A flor de piel de Javier Moro


Hace unos meses Javier Moro, presentó A flor de piel en el cicloA libro abierto” que dirige Javier Pintor en el MAC.  A partir de ese momento, tras escucharle comentar su novela con Toño López Mariño, supimos que este año teníamos que leerla en “Café con Libros”.

Tanto nos entusiasmó Javier Moro,  que esperábamos el momento de descubrir como la gallega Isabel Zendal Gómez se convirtió en una de las columnas maestras de la Expedición Filantrópica, contra la viruela, que, entre 1803 y 1814, distribuyó la primera vacuna de la historia por el mundo entero y de manera gratuita.

El autor

Javier Moro

Javier Moro nace en Madrid el 11 de febrero de 1955, hijo de padre español y madre francesa. Estudia el bachillerato en el Liceo Francés de Madrid. Desde muy joven, viaja con su padre, ejecutivo de una compañía aérea, a países de África, Asia y América. Esos viajes en familia, en los que descubre el mundo, constituyen los mejores recuerdos de la infancia y dejan una huella que aparecerá más tarde en sus libros.

A los 17 años, gana una beca de la Fundación Zellidja para realizar un viaje de estudios y pasa tres meses en Igloolik, Canadá, cerca del Polo Norte, conviviendo con una familia de esquimales. Publica su primer reportaje sobre aquella experiencia en El Dominical de ABC. Su segundo viaje, con los indios Yanomamis que le vale a su autor el Primer Premio de la Fundación Zellidja y una beca para ir a estudiar a Francia.

Entre 1973 y 1978 estudia Historia y Antropología en la Universidad de Jussieu (Paris). Al graduarse empieza a colaborar con Dominique Lapierre, su tío y Larry Collins. Pasa varios meses en Libia y en Egipto investigando para un libro que se llamará El Quinto Jinete.

En uno de sus  viajes, el líder sindicalista y cauchero Chico Mendes es asesinado y Javier Moro, profundamente conmocionado, investiga en Brasil, para el que será su primer libro, Senderos de libertad. Moro relata la historia de Chico Mendes, símbolo internacional de la defensa del medio ambiente, y del asesino contratado para eliminarle.

El éxito del libro le permite seguir escribiendo y regresa a España. Alterna las investigaciones de sus libros El Pie de Jaipur (Premio extraordinario del Ministerio de Asuntos Sociales 1995) y Las montañas de Buda con colaboraciones en la radio y en prensa escrita. Colabora con Eduardo Punset en el programa Redes y escribe el libro, La mundialización de la pobreza, una recopilación de sus observaciones sobre los países del Tercer Mundo, que publica Galaxia Gutenberg.

Coincidiendo con la publicación Era medianoche en Bhopal, premio Christopher Award en Nueva York, escribe el guión del documental Una nube sobre Bhopal, realizado por Larry Levene y Gerardo Olivares. También participa en el documental El hambre en el mundo contada a mi hijo, con Jean Ziegler, Larry Levene y Gerardo Olivares.

En 2005 publica en Seix Barral Pasión India, historia del amor y la traición entre la cantante española Anita Delgado y el majará de Kapurtala, Jagatjit Singh, gran éxito de crítica y de ventas en España, Francia, Alemania, India… En octubre 2008 El sari rojo, la historia épica de Sonia Gandhi y la familia Nehru en la India de hoy. Un libro que causó una fuerte polémica en la India.

Su séptimo libro, El imperio eres tú, está ambientado en América del Sur: trata sobre la vida del emperador Pedro I de Brasil, que también lo fue, por un breve periodo, rey de Portugal. La novela le valió el Premio Planeta 2011.

En el 2015 publica A flor de piel, tras cuatro años preparando esta novela.

La obra

A flor de piel

La novela de Javier Moro A flor de piel rescata la historia de Isabel Zendal, una mujer gallega, pobre “de solemnidad”, caída en desgracia por ser madre soltera, que en 1803 zarpó desde A Coruña con 20 niños huérfanos y dos médicos, Xavier Balmis y Josep Salvany, para emprender la que fue denominada por el inventor, el médico Edward Jenner, como la misión humanitaria “más grande de la historia”: llevar la vacuna de la viruela a toda Iberoamérica y Filipinas.

“Fue una españolada, una quijotada financiada y esponsorizada por el rey de España en el declive del imperio. Todo tenía un aire de innovación y de locura, para llevar a cabo la mayor gesta sanitaria de la historia se apoyaron en el eslabón más débil de la sociedad: los niños huérfanos”. Javier Moro.

El libro arranca con la muerte por viruela de “la Ignacia”, la madre de la protagonista, en una choza de jornaleros en la pedanía de Santa Mariña de Parada, en el municipio coruñés de Ordes.

De ahí, tras hacerse cargo de sus hermanos pequeños, trabajar el campo, servir como criada, y dar a luz a un hijo como fruto del engaño de un soldado, Zendal pasará a encargarse de la Casa de Expósitos de La Coruña, de donde será llamada por el rey de España, Carlos IV a desempeñar la gesta de emprender un periplo por los territorios españoles de ultramar para difundir la viruela “benigna” y así inmunizar a las poblaciones de las Indias españolas y Filipinas.

La tarea de la comitiva española,  los niños, Zendal y los médicos Xavier Balmis y Josep Salvany, no se limitó a difundir la vacuna sino que fue capaz de “innovar” y crear un sistema capaz de “autorreplicarse” en todas las poblaciones por las que pasaron. Así, idearon el método de difusión de la viruela benigna “brazo a brazo” a partir del pus de las vacas del norte de Europa enfermas de este virus.

“Crearon el embrión de lo que sería el sistema de sanidad pública –ha asegurado– y tuvieron que trabajar con los sacerdotes y parroquias para conseguir que aceptaran en colaborar con algo que, para la mentalidad de la época, era repugnante y casi sacrílego: inocular fluidos de animales enfermos en personas”.

Llevaron el sistema hasta Buenos Aires, Filipinas y el norte de Texas cruzando todo el continente sudamericano y centroamericano y consiguieron mantener a salvo a todos los niños menos a dos, que salieron ya enfermos al emprender el viaje. Por el camino, fueron reclutando nuevos niños para la misión. En total, más de 200.

Para Moro, es una historia que tiene “de todo”, desde la pugna por los dos hombres que encabezaban la comitiva por conquistar a Zendal, hasta ciencia, innovación, creatividad y aventura. Sin embargo, lamenta el desconocimiento de la historia de estos españoles.

Isabel, la protagonista podría considerarse la primera enfermera hispana profesional de la historia. En México, la Facultad de Medicina de Puebla lleva su nombre. Y la OMS la honra con un premio anual.

“Es una historia en la que sale lo mejor a relucir de lo nuestro. El gran héroe de la expedición es un catalán, Josep Salvany, que dio su vida por llevar a cabo el asunto; luego está un médico alicantino, Balmis, el director; luego está la rectora, que era gallega; el financiero era castellano; el patrón del barco era vasco… Es realmente una historia española”.Javier Moro

Os dejamos con una entrevista del autor contando como ha sido el proceso de creación de esta fascinante novela:

Advertisements

Posted on 5 Novembro, 2015, in Club Os Rosales and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. A FLOR DE PIEL (Javier Moro)
    Los protagonistas de A flor de piel, desgarrados entre la pasión de salvar al mundo y la necesidad de salvarse a sí mismos, son como luces en el horizonte oscuro del final de una época.
    El contraste entre la miseria oscura del interior de la casa y el esplendor de la naturaleza del exterior no podía ser más punzante.
    Cada niño que nace, no es una boca que come, son dos brazos que trabajan, se decía en Galicia.
    En los pobres existía la aceptación tácita de que no se elegía el destino. Este se imponía, la mayoría de las veces para mal, algunas para bien. Pero siempre de forma ineluctable.
    Non te namores, miniña; miniña, non te namores, das palabriñas dos homes.
    Había apostado fuerte y había perdido.
    Casar, casar, sona ben e sabe mal …
    Pero el horizonte de Isabel era monótono y previsible.
    Lo que me duele es el alma.
    Los peores enemigos no son los franceses ni los ingleses ni los que uno se encuentra en el campo de batalla, sino los enemigos internos …, los que no vemos a pesar de que nos rodean …, los que hacen la reverencia y luego te dan una cuchillada por la espalda.
    Era una mujer endurecida, pero nunca lo bastante como para aceptar el sufrimiento de un huérfano (…) El abandono …, si alguien conocía bien la devastación que aquello producía en el alma de una persona, era ella.
    Quiere a la humanidad más que a los seres humanos.
    ¿Cómo es tener una madre para ti solo? (…) Pues … es alguien que siempre te dice lo que tienes que hacer, es alguien que te regaña, que se enfada pero luego se le pasa … (…) ¿Qué más? (…) No sé … una madre … es una madre. Te cuida cuando estás malo, te da de comer lo que más te gusta y esas cosas …
    Del bien que uno hace siempre quedará algo, de todo lo demás, nada.
    Pero la felicidad se aprecia cuando se pierde.
    A veces uno se deja engañar por su propia fantasía.
    Pensó en su hijo, y sintió un pellizco de remordimiento porque por primera vez se dio cuenta realmente de que se había perdido algo valioso: su infancia.
    A fuerza de tropiezos y golpes, Isabel se había vuelto práctica, había aprendido que en la vida había muchas pretensiones, muchos sueños y pocas realidades.
    Pensó en el amor: siempre había considerado remilgada esa palaba, pero ahora se daba cuenta de lo mucho que servía para cambiar el mundo.

    MI COMENTARIO GENERAL
    Me gustó el libro, se lee muy bien, aunque hay momentos que me sobra descripciones, pero en general bien.
    Isabel, la veo toda una mujer valiente que logra salir adelante y que se preocupa por los demás. Empatizo con ella y sufrí con ella su historia.
    Balmis, no puedo con él. Su arrogancia e indiferencia con los demás, su egoísmo y solo yo, yo, yo …. Me asquea. Al final, como siempre, aprende la lección, pero al final. No siento empatía por él.
    Salvany, personaje querido, y que como Isabel se entrega a los demás y sabe sacar lo mejor de sí. Me dio pena su final, tan solo y lejos.
    Los niños, en especial Cándido, me producen ternura. Pobres grandes y pequeños héroes que en su mundo eran los más cuerdos y débiles. Cándido, me gusto mucho su evolución.
    El personaje de Don Ricardo es muy similar a Salvany pero al mismo tiempo con pequeños aires a Balmis. Lo veo como un personaje más secundario que principal pues no aporta mucho a la historia, sí a la vida de Isabel.
    La narración es fácil de seguir
    Me gustó el libro

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: