La Baladas del Ajo de Mo Yan


El Club de Lectura de los Lunes de la Biblioteca del Forum Metropolitano viaja al hasta el lejano oriente y se mete de lleno en la lectura de Las Baladas del Ajo del escritor Mo Yan.

Para introducir la obra de Mo Yan, Premio Nobel de Literatura 2012, nos quedamos con la reseña de nuestro compañero Enrique, coordinador del Club de Lectura de Forum de los Martes y del Club de Lectura de Castrillón, realizada antes de que le fuera ortorgado el Premio Novol al escritor.

Las baladas del ajo (1989) refleja las desastrosas consecuencias de una economía dirigida. Animados por el gobierno comunista, los agricultores emprenden el cultivo del ajo en grandes extensiones de terreno. La producción es gigantesca, pero no hay suficiente demanda. Las cosechas se malogran y la ruina afecta a miles de familias. Las protestas populares son reprimidas con brutalidad. Mo Yan no escatima detalles. Como un notario que levanta acta, describe la crueldad de los funcionarios policiales. Trata de escribir como si fuese un testigo impersonal: fiel a los hechos, ecuánime y justo. Relata el infortunio de unos personajes obligados a participar en un experimento político, sin espacio para las ilusiones individuales. El autor usa la literatura para rescatar a esos hombres y mujeres sin relevancia, pero que son los que configuran la historia real de la humanidad en todos los tiempos.

Los hechos que cuenta la novela no están ambientados en un pasado remoto, sino en el presente de China, y de otras naciones que empiezan a conocer las revueltas del hambre impulsadas por las diversas crisis que la sociedad mundial ha pasado en el último cuarto del siglo pasado.

Gao Yang y Gao Ma son cultivadores de ajo, familiarizados con los lemas del comunismo, pero sin esa conciencia de clase que transforma al trabajador en un sujeto ético. Solo la miseria y un amor frustrado despertarán su inconformismo, revelando las profundas tensiones que persisten en un país, donde el pasado feudal convive con el anhelo de modernidad. Gao Ma se enamorará de Crisantemo Dorado, pero la supervivencia de los contratos de matrimonio convertirá el idilio en un drama, con dosis de desesperaciones similares a las que empujan al suicidio a los personajes de Shakespeare.

Estamos ante una obra áspera y delicada, con una violencia ancestral y una ternura reservada a las grandes tragedias, que se abastecen de los estratos más profundos de una cultura. Mo Yan  retrata sin disimulo alguno la vulnerabilidad del cuerpo: la carne se desgarra, los fluidos se precipitan al exterior, la dignidad se desintegra frente a la tortura. Junto a  toda esta violencia hay poesía, amor, sensibilidad. Toda esta belleza aparece como paréntesis efímeros en el discurrir de la realidad.

La perspectiva crítica de Mo Yan está matizada por el realismo. En China hay corrupción, escaso respeto a los derechos humanos, la libertad de expresión está sujeta a censura, pero…, la China tradicional, la China profunda, no es menos refractaria a la modernidad. Las mujeres viven sometidas a la voluntad de sus padres y esposos, a menudo brutales e ignorantes. El problema no es el socialismo, sino la ausencia de compasión. Se hace buena la narración del pesimismo de Plauto: los hombres actúan con sus semejantes como feroces depredadores. Sin embargo esa tendencia es reversible. La ternura de una niña ciega o de un potro castaño restituyen la esperanza de un porvenir gobernado por sentimientos de fraternidad y misericordia. La escritura de Mo Yan es la obra de un visionario deslumbrado por la convicción de un futuro mejor.

Mo Yan (Gaomi, Shandong, 17 de Febrero de 1955) es un escritor chino contemporáneo. “Mo Yan” que significa “no hables” en chino, es un seudónimo. Su verdadero nombre es Guan Moye . En Occidente  es conocido principalmente por la adaptación cinematográfica de una de sus novelas, que con el título de Sorgo rojo llevó a cabo el director Zhang Yimou. En ocasiones se le ha comparado con Franz Kafka.

Sus obras han sido traducidas, entre otras lenguas, al inglés, francés, alemán y español.
Nació en el seno de una familia de granjeros. Dejo la escuela durante la Revolución Cultural para trabajar en una fábrica de petróleo. A los veinte años se alistó en el Ejercito Popular de Liberación, las actuales fuerzas armadas de su país, y empezó a escribir siendo todavía soldado. En 1981 publicó su primera novela Lluvia en una noche de primavera. En 1984 obtuvo un puesto en la Escuela de Arte y Literatura del Ejercito, lo que le permitió dedicar más tiempo a escribir. El éxito le llego con sus novelas El rábano transparente y, sobre todo, El sorgo rojo (1993). En 1996 publicó Grandes pechos amplias caderas, donde casi un siglo de historia China es visto a través de los ojos de una mujer. La novela fue prohibida en China.

Obras de este autor disponibles en Bibliotecas Municipais de A Coruña:

  • Grandes pechos, amplias caderas
  • La república del vino
  • Shifu, harías cualquier cosa por divertirte
  • La vida y la muerte me están desgastando
  • Rana
  • Sorgo rojo

Han sido llevadas al cine las obras siguientes: El sorgo rojo, Happy Times y Nuan.

Advertisements

Posted on 25 Febreiro, 2013, in Club de los Lunes de Forum, Escritores, Libros lidos, Novela social e política and tagged , , , , , . Bookmark the permalink. 3 Comentarios.

  1. Bueno, tengo que decir….alguna compañera no fué capaz de acabar el libro debido a que es durísimo, con enorme violencia, sin pizca de compasión, de una brutalidad estremecedora, una verdadera tragedia…..los tres suicidios…
    Pero las que fuimos capaz de acabarlo, nos alegramos mucho de haberlo leído.
    Es terrible, pero lo más terrible, en mi opinión es que todo esto, todavía sucede a día de hoy, lamentable, no tienen perdón.
    Me llama la atención que los campesinos/agricultores en varias ocasiones les recuerdan a los funcionarios policiales que respeten sus derechos…..(ej. “que sepas que va contra la ley golpear a los demás… etc etc “)
    Me gustaría resaltar esto:
    -“¿Qué futuro nos espera si una mujer tiene capacidad para decidir con quién se casa?
    .

    -“Sólo trabajaban una docena de personas y las cosas marchaban bien. Un municipio que se ocupa de los asuntos de una treintena de personas emplea a más de 60 funcionarios y si a esa cantidad añadimos a los que están en las comunas, la cifra alcanza a casi la centena. Parásitos feudales, que habitan en esta sociedad”.
    ( Me suena todo esto…….)

    Y por último:

    “CUALQUIER PARTIDO POLÍTICO Ó GOBIERNO QUE SE OLVIDE DEL BIENESTAR DE SU PUEBLO ESTÁ PIDIENDO A GRITOS SER DERROCADO POR ÉSTE.
    EL PUEBLO TIENE DERECHO A DERROCAR A CUALQUIER PARTIDO O GOBIERNO QUE NO ATIENDE A SU BIENESTAR”
    (como me suena también todo esto….)

    Irene

  2. Sen dúbida, creo que coincidimos todos en que estamos ante unha novela de denuncia
    política, de supervivencia e rebelión nun perfecto caldo de cultivo narrada sin ningún tipo de escrúpulos e non apta para estómagos sensibles. De aí que moitos lectores decidan abandonar antes do remate.
    Pero o máis destacable, coma ben sinala Irene son os temas que aborda e que son unha
    constante nas súas novelas: como a violencia producida polo abuso do poder, a corrupción, ou o maltrato e a represión das mulleres. Son temas que non só atañen á China tradicional que se describe na novela, senon que poden ser extrapolables a outros países ou culturas, porque fala de sentimentos universais fácilmente recoñecibles en calquera país occidental.

  3. Estoy de acuerdo basicamente con lo escrito por Irene.

    Solo diría que yo he disfrutado un poco mas, me gustan las historias sobre la vida en otras culturas, y la china en especial.

    Ese fatalismo que destilan estas historias me atrae mucho, la capacidad de resistencia del ser humano, y la capacidad de adaptarse a su entorno y situación siempre me sorprenden.

    De este libro destacaria detalles como la ironia de que el lugar donde sobreviven en medio de sus desgracias los protagonistas se llame “Condado Paraiso”

    Me llaman la atención las descripciones y expresiones que usan, supongo que seran de origen campesino ya que utilizan unvocabularuo y temas bastante rurales, como por ejemplo:
    “Vale menos que un pedo de perro”
    “Mi corazón suena como los pulgones que se posan sobre las mazorcas durante la temporada seca”
    “Seria como plantar una flor en una montaña de escrementos de vaca”
    “La novia fea, tarde o temprano tiene que conocer a sus cuñados”
    “El tigre mata a su presa para luego se la coma el oso”
    “No se puede repara una pared con mierda de perro”
    “¿Cuanto tiempo?: Aproximadamente el tiempo que se tarda en acabar una comida”
    “los escrementos de una sola rata, pueden echar por tierra una olla entera”
    Estas son algunas de las que he entresacado.
    No sigo porque no me quiero alargar demasiado.

Deixar unha resposta

introduce os teu datos ou preme nunha das iconas:

Logotipo de WordPress.com

Estás a comentar desde a túa conta de WordPress.com. Sair / Cambiar )

Twitter picture

Estás a comentar desde a túa conta de Twitter. Sair / Cambiar )

Facebook photo

Estás a comentar desde a túa conta de Facebook. Sair / Cambiar )

Google+ photo

Estás a comentar desde a túa conta de Google+. Sair / Cambiar )

Conectando a %s

%d bloggers like this: