“El día antes de la felicidad” Erri de Luca


En el Club de lectura de la Biblioteca Sagrada Familia repetimos con este genial autor que es Erri de Luca: admirable autodidacta ya que su formación no ha sido la convencional sino que su escuela ha sido la calle, la vida, el experimentar por su cuenta hasta encontrar en la escritura el camino, la vocación de su vida.

En esta ocasión estamos comentando El día antes de la felicidad, donde en pocas páginas crea una historia llena de calidad y complejidad, ahondando una vez más en el alma humana. Con trazos firmes y claros, dibuja unos personajes que notamos cercanos, pero no sólo los personajes, también crea una atmósfera que nos envuelve de forma que parece que estuviésemos en el patio de vecinos del edificio napolitano donde se desarrolla la mayor parte de la historia, paseando por el puerto o mirando hacia el imponente Vesubio. Es una historia de aprendizaje y maduración, contada desde el punto de vista de un niño, con esa mezcla de inocencia y sabiduría que los niños suelen tener en las novelas.El día antes de la felicidad

El protagonista es un huérfano, muy ágil y despierto del que no conocemos ni su nombre y al que Don Gaetano acoge como si fuera un padre. Nunca se ha sentido parte de nada, de una familia, comunidad e incluso de una ciudad; nunca ha sabido quienes fueron sus padres ni porqué lo abandonaron. Siempre se ha sentido un trozo suelto y desarraigado. Por eso tuvo que luchar para ser admitido como uno más entre los muchachos con los que juega al fútbol. Vive en un habitación pagada por su madre adoptiva que nunca ve y que le permite estudiar y vivir la vida con gran libertad. Tiene por única compañía los libros que le presta Raimondo, otro personaje singular que tiene una vieja librería de segunda mano; y las partidas a la escoba que siempre pierde contra Don Gaetano pero que disfruta con las historias que éste le va contando. Don Gaetano es el portero de un edificio de viviendas típico del Nápoles de los años 50, la típica persona que vale para todo, lo mismo ejerce de albañil que de carpintero, electricista o desactivador de bombas! Hasta resolvía litigios entre inquilinos o “consolaba a una viuda necesitada de abrazos”. Bajo su mirada pasan a diario gran cantidad de personas, cada cual con su bagaje de vivencias a cuestas y la experiencia en el trato con la gente es lo que ha hecho que Don Gaetano haya desarrollado un gran don: “saber leer el pensamiento de los demás“, me lo imagino como esas personas que con sólo mirarte saben lo que te pasa. Será este hombre quien vele por el protagonista en su transición de la niñez a la madurez, le transmitirá el legado de sus recuerdos como una preciosa herencia. Por su parte Raimundo le enseñará que la mayor libertad del hombre la proporcionan los libros y la educación. Así, entre Don Gaetano con sus historias de la guerra y sus partidas a la escoba, los partidos de fútbol con otros chicos del barrio,  los libros que le presta Don Raimondo y su amor hacia Anna, de la que se enamora de niño, transitará la vida de este muchacho desde los 8 a los 18 años.

En un momento de la historia Don Gaetano dice: “Un hombre es una cuenca de recepción de historias, cuanto más al fondo está, más recibe

Para Erri de Luca “este fondo se refiere a la última fila de la clase, al último estrato de la escala social… Ahí es donde se acumulan las historias. Hoy ese fondo está en los campos de concentración de inmigrantes, y en su aventura”.

Esto lo podéis encontrar en esta interesante entrevista a Erri de Luca.

En cuanto a la felicidad…

¿Qué es? Para nuestro autor “La libertad hay que ganarla, luchar por ella” “La felicidad no; es algo sobre lo que no se puede fundar nada, una ciudad, un gran amor… es algo que llega de forma imprevista y dura poco. La felicidad no es un proyecto, es un regalo” 

Vosotros ¿qué pensáis? la felicidad ¿hay que trabajarla de alguna forma? ¿llega simplemente, de forma imprevista?

El autor

erri de luca

Erri de Luca es uno de los escritores más prestigiosos de la narrativa actual.  Nacido en Nápoles en 1950, participó en el Mayo del 68 y fue militante de izquierdas, enrolado en el grupo revolucionario Lotta Continua. Trabajó como obrero de la construcción, operario en una fábrica de Fiat y camionero, y condujo vehículos de ayuda humanitaria durante la guerra de los Balcanes. Construyó con sus propias manos la casa en la campiña romana donde hoy vive, y practica, con tanta regularidad como entusiasmo, el alpinismo. Aprendió de manera autodidacta diversas lenguas, como el hebreo o el yiddish, y es lector perpetuo y apasionado de la Biblia –aunque ha dicho que no es creyente-, algunos de cuyos libros ha traducido al italiano.

Su escritura, siempre tan contenida y rigurosa tiene, sin embargo, una gran carga emocional. Sus textos orbitan en torno a cuatro elementos autobiográficos: su infancia en el Nápoles de los años 50, su militancia en Lotta Continua (donde fue jefe de seguridad), la dureza del trabajo manual que ejerció durante años y por último el alpinismo y las escalada.

Entre otros galardones, ha recibido el Premio France Culture y el Femina Étranger, en Francia, y el Premio Petrarca en Alemania. Ha escrito más de cincuenta obras literarias. Otra interesante entrevista que se le hizo hace tres años en El Cultural.

De este autor podéis encontrar en nuestras Bibliotecas municipales:

Espero que disfrutéis con los libros de Erri de Luca como lo hemos hecho nosotros!!

Advertisements

Posted on 13 Xaneiro, 2016, in Actividades do club, Club Sagrada Familia, Clubes de lectura, Libros lidos, Novela sobre a vida cotiá, Xeral and tagged , , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: