Casa de muñecas de Henrik Ibsen


El lunes 23 de febrero en el Club de la Sagrada Familia comenzaremos la lectura de la obra Casa de muñecas del dramaturgo noruego Henrik Ibsen.

El autor

Henrik Ibsen (1828-1906)  una de las grandes figuras de la literatura mundial, es el escritor más representativo y de mayor influencia en el teatro contemporáneo pero también es considerado por algunos críticos como el segundo en importancia después de Shakespeare. Ofreció al teatro algo nuevo al establecer una ética, una profundidad psicológica y una importancia social en el drama burgués europeo que el teatro no tenía desde los tiempos de Shakespeare.

ibsen_henrik

Nació en medio de una moral estrecha de miras, llena de  superstición y de miedo. A su alrededor todo era considerado pecado, todo merecía un reproche, una advertencia sobre el posible mal que podría acarrear cualquier acción que se emprendiera. Por eso sus personajes no se contentan con vivir la vida cotidiana, necesitan de un proyecto que realizar aunque éste sobrepase sus fuerzas y les haga sentirse solos, incomprendidos o derrotados, pero orgullosos por haberse aventurado a conseguirlo. Su obra llegó a escandalizar por tratarse de una sociedad dominada por los valores victorianos al cuestionar el modelo de familia y sociedad dominantes.

Sus personajes son  gente de clase media de su época, cuya rutina se ve alterada al enfrentarse a crisis profundas que tienen lugar en sus vidas.

Entre sus obras más conocidas se encuentra Casa de muñecas que nos muestra a Nora Helmer luchando por liberarse del papel de muñeca de su marido Torvaldo, tratando de ser fiel a sí misma y de encontrar su propio camino en el mundo. Al estrenarse la obra, en el Teatro Real de Copenhague en 1879, hubo mucha controversia pero pronto el personaje de Nora se convirtió en un símbolo de las mujeres que luchan por la liberación y la igualdad.

Si queréis saber más aspectos de la vida y obra de Ibsen podeis consultar el post que Enrique publicó en este blog.

Casa de Muñecasmuñeca

En los tres actos en que se divide Casa de muñecas  Nora, la protagonista, que ha vivido bajo la tutela de su padre y posteriormente de su marido, alejada de la realidad e incitada a seguir siendo una niña, una muñeca, llega a verse en una situación límite que le va a facilitar  el acceso a la realidad, comprendiendo que ha mentido con su vida.

En esta pieza teatral, Ibsen nos hace reflexionar sobre las mujeres y su papel en la historia, pero sobre todo nos induce a diferenciar el mundo de las mujeres en los distintos ámbitos sociales en los que se desenvuelven. No es lo mismo la vida de la mujer  sometida al hombre, pero perteneciendo a un estatus social acomodado, que la vida de la mujer, igualmente sometida al hombre pero sufriendo carencias económicas y trabajando sin parar.

En Casa de muñecas, Nora es una joven esposa que ha vivido creyéndose incapaz para decidir sobre cualquier cosa al margen de los trajes, fiestas, juegos… Mimada primero por su padre, después por el marido, no piensa, no sabe, no decide… Nora es tontina, muy superficial y sólo atiende a piropos y niñerías.

Actualmente,  pese a lo que hemos avanzado, pese a la fortaleza que demuestran cada día muchas mujeres frente a los hombres; nos queda todavía mucho camino por andar porque todavía existen muchas que, aparentemente “despreocupadas y felices”, viven un infierno en sus casas. Muchas se refugian en el alcohol y sufren en silencio humillación tras humillación.

Esos hombres vivieron ya en su infancia el sometimiento de la madre hacia el padre, crecieron convencidos de que la mujer un ser inferior al que muchas veces hay que domar y doblegar. También es cierto que hay dos clases de hombres: señores Helmer, educados, cariñosos y complacientes frente a otro tipo de hombre/bestia que maltrata y anula a la mujer.

El tipo de mujer que describe Ibsen, esposa de señor acomodado, gozando de una vida sin preocupaciones, ajena a cualquier problema social, sin mayor inquietud que vivir holgadamente, contribuye por desgracia a la actitud prepotente y machista de muchos hombres que ven a la mujer como “muñequita”, sin criterio alguno y a las que se puede dirigir a voluntad. La diferencia con otras épocas es que muchas de ellas lo hacen de forma consciente porque les interesa este tipo de vida. El dilema se produce cuando la mujer es consciente de ella misma, como en la historia de Nora, y se enfrenta al opresor.

Espero que disfrutéis de esta obra del gran Ibsen, feliz lectura!!

Advertisements

Posted on 21 Febreiro, 2015, in Club Sagrada Familia, Libros lidos, Novela social e política, Xeral and tagged , . Bookmark the permalink. Deixar un comentario.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: