Suite francesa la obra inacabada de Irène Némirovsky


Dos niñas de 13 y 7 años Denise y Elizabeth respectivamente, escapan del horror nazi en la Francia de 1942. Llevan consigo una pesada maleta llena de recuerdos, fotos, documentos…y un manuscrito de su madre protegido por una vieja carpeta de cuero marrón. Su padre se lo confió antes de ser detenido por los gendarmes y conducido a varios campos de concentración,  y después al infierno de Auschwit, donde poco después moriría. A su madre hace ya meses que no la ven. También ha sido  asesinada en el horror de Auschwit.

Las niñas han podido salvarse gracias a su tutora, que las ha escondido en su casa. Desde el pueblecito de Issy-l-Éveque, les ayudará a cruzar Francia clandestinamente pasando varios meses ocultas primero en un convento y después en sótanos  de la región de Burdeos, siempre arrastrando la maleta y protegiendo el vieja carpeta.

Durante muchos tiempo Denise , no se atreve a abrir el manuscrito, ya que le trae recuerdos muy dolorosos. Muchos años después, junto a su hermana Elizabeth, decide donarlo al Instituto para la Memoria de la Edición Contemporánea, no sin antes mecanografiarlo, para conservar los recuerdos de su madre. Poco a poco, al ir descifrando las palabras con la ayuda de una gran lupa, empieza a aparecer ante sus ojos no un diario íntimo, como ella esperaba, sino un sobrecogedor y lúcido retrato de la ocupación alemana de Francia en los primeros años de la Segunda Guerra Mundial.

Las hermanas eran las hijas de Irène Némirovsky y el manuscrito la Suite francesa

Manuscrito_Suite_francesa_1942

Existen pocos casos en los que un libro resulta tan fascinante como la vida de su autora y como la historia del propio manuscrito. Suite francesa es uno de ellos.

Es una novela excepcional escrita en condiciones excepcionales. Es ante todo un libro testimonial, Irene Nemirovsky lo escribió mientras acaecían los hechos que describe, durante su retiro con su marido y sus hijas en un pueblecito de la Borgoña francesa, a donde se habían trasladado, para pasar desapercibidos y evita así ser enviados, junto a otros miles de judíos a un destino entonces desconocido.

Fue concebida por la autora como una obra ambiciosa que constaría de cinco partes, de las que sólo terminaría las dos primeras, Tempestad en Junio y Dolce. Su proyecto  se vio truncado tempranamente porque acabó sus días en un campo de concentración.

Pero dejo interesantísimas anotaciones sobre sus intenciones creativas, tanto de su estructura como de su enfoque. Presentaría un relato sobre la ocupación de Francia por Alemania durante la Segunda Guerra Mundial pero sin centrarse en los hechos históricos…

Sólo hay que rozarlos, mientras se profundiza en la vida cotidiana y afectiva y sobre todo, en la comedia que eso ofrece

timthumb.php

La primera parte Tempestad en Junio se centra en los bombardeos sobre París y la huida de la población hacia el Sur ante la inminencia de la ocupación alemana. Plasma la incidencia de tan graves acontecimientos en la vida cotidiana de la gente.

La segunda parte Dolce traslada la acción a un pequeño pueblo cercano a París, en donde los habitantes tienen que hospedar en sus casas a oficiales del ejército invasor. Interesa sobre todo las relaciones humanas que se establecen entre los alemanes y los dueños de las casas. Esa situación de cercanía al enemigo hacen que se entrelacen los sentimientos de desconfianza y odio al invasor con otros de aceptación, resignación e incluso simpatía.

La edición de la editorial Salamandra incluye en el prólogo una completa biografía de Irène Némirovsky a cargo de Myriam Anissimov. Y dos apéndices, uno con las notas que acompañaban al manuscrito de Suite francesa hechas por Irène, en las que habla de su oficio como escritora y registra las ideas que se le van ocurriendo sobre el futuro de su novela, los pasajes que desea modificar, las posibles futuras conexiones entre personajes…Y un segundo apéndice que recoge la correspondencia entre 1936 a 1945,  entre ella y su editor y  también la que mantiene su marido con diferentes personas a las va recurriendo en el momento en el que ella es retenida, para intentar averiguar el paradero y su situación o simplemente si sigue con vida.

El título de Suite francesa, aunque no fuera el decidido expresamente por Irène Némirovsky, resulta muy acertado, porque si dejo constancia del deseo de que su obra tuviera la estructura de ésta forma musical concreta, en cinco movimientos, donde se notaran los distintos tiempos.

Despedimos el post de esta novela imprescindible con una de las Suites que nos han acompañado en estos días en nuestro Club de Lectura.

Suite para violonchelo solo nº 1 en sol mayor – Preludio del maestro Johann Sebastian Bach

Advertisements

About Maru Cardiel

Bibliotecaria de profesión y vocación. Apasionada de los libros y de la lectura compartida. Siempre aprendiendo, siempre avanzando...

Posted on 28 Maio, 2013, in Club Ágora, Libros lidos and tagged , , . Bookmark the permalink. 2 Comentarios.

  1. Estoy leyendo ésta novela y me está encantando, y digo bien, estoy leyendo, porque a pesar de estar en el Club de Lectura y tener que haberla terminado de leer, no lo he hecho y por tanto he de asumir que hecho trampa.

    Lo digo aquí públicamente por si alguna compañera me quiere abuchear que sepa que lo asumo, pero cuando en la primera lectura me descubrí leyendo a trancas y barrancas para llegar a tiempo y en la segunda tres cuartas de lo mismo, algo me hizo recordar que hace tiempo me prometí que la lectura es un tiempo para mí y que lo hago porque disfruto y ésta novela me estaba gustando tanto que quiero sentir la angustia de recoger todas mis pertenencias para huir de Paris, sentarme con dos ancianas a hacer punto en un porche, volver a ser un adolescente que se come el mundo y que el mundo me abra los ojos, convivir con los alemanes y todo ello sin prisa imaginándome, situándome y viendo como ve la autora cada una de las situaciones que describe, con cada familia de personajes.

    Si me pregunta qué opino del libro para alguien que se plantee leerlo, le diría que el libro es una joya y un regalo para cualquiera que disfrute con la lectura, que lo lea relajadamente, que sea condescendiente con algunos personajes, que piense en la época en la que está escrito, que a lo mejor esos mismos personales les sorprenden a lo largo de la novela y que se quedará con ganas de más… y creo que no soy la única que opina así.

    Os dejo, que voy a ver lo último que me quiso contar Nemirovsky y a decirle un hasta luego a su libro.

  1. Pingback: Suite francesa de Irène Némirovsky | Blogs Clubs Lectura das Bibliotecas Municipais da Coruña

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: