revista nacionalista y conservadora Das Zwanzigste Jahrhundert, en la que durante algo más de un año publicó ocho artículos, casi todos reseñas. Tras ver rechazadas varias publicaciones, finalmente la revista Simplicissimus le acepta La voluntad de ser feliz, relato escrito en diciembre de 1895 al que siguió un año después El pequeño señor Friedemann, la obra que le permitió comenzar a hacerse realmente un nombre como escritor.
Entre octubre de 1896 y abril de 1898 viajó de nuevo por Italia en compañía de su hermano, donde  comenzó la redacción de su primera gran obra, la novela Los Buddenbrook.

Entre 1900 y 1903 mantuvo una intensa amistad de connotaciones homosexuales con el pintor y violinista Paul Ehrenberg. Mann reflejó su relación con él en muchos de sus libros, sobre todo en Doctor Faustus.

A finales de 1903 conoció a Katia Pringsheim, hija de una familia de intelectuales judíos cuyo padre, Alfred Pringsheim, era un famoso matemático, estudios que ella misma cursó, de forma un tanto excepcional en la época. Se casaron en 1905 y tuvieron seis hijos.

Los años previos a la guerra, la fama y el prestigio de Mann no dejaron de crecer, a la vez que su posición social. La única gran obra de esta época sea La muerte en Venecia, en la que el famoso escritor Gustav von Aschenbach no es otro que el mismo Thomas Mann.

Al estallar la Primera Guerra Mundial Mann adoptó una postura decididamente nacionalista y apoyó el esfuerzo bélico con varios ensayos, entre ellos Reflexiones durante la guerra (1914), Cartas desde el frente (1914), Federico y la gran coalición (1915) y sobre todo Consideraciones de un apolítico (1915-1918).
El final de la guerra le permitió continuar sus proyectos literarios interrumpidos, y así retomó la escritura de La montaña mágica, que publicó en 1924. En la década de 1920 su fama ya era mundial y no cesó de recibir honores y reconocimientos, que culminaron en 1929 con la concesión del Premio Nobel de Literatura.

Thomas Mann se opuso al fascismo desde 1921, y fue declarado enemigo del nazismo, por eso se trasladó a Suiza. En 1936 se hizo ciudadano checo, y en 1944 adquirió la nacionalidad norteamericana. Expulsado de Europa, luchó además contra la persecución, la desposesión de derechos y el exterminio de los judíos. Murió el 12 de Agosto de 1955.

En las bibliotecas podéis encontrar gran parte de sus libros que os #recomendamosbmc, y como no, la gran adaptación al cine del inolvidable Luchino Visconti en 1971 y protagonizada por Dirk Bogarde.

 

Desayuno en Tiffany´s, Truman Capote

Cuando cerramos el curso el año pasado en “Café con libros” una de las sugerencias que nos hicieron sus integrantes fue leer más clásicos. Por ese motivo, escogimos una obra que todos tenemos en la retina pero que pocos habíamos leído, la maravillosa novela del gran Truman Capote Desayuno en Tiffany´s.

La obra

Desayuno con diamantes

¿Quién no ha visto esta imagen, miles de veces a lo largo de su vida?

¿Quién no ha ido a Nueva York y se ha fotografiado delante de la joyería Tiffany’s imitando a la inolvidable Audrey Hepburn?

¿Quién no ha tarareado alguna vez la inolvidable canción de Henry Mancini, Moon River?

Pero leer la novela del gran Capote ha supuesto todo un descubrimiento, porque la obra nos ofrece una visión bastante menos dulcificada de la maravillosa y seductora Holly Golightly.

Desayuno en Tiffany´s está ambientada en el Nueva York más glamuroso, de ahí la referencia a la famosa joyería de la ciudad de los rascacielos.

Allí Holly, una chica con gran encanto, que se ha negado a seguir una carrera de actriz en Hollywood, parte corazones, toma cócteles y parece ir tirando a base del dinero suelto que le dan sus acompañantes para la propina de los servicios en los restaurantes y clubs de moda. Estos acompañantes van  desde un millonario con inclinaciones nazis, al presidiario Sing Sing, al que Holly visita semanalmente, por un dinero, claro. También un barman o el vecino
del apartamento de arriba, un aspirante a escritor que es el que narra la historia.

Inocente y tremendamente astuta, auténtica y encarnación de la máxima sofistificación, Holly vive sin pasado, desterrada de todas partes y sin deseos de pertenecer a nada ni a nadie.

Su historia de fiestas absurdas, de amigos interesantes y superficiales, adquiere un tono musical que una vez leído, jamás se olvida. Sus andanzas constituyen una especie de canción, triste y pegadiza en ocasiones, risueña y cómica hasta provocar las carcajadas en otras. Nunca solemne, en todo momento dispuestas a divertirse, Holly aparece rodeada de un aura tan frágil que parece a punto de romperse a cada frase.

La encargada de protagonizar en la gran pantalla la adaptación de la novela homónima de Truman Capote tendría que haber sido Marilyn Monroe, pero la actriz rechazó el papel, que acabó en manos de Audrey Hepburn. Y Audrey, delicada y elegante, creó uno de los personajes más inolvidables de la historia de Nueva York… y del cine.

Si quieres saber dónde se rodó Breakfast at Tiffany’s  en Nueva York no dejes de visitar esta página web: http://www.anuevayork.com/escenarios-breakfast-at-tiffanys-nueva-york/

Los otros tres exquisitos relatos del libro son: Una casa de floresUna guitarra de diamantes y Un recuerdo navideño.

El autor

Truman Capote

Truman Capote fue encontrado muerto con 59 años de edad. Solía tomar grandes dosis de tranquilizantes, lo que en varias ocasiones había provocado su hospitalización. Truman Streofkus Persons, su verdadero nombre, se declaraba abiertamente homosexual, padecía epilepsia y se confesaba alcohólico.

Capote residía normalmente en Nueva York, a la que amaba profundamente:

“Es el único lugar que conozco que sea auténticamente una ciudad. Si quieres comprar un libro a las cuatro de la madrugada, lo puedes hacer.”

Nacido en Nueva Orleans el 30 de septiembre de 1924, Truman Capote idolatraba a su padrastro, el industrial cubano José García Capote, que se casó con su madre cuando el futuro escritor contaba cuatro años. A los 17 años finalizó los estudios y comenzó a ejercer su verdadera vocación, la literatura. Publicó su primera obra a los 20 años, un cuento titulado Miriam (1944), y obtuvo el Premio O. Henry Memorial en los años 1946, 1948 y 1951.

Pero cuando logró la fama fue en 1948, con la publicación de Otras voces, otros ámbitosEn 1964 aparece Desayuno en Tiffany’s, con la que obtuvo un notable éxito y que fue llevada al cine. y un año más tarde publicó A sangre fría, considerada su obra maestra, una dura reflexión sobre la pena de muerte.

Otros títulos suyos son: Plegarias atendidas , Un árbol en la noche, El arpa de la hierba, que han sido traducidas a numerosos idiomas y sólo en Estados Unidos alcanzaron más de 15 millones de ejemplares vendidos.

En las bibliotecas podéis encontrar no solo sus libros, sino también las películas basadas en su obra y en su vida, muy #recomendamosbmc

No podemos acabar este post sin escuchar de fondo una de las mejores canciones creadas por Mancini y mil veces versionadas: Moon River. Es nuestra forma de desearos desde “Café con Libros” un gran 2017 cargado de buenos momentos.

La lección de anatomía de Marta Sanz

Desde hace unos años el nombre de Marta Sanz brilla con luz propia en el panorama narrativo español actual. Ganadora de los mejores premios literarios de nuestro país, aparece en todas las listas de los libros recomendados por libreros y críticos.

Como teníamos tantas ganas de leerla en “Café con Libros”, nos pusimos en contacto con su gran amigo y conocedor de su obra, Javier Pintor, para pedirle que nos recomendara un título. Tras comentárselo a la propia Marta, ella misma le sugirió que empezáramos con su obra más íntima, La lección de anatomía.

Y ha sido todo un regalo descubrir el universo personal y literario de Marta Sanz en esta joya que desde aquí, os #recomendamosbmc.

Lección de anatomía

La primera versión de La lección de anatomía apareció en 2008 y tuvo buena acogida, pero en 2014 aparece una segunda, que es mucho más que una mera reedición y que la Marta considera definitiva. La escritora madrileña revisa, reestructura y amplía con dos nuevos capítulos esta novela, que se enriquece con un sugerente prólogo de Rafael Chirbes.

Al igual que en el célebre e impactante cuadro de Rembrandt, La lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp, Marta Sanz aplica aquí un fino escalpelo para presentarnos un relato de carácter autobiográfico, donde la autora maneja el género con especial maestría.

Rembrandt, La lección de anatomía del doctor Nicolaes Tulp,

Porque a partir de sus propias vivencias construye un personaje, Marta Sanz, que nos habla en primera persona y nos confiesa secretos íntimos:

Es la historia sobre una mujer que se autorretrata desnuda porque su cuerpo es el texto donde han quedado grabadas sus experiencias.

Configura así un autorretrato, incluso físico, muy detallado, un análisis de sí misma y de muchas de las personas que han desempeñado un papel esencial en su existencia, su madre, a quien dedica la novela, su abuela Juanita, su tía Maribel…. Relato repleto de valentía, y en muchos casos tamizado por un sentido del humor y una saludable ironía que contribuyen a una grata lectura.

La lección de anatomía es una singular novela de aprendizaje, donde brotan recuerdos, sentimientos e ideas. Es también un repaso de la vida española y especialmente la de las mujeres de esa generación que vivió el cambio de sociedad y tuvo que encarar nuevas relaciones familiares, vecinales, educativas, laborales, sexuales, profesionales y políticas.

Para Marta Sanz en su obra está la realidad al desnudo, el propósito de dar cuenta de porqué somos las mujeres, qué somos a través de las miradas y de las relaciones que mantenemos con otras mujeres reales, de carne y hueso.

Mi memoria es el reflejo de los relatos ajenos, de las imágenes diferidas que otras mujeres han hecho de mi propia vida. No se puede explicar el yo sin el nosotros. Si mi madre no me hubiese contado la vida de la manera en la que ella la contaba yo tal vez no hubiese tenido la pulsión narrativa que tengo. Nuestra identidad es el resultado de un relato comunitario.

La autora

Marta Sanz

Marta Sanz nació en Madrid, en 1967. Se doctoró en Literatura Contemporánea por la Universidad Complutense de Madrid. En 1995 publicó su primera novela, y desde entonces ha compaginado su faceta de escritora con su participación en la redacción de diversas publicaciones periódicas. En la actualidad, colabora con varios diarios y suplementos como El País y Público.

Ha sido profesora de Lengua y Literatura en las carreras de Periodismo, Publicidad y Comunicación Audiovisual de la Universidad Nebrija y responsable de materias del Máster y del Doctorado en Lingüística. Ha diseñado materiales para la enseñanza de la lengua y la literatura, y para la formación de profesores. Imparte talleres de Lectura y Escritura creativa en escuelas y universidades nacionales e internacionales, y ha colaborado con el Instituto Cervantes.

Desde que se dio a conocer en 1995 con la novela El frío, reeditada hace un par de años en Caballo de Troya, Marta Sanz ha seguido una trayectoria rubricada por la brillantez y la coherencia, y desplegada en la narrativa, el ensayo y la poesía, sin olvidar sus colaboraciones en varios medios.

Después de novelas como Susana y los viejos, finalista del Premio Nadal, Black, black, black y Un buen detective no se casa jamás en las que incursiona en el género policíaco y crea al original detective Arturo Zarco, Daniela Astor y la caja negra, poemarios como Perra mentirosa/Hardcore y Vintage, Metalingüísticos y sentimenta­les: antología de la poesía española (1966–2000). 50 poetas hacia el nuevo siglo, que incluye un imprescindible y documentado estudio introductorio sobre el asunto.

En 2014 Marta Sanz incrementa su producción, dando a la imprenta paralelamente el ensayo No tan incendiario, lúcido examen de insoslayables cuestiones literarias y culturales que es preciso debatir en estos problemáticos momentos, y las novelas Amour fou, estimulante visión de las relaciones amorosas y La lección de anatomía.

En 2015 gana el Premio Herralde de Novela con Farándula, que fue escogido como uno de Los 10 mejores libros de 2015 por el suplemento cultural de El País, Babelia.

Acaba de publicar este año 2016 un ensayo Éramos mujeres jóvenes, donde analiza la educación sentimental de la transición española.

Ojalá os guste tanto como a nosotras el universo de Marta Sanz. Felices lecturas.

Un año más de “Café con Libros”

Este año Leonardo Padura inauguró nuestra Lista de Deseos, Wishlist, en “Café con libros” y siguiendo las sugerencias de nuestras lectoras nos centramos en escritores africanoslatinoamericanoscómics, literatura escrita por mujeres, autores españoles actuales, literatura gallega y como no, en un apartado que titulamos “Además…” donde fuimos incorporando títulos, al filo de los escritores que nos fueron visitando en la ciudad en este curso y a los que tuvimos el privilegio de escuchar.

Leer a Padura antes de comenzar el curso fue por un grato motivo. Carmen Ramos, nuestra cronista oficial, lo recogió en este ya quinto capítulo de “Café con Libros”.

Amigas, queridas lectoras…Un año más,aquí llega la mano que casi todo lo anota y que después empieza a leer, a leer y a leer…

Dice el refrán que gallegos y asturianos primos hermanos, será por eso, por ser provincia limítrofe o porque, modestia aparte, los clubes de lectura de La Coruña somos maravillosos. Sea cual fuere el motivo, el caso es que La Fundación Princesa de Asturias nos invitó por segundo año consecutivo a un encuentro con Leonardo Padura, Premio Princesa de Asturias de Las Letras 2015. Previamente al viaje, como lectoras aplicadas que somos hicimos los deberes, porque no podíamos presentarnos ante el escritor cubano sin haber leído ninguno de sus libros. PAISAJE DE OTOÑO y el cuento Mirando al sol fueron las obras elegidas para leer y comentar. En Oviedo nos esperaba Leonardo Padura, bueno a nosotras y a 1500 lectores más. Este año el encuentro se desarrolló bajo el lema Padura, coartada perfecta. La entrevista fue realizada por el guionista y director editorial Felipe Hernández Cava.

Después de su presentación y de ver el vídeo representativo de la labor que realizan los clubes de lectura de las bibliotecas públicas de España, Padura se dirigió a los lectores diciendo: “Verles a ustedes me demuestra que vale la pena hacer lo que hago” Esto es muy emotivo, muy fuerte”, estas fueron las primeras palabras del premiado visiblemente emocionado…

Empezar un curso formando parte de los Premios Princesa de Asturias supuso poner el listón muy alto a la hora de planificar lecturas para Sira y para mí. Pero creo que lo superamos con buena nota…

Este año, tras la visita de la adorable Xulia Alonso y gracias a la inestimable ayuda de Javier Pintor, pudimos recibir en nuestra biblioteca a dos de las personas más carismáticas que hemos conocido: Pedro Feijoo y Miguel Gallardo.

Pedro Feijoo, autor cercano, divertido y dicharachero ya nos había mostrado en sus “Paseos pola Coruña Literaria” (organizado por la  AELG)  todas las localizaciones de su novela A memoria da choiva.  Nos encandiló de tal manera que decidimos leer su obra para desentrañar el mundo de Rosalía y le invitamos a hablar de lo que más le gusta, escribir novelas  y comentarlas con sus lectores.

Miguel Gallardo nos fascinó hablando del mundo de su hija María y su último cómic María cumple 20 años, que refleja la vida de los autistas cuando se hacen adultos.

Dibujar para María todo el rato para tratar de comunicarme con ella, me ha enseñado que la ilustración es un lenguaje. Y para comunicarte no necesitas tanta técnica. Con María descubro que el dibujo es una línea en un trozo de papel. Y si así me puedo comunicar con María, también puedo hacerlo con el resto.

Junto a nuestros compañeros de Fancómic recibimos al magnífico Capitán Gallardo, que nos habló de los entresijos del mundo del cómic y nos animó a implicarnos con los que más nos necesitan, para que sientan que somos una parte importante de sus vidas y que podemos hacer muchas cosas juntos.

Este ha sido también el año de los encuentros con autores noveles de la ciudad, que se prestaron a charlar con los integrantes de los clubs, en la Biblioteca del Ágora. Miriam Chepsy con sus Mundos imaginarios y la dulce Marga Rosende con Las huellas de la memoria, nos acercaron a sus universos literarios y a las dificultades de publicar una primera obra.

Hemos tenido el privilegio de conocer y escuchar a los mejores escritores e ilustradores del momento, Nélida Piñón, Enrique Redel, Clara Usón, Daniel Sánchez Arévalo, Marta Sanz, Elvira Lindo, Alejandro Palomas, Manuel Gutiérrez Aragón, Maria Oruña, Juan Cruz, Andrés Trapiello, José Ovejero, Ignacio del ValleNajat El HachmiErnesto MalloJordi Sierra i FabraMónica Rodríguez, Manuel Rivas, Anxos Sumai, Inma López Silva, Belen Gopegui, José Miguel MuletInés Martín RodrigoAntonio RubioEl Hematocrítico, Laura Restrepo, Eduardo Sacheri MiguelAnxo Prado, Emma Ríos… y muchos otros que nos quedan en el tintero.

Todos ellos han estado en nuestra ciudad gracias a ciclos tan interesantes como el  “Libros en Directo” ,  “Conversaciones con…” ,  “A creación literaria e os seus autores” y ” A libro abierto”. Gracias también a los libreros y bibliotecarios de A Coruña que siguen apostando por traer a estos autores a presentar sus libros en sus espacios y que están convirtiendo la ciudad en un referente literario nacional.

Como no sólo de lectura vive el hombre … visitamos en el Kiosko Alfonso la exposición “Los objetos hablan”, formada por cuadros de las colecciones del Museo del Prado. Viajamos a la tierra de Manuel María para rendirle homenaje. En Rábade, inauguramos un monumento dedicado a Don Manuel escuchando un recital de sus poemas de la mano de algunos integrantes de los clubs y pudimos visitar su casa y escuchar la voz maravillosa de Uxia. Uno de los días mas bonitos que hemos vivido en los clubs de lectura de A Coruña.

Intentar compartir con todos lo que ha supuesto un año más de “Café con Libros” es una tarea maravillosa porqué tenemos la suerte de contar con Carmen Ramos.  A lo largo del año va apuntando qué leemos, lo que nos transmiten esas lecturas y todos los momentos inolvidables que vivimos juntas.

En su último capítulo nuestra cronista se ha superado al incorporar en forma de cuento todas las lecturas y vivencias de estos últimos cinco años: encuentros con autores, viajes, exposiciones, homenajes culinarios, cumpleaños … y sobre todo la amistad.

Amin Maalouf decribe en una frase de su obra Los desorientados lo que tal vez, dentro de unos años, sintamos cada uno de nosotros:

“Se pierde la memoria de las palabras, pero no la memoria de las emociones”

“Café con Libros” , continuará…

                                                                                                      ¡¡Felices lecturas de verano!!